lunes, 12 de marzo de 2018

¿Conceptos o pretextos?

---------------------------------------------------------------------------------------------
---------------------------------------------------------------------------------------------

Verdad (1.1): Básicamente, una relación de tipo y reconocimiento específico.
Tipos de verdad: si la verdad es una relación, entonces: dependiendo de la doctrina con la que comulguemos, sería una relación de
1.    Concordancia:
Una relación entre el pensamiento y el objeto al que ese pensamiento se refiere. En este caso, tendremos que la verdad es tal por su concordancia.
2.    Coherencia:
Una relación entre ese pensamiento y otros dentro de un mismo sistema. En este caso, tendremos que la verdad es tal por coherencia.
3.    Eficacia:
Una relación entre una proposición y su eficacia.
4.    Verificabilidad:
Una relación entre una proposición y su verificación. No es la verdad de un juicio lo que nos asegura su verificabilidad, sino su verificabilidad lo que nos asegura su verdadNo se comprueban las verdades, severifican las comprobaciones. Es decir, no hay juicios verdaderos que luego comprobamos, sino comprobaciones, que nos permiten formular juicios verdaderos. Mientras no exista comprobación posible, ningún juicio es ni verdadero ni falso – obviamente, en una lógica bivalente –.
ü  Ej.: Tengo por ejemplo un numero (a), opero para determinar su valor y obtengo 3,1415... Sea ahora la proposición "El numero (a) es igual a (pi)", ¿esta proposición es verdadera o falsa? Sigo obteniendo decimales, coinciden con los de (pi). Sin embargo, no puedo verificar que (a) es igual a (pi). Y si no puedo verificarlo en este concepción de verdad, la proposición "El numero (a) es igual a (pi)", ni es verdadera ni es falsa (suele estar relacionada esta concepción de verdad con la negación del tercero excluido).
5.    Propiedad física:
Una relación entre un simple símbolo y una cosa física u objeto. En esta concepción, se determina que el sentido de una proposición está determinado por su peso estadístico – probabilidad de ocurrencia –. Según esta concepción de verdad, la ciencia no tiene que hallar proposiciones verdaderas, sino solamente, hallar las proposiciones predictivas más favorables.
6.    

Criterios para reconocerla: una vez establecido que es la verdad, resta: determinar los criterios que nos permitan reconocerla. Entonces, dependiendo de la doctrina con la que comulguemos, sería reconocida mediante la:
1.    Evidencia:
ü  Experimental: la experiencia, nos ofrece evidencia de los hechos – juicios asertorios, juicios categóricos (sin alternativas) –.
ü  Teórica: el razonamiento, nos ofrece evidencia de la forzocidad – juicio apodíctico, juicios hipotéticos (con condiciones) –.
2.    Ausencia de contradicción:
La verdad sería entonces, una verdad condicionada a la contingencia de futuras comprobaciones que obliguen a abandonarla.
3.    Autoridad:
La mayoría de nuestras afirmaciones se fundan en el criterio de autoridad. En general, cuando afirmamosse ha comprobado que..., todo lo que sabemos es que: tales o cuales personas, afirman haber comprobado aquello de que se trata. Sin esa fe en la autoridad: ningún estudiante podría afirmar que américa fue descubierta en 1642. Todo lo que podría decir es: que ha leído muchas veces eso. La certeza moral es, podríamos decir, una hipótesis de trabajo forzosa, pues sin ella sería imposible en muchos casos el progreso científico.
4.    Certeza:
La evidencia provoca el estado de espíritu que denominamos certeza – firme adhesión –.
¿La evidencia provoca certeza?, pero, ¿no es por la certeza, que reconocemos la evidencia?
ü  Indexando por el Ser: evidencia antes que certeza
La evidencia puede ser considerada como anterior a la certeza, pues cuando decimos que algo es evidente, pretendemos decir, que su realidad es independiente del conocimiento que de ella tenemos.
ü  Indexando por el Conocimiento: certeza antes que evidencia
La certeza es anterior a la evidencia, pues no declaramos nada como evidente, sino en virtud del estado de convencimiento que denominamos certeza.
5.    Duda:
Estado de convencimiento, en el que la razón de la verdad de un juicio y la razón de su falsedad, se nos presentan como igualmente insuficientes.
6.    Opinión:
En una lógica que comulgue con el principio del tercero excluido y el principio de razón suficiente, todo juicio es verdadero o falso por alguna razón. Un juicio, tenido por verdadero, pero fundado en razones que se reconocen como insuficientes, es una opinión. La opinión, es una de las formas de la modalidad del juicio. Este conocimiento, tiene valor metodológico y es punto de partida del silogismo dialectico, es decir, de aquel que parte no de premisas ciertas, sino de opiniones.  
7.    
Nota: (x) depende de lo que uses, lo que concluyes. Ahora, ¿será la proposición precedente irrefutable? Bueno, es que (x)

Pensamiento: (unidad de conocimiento)
Actividad {o construcción} mental.

Idea: (unidad de conceptos)
Imagen mental desde la que construimos conceptos.

Concepto (1.1): (elemento del juicio) Pensamiento sobre las notas significativas de algo.

Término (1.1): (unidad léxica especializada – ámbito –) Elemento con el que se define (explica) algo.

Definición (1.1): Proposición que pretende exponer de manera univoca y precisa, la comprensión de unconcepto o termino.

Teleología:
Doctrina filosófica que propone explicar los fenómeno apelando tanto a causas eficientes como causas finales (propósito o finalidad).
Doctrina contrapuesta al mecanicismo (causa eficiente: causa única para el mecanicismo). Sostiene que el modelo de nuestro universo (dinámico) debe necesariamente conjugar: causas eficientes y causas finales (siendo lascausas eficientes solo un medio (herramienta) para un fin (finalidad)). Dicha finalidad o intencionalidad suele ser otorgada tanto a seres animados como inanimados.
Sto. Tomás: la finalidad de un ser viene determinada por su esencia y a la cual aspira y de la que se dice que está en potencia (ej.: el fin de una semilla es convertirse en árbol, el fin de un niño es convertirse en hombre, cuando una piedra cae se mueve con la finalidad de estar en el suelo (que es su lugar natural), cuando el humo asciende lo hace para situarse arriba (que es su lugar natural)).

Apodíctico (1.1): Básicamente, incondicionalmente cierto, necesariamente válido.

Doxa (1,1): creencia (opinión), conocimiento no riguroso.

Episteme (1,1): ciencia (saber), conocimiento riguroso.

Regla de Oro y Plata (1.1): (¿principio moral general?)
Regla de Oro (forma positiva): trata a los demás como querrías ser tratado.
Regla de Plata (forma negativa): no trates a los demás como no querrías ser tratado.
Critica: además, de no poder dejar de ser subjetiva. Depende, de los quereres de la persona en cuestión, el que te resulte aceptable o no, su proceder.

--------------------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------------------

La Ciencia (1.1): ([SC.u], siendo (u: ultimo nivel descripto/explicado por la física))
Es un sistema ordenado de conocimientos, estructurados mediante el método científico y, obviamente restringida a la realidad  pormenorización al respecto ).

§  Científico:

Persona que se dedica a la investigación y estudio de una ciencia.

Nota: si bien, existe una acepción que denomina científico a quien se ajusta a los principios y métodos de la ciencia o está relacionado con ella. Esta, se me aparece como demasiado amplia. Es decir, dicha acepción, podría mejor remitirse a: persona que comulga con el pensamiento científico.

§  

Experimentación científica (2.x):
Elementos:

§  Implementos quirúrgicos.

§  Bocina.

§  Grillo (acheta domesticus).

§  Científico fisicalista de la rama trasnochada.

Registro experimental:

§  Un fuerte ruido, provoca el salto del insecto en dirección opuesta a su fuente.

§  La reacción, se repite amputadas cinco de sus patas.

§  La reacción, deja de presentarse al amputar sus seis patas.

Conclusión:

Al amputar sus seis patas, el insecto se vuelve sordo.


La Física (1.1): ([SC.u], siendo (u: ultimo nivel descripto/explicado por la física))
Básicamente, ciencia  pormenorización al respecto ) – conjunto de conocimientos sistemáticamente estructurados {un modelo  pormenorización al respecto )} – cuyo objeto de estudio son: las propiedades  pormenorización al respecto ) comportamiento mensurables  pormenorización al respecto ) de: la materia  pormenorización al respecto )la energía  pormenorización al respecto ), el tiempo  pormenorización al respecto ) y el espacio  pormenorización al respecto ) y, obviamente restringida a la realidad  pormenorización al respecto ). Donde, el modelo estándar de la física de partículas elementales – teoría electro-débil, teoría cromo-dinámica cuántica y teoría cuántica de campos –, resulta ser una teoría física – modelo – que describe las relaciones entre: las interacciones fundamentales y las partículas elementales/fluctuaciones localizadas/1-branas/otras entidades del modelo – mismos que resultan ser los constituyentes fundamentales de la materia, y por ecuación de equivalencia parte de la energía –.

§  Constituyentes fundamentales del modelo:

§  Principios metafísicos: por ej.: la realidad, existe independientemente del hombre.

§  Sistemas formales: lógica, matemática, etc.

§  Criterio de demarcación: falsacionismo – contrario al verificacionismo –.

§  Reproducibilidad: revisión por pares – también asociada a la publicación científica (arbitraje) –.

§  Validez provisional: según Popper, constatar una teoría significa intentar refutarla mediante un contraejemplo. Si no es posible refutarla, dicha teoría queda corroborada – pudiendo ser aceptada provisionalmente, aunque nunca verificada –. El problema de la inducción – en nuestro caso: siempre incompleta –, radica en que: no es posible afirmar algo sobre lo universal empleando para ello lo singular – siendo esto, lo único que puede ofrecernos la experiencia –.

§  Cuestionamientos fundamentales del modelo:

  ü  Responde al: ¿qué propiedades mensurables tiene – en tanto este modelo (en [SC.n]) –?

  ü  Responde al: ¿cómo se comporta – en tanto este modelo (en [SC.n]) –?

  En dicho contexto: ¿lo físico, se reduce a la física? Es que, siendo la física un modelo, lo físico, resulta ser aquello que dicho modelo representa.


Propiedad Física – magnitud – (1.1): ([SC.n], siendo (u: ultimo nivel descripto/explicado por la física))
Básicamente, es una (propiedad o cualidad) medible – [presumiblemente de forma: objetiva (aunque, debiendo entenderse como intersubjetiva)] – de un sistema físico y, obviamente restringida a la realidad  pormenorización al respecto ). Es decir, aquello a lo que se le pueden asignar distintos valores como resultado de una medición. Las magnitudes físicas, se miden empleando un patrón, establecido exclusivamente para dicha magnitud y tomando como su unidad: la cantidad que de esa propiedad posea el patrón. Por ejemplo, se considera que el principal patrón de longitud es el metro en el Sistema Internacional de Unidades.
Magnitudes físicas fundamentales:

§  Longitud (Metro: m).

§  Tiempo (Segundo: s).

§  Masa (Kilogramo: kg).

§  Cantidad de sustancia (mol).

§  Temperatura (Kelvin: K).

§  Intensidad luminosa (Candela: cd).

§  Intensidad de corriente eléctrica (Ampere: A).

Magnitudes físicas suplementarias:

§  Angulo sólido (m^2/m^2=sr).

§  Angulo plano (m/m=rad).

Magnitudes físicas derivadas:

§  Fuerza (kg*m/s^2=N).

§  Energía (N*m=J).

§  Calor (J).

§  Trabajo (J).

§  Velocidad (m/s).

§  Volumen (m^3).

§  Densidad (kg/m^3).

§  Aceleración (m/s^2).

§  Frecuencia (1/s=Hz).

§  Periodo (1/Hz=T).

§  Presión (J/m^3=Pa).

§  Voltio ((N*m)/(A*s)=V).

§  Resistencia eléctrica (V/A=W).

Magnitudes físicas trascendentalmente derivadas: ¿resolviendo insuficiencias del fisicalismo?

§  Campo cuántico Odorífero (fétido, dulzón, etc.).

§  Campo cuántico Cromático (monocromático-mapache.gamas de (z), Dicromático-vacas.gamas de (yz), Tricromático-hombre.gamas de (rojoverde y azul), Tetracromático-cocodrilo: gamas de (rojoverdeazul y ultravioleta), Tetracromático-camaron mantis.gamas de (opqrstuvwxyz {y visión trinocular (¿percepción de profundidad directa?)}), etc.).

§  Campo cuántico saborifero (amargo, dulce, metálico, etc.).

§  Campo cuántico Nociceptivo (de muela en humano, de ovarios en humano, de cabeza en humano, de cabeza en perros, de ovarios en gatos, etc.).

§  Campo cuántico Táctil (suave, áspero, etc.).

§  Calor (abrasador, templado, gélido, etc.).

§  Estado de ánimo (eufórico, alegre, triste, desesperanzado, etc.).

§  

Nota: ahora que, me gustaría conocer, ese futuro modelo explicativo que reduce – sin transducción mediante (o sea, sin apelar a correlatos neuronales de la consciencia – modos de presentación irreducibles –, y en consecuencia al vacío explicativo de los qualia) – estas magnitudes físicas trascendentalmente derivadas a las magnitudes físicas fundamentales.

Lo Descriptivo (1.1): ([SC.n])
Básicamente, una representación – presuntamente inteligible – arbitrariamente detallada y convincente de algo – por ej.: un suceso físico/no-físico – y, obviamente restringida a la realidad  pormenorización al respecto ).

Lo Explicativo (1.1): ([SC.n])
Básicamente, una arbitraria justificación – causa eficaz/eficiente – de algo – por ej.: un suceso físico  pormenorización al respecto )/no-físico  pormenorización al respecto ) –. Explicar, es presentar – en forma arbitrariamente convincente – una/las causa/s eficaz/ces o eficiente/s de algo y, obviamente restringida a la realidad  pormenorización al respecto ).

Lo Abstracto (1.1): ([SC.n])
Básicamente, aquello – en [SC.n]  pormenorización al respecto ) – no-concretado/no-instanciado en la realidad  pormenorización al respecto )/lo real  pormenorización al respecto ) (es decir: una representación) – por intentar diferenciarlo de lo no-abstracto: aquello inexistente/no perteneciente a la realidad –. Descripción (obviamente conceptual), respecto de específicas características de algo (por ej.: un específico objeto físico ( pormenorización al respecto )/no-físico ( pormenorización al respecto ) – aunque, en dicha descripción, puedan emplearse abstracciones particulares/universales –).
A su vez, como en toda descripcióndiferenciable en niveles/ordenes, por ej.: el tiempo (diferencial) que, es una abstracción de 2do nivel/orden (abstracción de abstracción), puesto que: no refiere a un específico observable físico/no-físico (a fin de cuentas: no-abstracto) – es decir: [#T4] – sino, a una comparativa entre los ritmos de cambios de inespecíficas propiedades físicas/no-físicas (constituyentes, obviamente no-abstractos) de los sistemas físico/no-físico (a fin de cuentas: no-abstracto) a observar. Y, respecto de su acepción cronológicael tiempo (1era abstracción: más precisamente su transcurrir), es lo que creemos observar acontecido/sucedido/transcurrido entre dos de las instantáneas – obviamente, hasta cierto nivel/orden de precisión – de la secuenciación/sucesión/ordenación (2da abstracción: puesto que, cada instantánea, representa/abstrae el estado de un sistema no-abstracto cognoscible/conocido en dicha instanciación).
Nota: la abstracción, consistente en separar/aislar (conceptualmente hablando) notas arbitrariamente significativas – mediante una operación (proceso mental) –, con la intención de describir/explicar suficientemente algo.

[#T4]: a una singular y distinguible entidad no-abstracta empíricamente observable (limitación que, intento compartir apelando a preguntas retoricas como: ¿si profundizamos lo suficiente en un cuerpo, ¿encontraremos materia temporal (partículas elementales (adimensionales) temporales, fuerza temporal, interacción temporal, fluctuación localizada temporal o 1-branas temporal), energía temporal, espacio temporal o tiempo temporal?).

Lo Relativo (1.1): ([SC.n])
Aquello derivado de una relación, en principio, con nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )y restringido al ([SC.n]) – aunque, de extremarse, pudiere aplicarse, metodológicamente hablando, en forma inconcebible/incognoscible a: lo relacionado con los objetos y a las, metodológicamente necesarias, interacciones entre los mismos –.

Lo Absoluto (1.1) ( )
Concepto que, dado que se auto-excluye de nuestro conocimiento, en consecuencia, a lo menos, nos encontraríamos en el ámbito de lo inconcebible/incognoscible ( pormenorización al respecto ). Básicamente: aquello que se excluye de toda relación.
Nota: no pocos, pretenden caracterizar – de entre ellos, los menos, aceptando que ésta sea inexhaustamente –, lo absoluto, como: lo incondicionadolo inmutablelo atemporal y afines; como si, tales caracterizaciones, a pesar de ser negaciones, no pertenezcan a lo relativo ( pormenorización al respecto ).

Lo Subjetivo (1.1): ([SC.n])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello – es decir: lo abstracto ( pormenorización al respecto ) – inmerso en una relación con un ser pensante/actuante (es decir: con el sujeto) – pudiendo extenderse, según acepción, a la interacción entre entidades diferenciadas y fundamentándose obviamente en lo relativo ( pormenorización al respecto ) –, en principio, con nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )y restringido al ([SC.n]).
Nota: obviamente, aunque pocos lo acepten, en última instancia, todo conocimiento, nos remite al sujeto, lo que nos deposita indefectiblemente en el solipsismo ( pormenorización al respecto ).

Lo Intersubjetivo (1.1): ([SC.n])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello – es decir: lo abstracto ( pormenorización al respecto ) – inmerso en una relación con específicos seres pensantes/actuantes (es decir: entre sujetos) y fundamentándose obviamente en lo subjetivo ( pormenorización al respecto ), en principio, con nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )y restringido al ([SC.n]).

Lo Objetivo (1.1): ([SI])
Concepto que, dado que se auto-excluye de nuestro conocimiento, en consecuencia, a lo menos, nos encontraríamos en el ámbito de lo inconcebible/incognoscible ( pormenorización al respecto ). Básicamente [Obj]: remite a lo inalcanzable desde lo relativo ( pormenorización al respecto ) (incluso si, al pretender conocerse/concebirse tal limitación, termine por implicar una descripción/explicación y en ello, restringirse a lo relativo) – aplicable incluso, para una presunta deidad creadora, puesto que: resulta ser exhaustivamente incognoscible/inconcebible para mí, el auto-conocerse de forma exacta/exhaustiva (debido en parte, al razonamiento del homúnculo). Y eso que, estoy injustificadamente excluyendo del mi análisis, su determinismo procedimental ( pormenorización al respecto ) y obviamente, la incoherencia de desvirtuar los conceptos de relativo y absoluto –. Otra forma de diferenciarlo sería: remite a lo que es propio del objeto.
Ahora, ¿la anterior proposición [Obj] devine siendo algo objetivo? Pues, no lo creo. Puesto que, toda cualidad de dicha proposición nos remite, a lo menos, a nuestros específicos (FLC: factores limitantes del conocimiento). Es decir: lo inconcebible/incognoscible, se encuentra obviamente fuera de nuestro alcance – si acaso, fuese posible su existencia, tal y como la conceptualizamos – y solo, lo referenciamos como un opuesto (es decir: lo no-relativo) a lo concebible/cognoscible.

§  El análisis anterior, podría aplicarse al problema de la existencia – es decir: a lo alcanzable por nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )) – o no, de una moral objetiva. Sin siquiera, apelar a obvias inconsistencias entre preceptos divinos arbitrariamente revelados y entendidos.

§  Y, metodológicamente hablando: (es decir: procedimentalmente hablando)

Siendo que, la objetividad (cualidad de objetivo), remite a lo objetivo (es decir: lo inalcanzable desde lo relativo). Por dicotomía – debido al autoimpuesto ámbito de la lógica bivalente –, nos remite a lo no-objetivo/lo relativo – y, en última instancia a: lo subjetivo ( pormenorización al respecto ) –. Depositándonos finalmente, en la propia subjetividad. Claro que, tal análisis, junto a la aparente corroboración – a sabiendas de: la inevitable circularidad intrínseca de toda verificación – de la existencia de otras subjetividades, nos induce a creer en la intersubjetividad (cualidad de intersubjetivo ( pormenorización al respecto )). Es decir. A fin de cuentas: toda conclusión, nos remite a nuestra específica forma de conocerla/procesarla – depende de lo que uses, lo que concluyes –.

§  

Nota: una acepción más laxa/restringida del concepto, nos remite a las características singulares/distintivas/significativas de algo – aunque, exclusivamente restringido a lo relativo –. Considero, a esta acepción, en el mejor de los casos, como un anacronismo o simplemente un concepto auto-contradictorio. Puesto que, nos remite a lo relativo y ello, nos excluye del objeto en sí, depositándonos en una relación entre el objeto y nuestra forma de conocerlo. A su vez, no debemos olvidar que: dada la plausibilidad estratigráfica del sustrato, puede que el (°APSI=0). En consecuencia: lo observado, puede revestir nula adecuación con el sustrato último– a pesar de ser el (°RI  pormenorización al respecto )=1) –.

Lo Existente (1.1): ([SC.n])
Remite a lo observado (entendido, como una instancia (actualidad) de lo observable (potencialidad))/lo observable. Es decir: a lo físico ( pormenorización al respecto )/lo no-físico ( pormenorización al respecto ) – y en ello, restringido a la realidad ( pormenorización al respecto ) –. Pudiendo, arbitrariamente restringirse, a solo lo observado o extenderse a lo observable.

Lo Observable (1.1): ([SC.n])
Remite a lo mensurable ( pormenorización al respecto ).

Lo Inexistente (1.1): ([SC.n])
Remite a lo no-observado (entendido, como una no-instancia (no-actualidad) de lo observable (potencialidad))/lo no-observable (ni siquiera potencialmente observable) – es decir: a lo físico ( pormenorización al respecto )/lo no-físico ( pormenorización al respecto ) – y en ello, restringido a la realidad ( pormenorización al respecto ) –. Pudiendo, restringirse arbitrariamente este concepto a solo lo no-observado o extendido a lo no-observable.

Lo Racional (1.1): ([SC.n])
Hasta este momento y esencialmente, lo racional, remite a la razón y ésta, directa o indirectamente a la lógica bivalente (lógica proposicional) – es decir: al principio de identidadde 3ero excluido y de no-contradicción –, a otros principios como por ejemplo el PRS ( pormenorización al respecto ) y a específicos razonamientos ( pormenorización al respecto ) y propiedades – como por ej.: razonamientos deductivos ( pormenorización al respecto )razonamientos inductivos ( pormenorización al respecto )razonamientos abductivos ( pormenorización al respecto )propiedad asociativapropiedad distributivapropiedad distributiva, etc. – (básicamente: dependen de lo que abuses/uses, lo que confundes/concluyes).
A sabiendas de que: existen otros sistemas lógicos, como por ejemplo la lógica cuántica (lógica proposicional), que no pocos, pretenden remplace a lo racional o al menos, como una extensión de lo racional (básicamente: dependen de lo que abuses/uses, lo que confundes/concluyes) misma que, no mantiene tal cual o todas las propiedades y/o principios antes mencionados – como por ej.: la propiedad distributiva y el principio de no-contradicción (al menos, en la interpretación de Copenhague) –. Aunque, para mí, tan solo se trate de: confundir una específica interpretación del modelo (por ej.: superposición cuántica de estadospresuntas violaciones tipo Bell ( pormenorización al respecto )) con lo modelado ( pormenorización al respecto ) específicas limitaciones experimentales (por ej.: el problema de la medida) con la realidad/lo real.

Lo Irracional (1.1): ([SX])
Esencialmente, remite a sistemas lógicos/formales distintos del racional ( pormenorización al respecto ) pero no, a menos que la realidad ( pormenorización al respecto )/lo real ( pormenorización al respecto ) adolezcan por completo de secuenciación, a un indeterminismo procedimental ( pormenorización al respecto ). Es decir a:

§  Lógicas para-consistentes – básicamente: sistemas lógicos con cierto grado de tolerancia a la contradicción y/o que excluyen al principio de 3ero excluido (básicamente: dependen de lo que abuses/uses, lo que confundes/concluyes) –.

§  Replanteos improcedentes – a sabiendas de que, podrían considerarse como excluidos del ámbito formal (sistema lógico/axiomático), a mi entender actual, no deberían serlo, puesto que: en última instancia, serán tales, si y solo si, necesariamente nos remiten a definiciones inconsistentes en dicho ámbito formal (básicamente: dependen de lo que abuses/uses, lo que confundes/concluyes) –.

§  … 


--------------------------------------------------------------------------------------------

La Realidad (1.1): ([SC.n])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, (en [SC.n] ( pormenorización al respecto ): lo relativo ( pormenorización al respecto )) – aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstracto que, es por nosotros cognoscible/concebible (hasta cierto punto modelado por la física ( pormenorización al respecto )/metafísica ( pormenorización al respecto )) –. Es decir: aquello que es producto de una relación con nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )– y, en ello, circularmente verificablemente –.

La Naturaleza (1.1): ([SC.n])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, la realidad ( pormenorización al respecto ).

Lo Real (1.1): ([SI])
Concepto que, no debería confundirse con la realidad ( pormenorización al respecto ). Básicamente, (en [SI] ( pormenorización al respecto ): lo objetivo ( pormenorización al respecto )) aquello incognoscible/inconcebible (básicamente: in-modelable exhaustivamente ( pormenorización al respecto )). Es decir: aquello, que se pretende como independiente de una relación con nosotros – más precisamente: solo relativo a los objetos y a las, metodológicamente necesarias, interacciones entre los mismos –.
Nota: desestimando, arbitrariamente, el que, estemos inmersos en un (CRGU ( pormenorización al respecto )). ¿Lo real ( pormenorización al respecto )es/se presume, como lo parcialmente diferente o lo completamente diferente de lo observado? (diferencio de lo observable, dado el mayor carácter teorético del mismo). Veamos. Siendo plausible, una modelización estratificada en la realidad. Aun, si estuviésemos en ([SC.1]) – es decir: si, los qualia, se dieran en solo un nivel por sobre el de lo real – lo que, presumiría cierto grado de interacción – aunque, debiendo ser (°INS ( pormenorización al respecto )=1) – entre lo real y la realidad ( pormenorización al respecto ), dicho grado de interacción, no garantizaría cierto grado de similitud entre lo percibido/lo modelado/la realidad/lo observable y lo real – es decir: (°SPSI ( pormenorización al respecto )~/=0) ® ( pormenorización al respecto )) –.

Diferencias esenciales entre la realidad y lo real (1.1): (DESCySI)

§  [SC.n]: Sustrato ( pormenorización al respecto ) cognoscible/concebible (es decir: limitado a nuestros FLC ( pormenorización al respecto )) – lo relativo ( pormenorización al respecto ) a nosotros/lo percibible en cierto ((nnivel)>0) de modelización estratificada –.

§  [SI=(lo real)]: Sustrato ( pormenorización al respecto ) incognoscible/inconcebible ( pormenorización al respecto )  lo objetivo ( pormenorización al respecto ) ([SI]) –.

--------------------------------------------------------------------------------------------


Sustancia/Sustrato (1.1): ([Sx])
Aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstracto que, según el caso, es tenido como fundamento/esencia ( pormenorización al respecto ) de todo cuanto existe ( pormenorización al respecto ) o puede existir. Siendo que, en:

§  ([SC.n]: lo relativo ( pormenorización al respecto )se le presume comolo creado (por, la plausibilidad de niveles estratigráficos[SC.(n-1)]), lo mutable (destructible/variable), lo divisible (no-simple) – y afines.

§  ([SI]»[SC.(0)]: lo objetivo ( pormenorización al respecto )se le presume comolo increado (por, carecer de niveles estratigráficos[SC.(n-1)]), lo inmutable (indestructible/invariable), lo indivisible (simple/no-compuesto) y afines. Necesidades, las anteriormente mencionadas, del modelo (cosmogónico), que: nos remiten a los (FLC ( pormenorización al respecto )) y en ello, a un modelo con un inevitable grado antinómico – obviamente: en lógicas no-para-consistentes y/o sin apelar a replanteos improcedentes –.

Y, no debemos olvidar que, en este intento de definir el concepto de sustancia, estamos opinando/afirmando algo respecto de lo objetivo, más allá de: el ser incognoscible/inconcebible ( pormenorización al respecto ) –. Dado que, en última instancia: o (CIU ( pormenorización al respecto )) o (CRGU ( pormenorización al respecto )).

Esquema minimalista de nuestro sustrato (1.1): (EMS) (esencialmente descripto)

1.    Lo presuntamente cognoscible/concebiblela realidad ( pormenorización al respecto )/lo relativo ( pormenorización al respecto ) – aquello producto de nuestra relación –.

1.1.Lo físico ( pormenorización al respecto ).

1.2.Lo no-físico ( pormenorización al respecto ).

1.3.Lo metafísico ( pormenorización al respecto ).

Nota: incluyendo, los anteriores a lo abstracto ( pormenorización al respecto )aquello constitutivo de las descripciones/explicaciones.

2.    Lo incognoscible/inconcebible ( pormenorización al respecto )lo objetivo ( pormenorización al respecto )/lo real ( pormenorización al respecto ) – aquello excluido de toda relación –.

Nota: ningún conocimiento – aquello producto de una relación descriptiva/explicativa – innato o adquirido, nos entrega certeza alguna respecto de lo real. Pudiendo incluso, ser éste, idéntico a lo por nosotros cognoscible y, aun así, seguir siendo imposible de verificar


[#M5]: pormenorizando, otro poco, el modelo metafísico al que hago referencia: las razones de ser de lo elemental, en [SC.n].
Algunos constituyentes elementales del modelo:

§  Principios metafísicos (“la realidad, es independientemente del hombre”, etc.).

§  Sistemas formales (lógica, matemática, etc.).

§  

Algunos cuestionamientos específicos del modelo:

§  Los universales (existentes – realistas – o conceptuales – conceptualistas –).

§  La causalidad/uniformidad.

§  La modalidad (en lo referente a la necesariedad y a la contingencia).

§  El espacio y el tiempo.

§  La relación libre albedrío y determinismo.

§  La relación mente y cuerpo.

§  La relación identidad y cambio.

§  La relación objeto y propiedad.

§  

Según los positivistas lógicos (circulo de Viena): el significado de una proposición consiste únicamente en las predicciones que hace sobre experiencia posible – es decir: en última instancia, la metafísica, no solo carece de utilidad sino de sentido –.
Critica: para que tenga sentido lo que establece esta proposición, tendría que hacer alguna predicción sobre la propia experiencia. Entonces: ¿podría alguna observación/experimento mostrar que ésta es verdadera o falsa? Pues no. Incluso, desde el punto de vista de la observación científica, todo se vería igual, sea esta proposición verdadera o falsa.

·          https://www.youtube.com/watch?reload=9&v=P0kFbbdE6uM

--------------------------------------------------------------------------------------------


Necesarias perspectivas de agentes cognitivos (1.1): (NPAC)
Básicamente:

§  (P1P: Perspectiva en 1era persona).

§  (P3P: Perspectiva en 3era persona).

En principio, exhaustivamente irreducibles entre sí, por modelo neuro-científico de la mente (neurociencia cognitiva – y, algunas de sus problemáticas ( pormenorización al respecto ) –)/auto-observador (autoconsciencia  pormenorización al respecto )).

Secuencia Cognitiva Minimalista (1.1): (SCM) (metodológicamente hablando)

1.    Dado (lo observado – conceptualizado/referenciado como: los qualia (lo percibido) –: aquello pretendido como lo más directo/simple/elemental/básico/fundamental/etc. – aunque, se pretenda que: el modelo sea siempre más fundamental que lo modelado – que podemos conocer/concebir. Obviamente: en la anterior somera descripción/explicación cognitivaparece existe una modelización inevitable – lo que posteriormente denominaremos como uno de los (FLC ( pormenorización al respecto )): inevitable contextualización intrínseca –).

2.    De (1), se infiere necesariamente que: parecen existir una serie de (procesos cognitivos innatos/intrínsecos no-abstractos (aunque, presumiblemente modificables) – cuya, presunta retroalimentación mejoradora (aunque, necesariamente circularmente verificada) entre lo observado y los modelos descriptivos/explicativos creados a partir de dichos procesos cognitivos, han terminado por constituir, lo que, presuntamente se convino en denominar, como: el modelo cognitivo de la mente (obviamente, acarreando la ya expresada circularidad intrínsecael cerebro, fuente y producto al mismo tiempo ( pormenorización al respecto ), entre otros (FLC ( pormenorización al respecto ))) –).

3.    Lo que, necesaria y finalmente nos remite a: o (CIUconjetura de irracionalidad última) o (CRGUconjetura de ruido gnoseológico último) – obviamente, desestimando modelos de mayor grado antinómico –.

4.     

 

--------------------------------------------------------------------------------------------


Lo Coordenable (1.1): ([Sx])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello capaz de ser instanciado/coordenado/referenciado en cierto contexto/ámbito – por ej.: espacial y temporal –. Que, dependiendo de la acepción: podría, no ser mensurable  pormenorización al respecto ), en principio, por nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )).

Lo Dinámico (1.1): ([Sx])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello que contiene/presenta cambios – como por ej.: movimientos y transformaciones –. Sintéticamente: lo mutable/mudable. Que, dependiendo de la acepción: podría, no ser mensurable  pormenorización al respecto ), en principio, por nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )).

Lo Mensurable (1.1): ([SC.n])
Aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstracto, que es posible medir – que, en última instancia, remite a lo subjetivo  pormenorización al respecto ), a pesar de que, dicho corolario, sea casi unánimemente repudiado –, en principio, por nosotros/nuestro equipamiento.
Y medir – que sintética y consecuentemente, remite en esencia a: lo coordenable ( pormenorización al respecto )lo dinámico ( pormenorización al respecto ) y lo energético ( pormenorización al respecto ) –, por su parte, consiste en comparar una cantidad con su unidad/patrón/escala correspondiente para saber cuántas veces, esa unidad/patrón/escala, está contenida en dicha cantidad.

Lo Esencial (1.1): ([SC.n])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstracto (es decir: observable) – si bien, entiendo que este concepto se aplica también a lo teorético/lo abstracto – que lo diferencia dentro y entre clases en la realidad ( pormenorización al respecto ).

Lo Físico (1.1): ([SC.u], siendo (u: ultimo nivel descripto/explicado por la física))
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstracto, en la realidad ( pormenorización al respecto ), tenido por convincentemente descripto/explicado por la física  pormenorización al respecto ).

Lo no-Físico (1.1): ([SC.n], siendo (n<u))
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstractola realidad ( pormenorización al respecto ), tenido por inconvincentemente descripto/explicado por la física  pormenorización al respecto ) aunque, potencialmente/plausiblemente describible/explicable por ésta.

Lo Metafísico (1.1): ([SC.n])
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstractola realidad ( pormenorización al respecto ), tenido por indescriptible/inexplicable por la física  pormenorización al respecto ) aunque, arbitraria y convincentemente descripto/explicado – obviamente, hasta cierto punto – por la metafísica/filosofía de la ciencias (ver ( pormenorización al respecto ) y [#M5]).
Nota: consecuentemente, la metafísica, debería circunscribirse a la realidad – ya que, obviamente se excluye de lo real  pormenorización al respecto ) –. Además. Según mi experiencia, la mayoría de titulados en física, así como de autoproclamados lectores avezados en física, parecen confundir: una previa efectividad de lo concluido atreves del método científico con una regularidad asegurada. En esencia, no solo parecen confundir el modelo  pormenorización al respecto ) – o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones – con lo modelado  pormenorización al respecto ), sino que además, confunden inducción incompleta – probabilidad – con inducción completa – certeza – {aunque solo en ocasiones lo reconozcan ante un epistemólogo}.

Lo Material (1.1): (presuntamente: dentro del alcance/ámbito humano ( pormenorización al respecto )) ([SC.u], siendo (u: ultimo nivel descripto/explicado por la física))
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) no-abstracto y mensurable ( pormenorización al respecto ) – sintética y consecuentemente: coordenable ( pormenorización al respecto )dinámico ( pormenorización al respecto ) energético ( pormenorización al respecto ) –. Y obviamente, remite a lo físico ( pormenorización al respecto ) – aquello descripto/explicado (exhaustivamente/convincentemente) por la física  pormenorización al respecto ) –.

§  En física moderna, otra característica no excluyente – debido al estado condensado de Bose-Einstein (estado de agregación de la materia) – de la materia, es respetar el principio de exclusión de Pauli.

§  

[]


Lo Inmaterial (1.1): (presuntamente: fuera – temporal o permanentemente  del alcance/ámbito humano ( pormenorización al respecto )) ([SC.n], siendo (n<u))
Anacronismo que, debiera ser redefinido a: básicamente, aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello): no-abstracto y no-material. Es decir. Aquello que, como humanos (es decir: debido a nuestros FLC ( pormenorización al respecto )), nos resulte: temporal o permanentemente no-mensurable ( pormenorización al respecto ). Lo que obviamente, remite a lo no-físico ( pormenorización al respecto ) (temporal o permanentemente) – es decir: aquello no descripto/explicado (exhaustivamente/convincentemente) por la física ( pormenorización al respecto ) –. Aunque, no por ello, carente por completo de: sentido/lógicaconstituyentescoordenadas ( pormenorización al respecto )dinamismos ( pormenorización al respecto ) (mecanicismos) y energía ( pormenorización al respecto ) – obviamente: no-físicos –. Que, en no pocas ocasiones, se pretende reducir a la nada o algo próximo a ella.
Nota: a sabiendas de que: éste término, suele emplearse como diferenciador – respecto de ciertas sustancias/propiedades significativas – de lo material ( pormenorización al respecto ), pretendiendo identificarlo, con por ej.: lo espiritual.
Si bien, no implica necesariamente una diferencia de sustancias – pudiendo ser, tan solo una diferencia de propiedades – si debería existir, cierta diferencia entre sus interacciones – como por ej. relaciones: univocasbiunívocasespecializadas –.
[] 

El Modelo (1.1): ([SC.n])
Aquello (más precisamente: la representación conceptual de un mecanismoque, resulta convincente/útil para describir/explicar sucesos, en última instancia, no-abstractos. Por ejemplo: un mapa, el fisicalismo, los modelos Big Bang, etc.

Lo Modelado (1.1): ([Sx])
El/los suceso/s, en última instancia, no-abstracto/(más precisamente: el mecanismo), que estamos interesados en describir/explicar. Por ejemplo: un territorio, un quale, una cosmogonía, etc.

La Gnoseología (1.1): ([SC.n])
Básicamente, remite a la teoría del conocimiento (en general).

La Epistemología (1.1): ([SC.n])

Básicamente, remite a la teoría del conocimiento (en particular, más precisamente: el científico). 

----------------------------------------------------- [ ¿Vergonzantes anacronismo? ] 


El Ser (1.1): ([SI])
Concepto auto-contradictorio – dado que: lo esencial ( pormenorización al respecto ) de todo cuanto existe ( pormenorización al respecto ), en el contexto de lo relativo ( pormenorización al respecto ), devendría siendo insuficientemente esencial {eufemísticamente hablando} y, en el contexto de lo objetivo ( pormenorización al respecto ), devendría siendo un oxímoron (lo objetivo-relativo (al menos, a nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )))) – y, en consecuencia, un anacronismo de lo esencial. Debido a ello. A fin de cuentas, debería por termina siendo, tan solo otro vano intento de describir/explicar los anacronismos de lo esencial/objetivo/real ( pormenorización al respecto ) y, en consecuencia, el anacronismo de lo existente en el ámbito de lo objetivo/real – que, como he expresado, papillado vendría siendo: un objetivo-relativo (al menos, a nosotros) –. Que, a su vez, sumado al resto de (FLC ( pormenorización al respecto )), problematizará {eufemísticamente hablando} cualquier deducción, por más “esencial” que ésta se nos presente, de cualquier cosmovisión – misma que: será indefectiblemente antinómica (es decir: remitirá a lo irracional ( pormenorización al respecto ) y, consecuentemente, remitiéndonos indefectiblemente a lo inconcebible/incognoscible ( pormenorización al respecto ) aunque, como he mencionado: desestimando (CRGU ( pormenorización al respecto )).
Ni que decir, respecto del intento, por parte de los creadores de ríos de tinta al respecto de este concepto, de evitar la potencial circularidad del concepto, al decretar mediante un (DNU: decreto de necesidad y urgencia) que: el Ser (básicamente: un anacronismo de lo esencial), no debe entenderse como siendo un Ente – en lo referente a su concreción (lo existente) en la realidad –. Como si, el Ser, siendo algo esencial, devendría no siendo algo existente. De todas formas, no espero que un filósofo trasnochado lo comprenda, probablemente, tan solo escribirá, aún más ríos de tintas, para finalmente decretar haber resuelto el problema o declararlo inexistente (aunque, tan actitud, conllevaría probablemente menos beneficios y encumbramiento).
Nota: ¿propuestas de reciclaje para el extenso material bibliográfico creado para hacer inteligible el otrora esquivo – dada su extensión bibliográfica – concepto, ahora conciso?
PD: y, no deberíamos olvidar que: predecir, no implica saber cómo funciona ( pormenorización al respecto ). Filósofos trasnochados, favor de ir a divagar y/o engatusar a otro lado. Gracias.

Lo Ente (1.1): ([SI])
Aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) que, en una concreción/instanciación, sea en la realidad ( pormenorización al respecto ) a – aunque anacrónica y auto-contradictoriamente, se lo solía referenciar exclusivamente a lo real ( pormenorización al respecto ) – o en lo abstracto ( pormenorización al respecto )tipo de instanciación que, a mi entender actual, vuelve aún más anacrónico este concepto, dado su problemático no-reduccionismo, fuente de innecesarias tipificaciones/complejidades/inconsistencias – posee Ser ( pormenorización al respecto ) – es decir, evitando tipificaciones improcedentes: lo existente ( pormenorización al respecto ) –, en forma accidental/participada[AP] –.

[AP]: La participación – en este contexto, remite a una especie de irradiación –, remite necesariamente a lo relativo – más precisamente tipificada como: de lo universal a lo singular/particular –. Que, posiblemente, se ejemplifique o se tome como análogo a una relación/interacción entre (el Ser: el campo de Higgs junto al mecanismo de Higgs) y (lo Ente: el efecto masa de un electrón/electrones). Siendo que, tal ejemplo/analogía, en principio, resulta ser insuficiente/erróneo, a mi entender actual, puesto que: no parecen percatarse de que, el tipo de relación en ella – es decir: la relación entre el Ser y lo Ente –, nos remite necesariamente a una relación de identidad. Siendo que, según definición: el Ser y lo Ente, no revisten identidad. Sumado a lo anterior – y, a sabiendas de que están confundiendo el modelo ( pormenorización al respecto ) con lo modelado ( pormenorización al respecto ) –: el Ser, en el ejemplo/analogía, necesariamente sería algo concreto/instanciado, sin por ello, ser lo Ente. Siendo que, según definición: el Ser, no sería algo concreto/instanciado. Y, mejor no continuar con otras incoherencias/replanteos improcedentes de los modelos de los filósofos trasnochados. 

Lo Ontológico (1.1): ([SI])

Concepto auto-contradictorio – siendo un oxímoron (lo objetivo-relativo (al menos, a nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )))) –. Resultando ser un anacronismo de otros anacronismos. A saber: aquello (más precisamente: una descripción/explicación de ello) estudiado por la metafísica ( pormenorización al respecto ). Que, dice estudiar la naturaleza del Ser ( pormenorización al respecto ) (básicamente: un anacronismo de lo esencial ( pormenorización al respecto )) – en cuanto tal y, determinar las categorías fundamentales de lo existente ( pormenorización al respecto ) y de la realidad ( pormenorización al respecto ), así como la manera en que éstas se relacionan entre sí.


--------------------------------------------------------------------------------------------


Mereología (1.1):

Básicamente, el estudio de las relaciones entre las partes de un todo; sea entre ellas o entre ellas y el todo.

[] 


--------------------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------------------

[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]

El Tiempo (2.2): abstracción inespecífica de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto ) que representa…

§  un [diferencial (T^(D))]: una contabilización/comparativa – respecto de un sistema no-abstracto dinámico ( pormenorización al respecto ) tomado como referenciareloj de referencia {asumido un observador/comparador mecánico de ambos sistemas no-abstractos y la existencia de gradientes temporales} – del/entre los ritmo/s de cambio/s de los componentes de /un sistema/s no-abstracto/s.

Ritmo: cadencia (regularidad/periodicidad).

Cambio: transición entre estados de un sistema no-abstracto.

§  una [cronología (T^(C))]: una secuenciación (ordende sucesos.

Máxima: Si (TBB {existencia no-abstracta}=V/F) ® (Ø$T^(C0)) y Si (TBB {existencia no-abstracta}=V) ® ($T^(D0)=BB).
-----------------------------------------------------------------
Que, explicitado aún más quedaría:

§  Relatividad del tiempo: (diferencialcomparativa entre los ritmos de cambios de los componentes de sistemas no-abstractos, donde al menos uno de ellos debe ser dinámico (reloj de referencia) – aunque, un sistema no-abstracto no-dinámico, solo podría ser mensurado como tal, si se desestiman los errores de precisión –.

§  Duración: (diferencialcontabilización de los ritmos de cambios de los componentes de un único sistema no-abstracto dinámico, entre observaciones (reloj de referencia) – mismas que, pueden ser determinadas/detonadas mediante específicos estados no-abstractos de otros sistemas no-abstractos dinámicos o arbitrariamente determinadas/detonadas por el observador/mecanismo –.

§  Paso del tiempo: (cronologíasecuenciación de sucesos.

§  

-----------------------------------------------------------------

PD: el sistema, puede pertenecer a lo físico – aquello explicado por la física –, o incluso, a lo no-físico – aquello presumiblemente tan solo temporalmente inexplicado por la física (que vendría siendo diferente de lo metafísico) –. En síntesis: lo no-abstracto. 

Datos:

§  Entonces, ¿es un sinsentido el preguntarse por un tiempo preBB (antes del Big Bang)?

El tiempo, no es algo que se cree, ni se destruyaEl tiempo, no es algo a través de lo cual viajar – dado que (en su acepción no-cronológica): como abstracción de 2do nivel/orden (es decir: una abstracción (una comparativa, denominada como: el tiempo) de otra abstracción (ritmos de cambios entre los elementos de sistemas donde, al menos uno de ellos, es dinámico – aunque, un sistema no-abstracto no-dinámico, solo podría ser mensurado como tal, si se desestiman los errores de precisión –)), solo una mente muy calenturienta (trasnochada), podrá ver en ello, algo empíricamente observable (es decir: una entidad existente, tangible, dinámica, etc. que, siendo abstracta – es decir: teórica (como por ej.: un número) – por alguna innecesaria y no contradictoria razón {¿tendrá limite la paradojicidad de estas personas?} resulta ser, al mismo tiempo, empírica–. Pues éste, solo es una representación – abstracción de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto ) –. En consecuencia. Si bien, preguntarse por la existencia (haciendo a un lado el problema de la potestad teórica respecto de la empíria) de algo – tiempo diferencial – dependiente de otro algo – sistema no-abstracto dinámico –, ante la ausencia de éste último, sería un absurdo – al menos, en lógicas no para-consistentes –. Ahora. El preguntarse, por la cronología – tiempo cronológico –, de un suceso no-abstracto, no se me presenta como un desatino/un sinsentido. Quizás sí, una pérdida de tiempo – por ser, un problema intrínsecamente irresoluble (por remitirnos a un factor limitante del conocimiento (contextualización intrínseca)) –, pero una, que equipara toda solución posible – especialmente, las provenientes de físicos teóricos trasnochados (que afirman por ejemplo que: preguntarse por un tiempo antes del cosmos, es un sinsentido; debido a lo cual, debemos aceptar que, un surgimiento del cosmos a partir de la nada, implica necesaria y consistentemente un tiempo finito (t0{desatendiéndose olímpicamente, del hecho de que, esta aporía cosmogónica, remite ineludiblemente, a un tiempo cronológico y no, a un tiempo diferencial}) –. Esta forma, de pseudo-solucionar problemas – entre ellos, los que conllevan cierto grado de paradojicidad –, parece estar ampliamente difundida en físicos y matemáticos trasnochados. Y por obvia transitividad de autoridad, en sus devotos seguidores.

Nota: respecto del tiempo imaginario y algunas de sus implicaciones, favor de remitirse a: https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com.ar/2011/03/planteo-sobre-la-causa-primera.html#EstadoHH.

§  El tiempo [diferencial], implica la coexistencia de sistemas no-abstractos – siendo al menos uno de ellos dinámico (aunque, un sistema no-abstracto no-dinámico, solo podría ser mensurado como tal, si se desestiman los errores de precisión )–.

§  No pasa el tiempo, pasan los ritmos de cambios.

§  Einstein: el tiempo, lo crean las relaciones entre los cambios que ocurren en el universo.

§  La unidad-temporal, puede ser endógena – reloj solidario – o exógena – reloj no-solidario – al sistema no-abstracto observado.

§  En el (SI), el segundo, se define como: la duración de 9.192.631.770 períodos de la radiación de transición entre los dos niveles hiperfinos del estado fundamental del isotopo de cesio (133^CS) – frecuencia de transición hiperfina –.

§  En el (LHC.2015), los protones, alcanzaron velocidades del orden del (99,9999991% de c) y energías cinéticas del orden de los 13000 GeV (13 TeV) – 6,5 TeV por haz (su límite teórico está próximo a los 16 TeV) –. De lo anterior, deduzco que: la velocidad (integrante del tensor energía-momento), no provoca un

Nota: también, debemos recordar que: el peso, aumenta con la temperatura – concepto estadístico, donde, solo una cantidad de partículas próximas al número de abogadro, provoca que, el límite termodinámico tenga sentido y por consiguiente, la temperatura –.

§  No debemos olvidar que: mientras mayor sea el movimiento (relativo) de nuestro sistema físico en el espacio-tiempomenor será nuestro movimiento (relativo), en el tiempo y en el espacio interno a nuestro sistema, respecto de otros sistemas inerciales (en reposo o a menor velocidad relativa); y viceversa. Y su homologo, según el principio de equivalencia de Einstein – mientras mayor sea el potencial gravitatorio (relativo) en donde nos encontremos, menor será nuestro movimiento (relativo), en el tiempo y en el espacio interno a nuestro sistema no-abstracto; y viceversa –.

Ahora. ¿por qué, el movimiento y el potencial gravitatorio, afecta dicha comparativa? Si, como entiendo, un diferencial de velocidad (energía), curva diferencialmente el espacio, tanto, el potencial de un campo gravitatorio como su equivalente no-inercial acelerado (principio de equivalencia), así como, el inercial uniforme, remiten en última instancia a dicho diferencial de curvatura. Que. Presumida, cierta estructura interna (volumen) y ciclos (orbitales/orbitas, vibraciones, etc.) – en busca, de cierta consistencia interna (es decir: intentando alejarnos de los sin sentidos como: un punto adimensional no-abstracto) –, podría modelarse dicho diferencial, apelando a cierta extensión o contracción volumétrica de los componentes dinámicos del sistema no-abstracto.

§  El tiempo (específico diferencial, entre dos específicos ritmos de cambios de dos diferentes sistemas coordenables no-abstractos, en consecuencia, por definición, irreducible a una específica y elemental coordenada espacial (es decir, resulta ser coordenadamente irreducible: fundamental/puntual)), no es algo espacialmente coordenable de forma fundamental (puntual). Ergo, no es un lugar (coordenada elemental), desde donde partir o al cual arribar – ¿a poco, existirá un singular tiempo (valor único de diferencial de cambios cósmico/universal) en el cosmos/universo? –. Es decir. Siendo, el tiempo, básicamente una específica comparativa de cambios, así como, el movimiento, básicamente es una específica comparativa entre de posiciones de entidades coordenables en un redundantemente específico sistema de referencia, ni el tiempo ni el movimiento (entre otros), pueden ser medidos universal/cósmicamente, al menos, sin definir una específica comparativa como absoluta. En consecuencia, ni el tiempo, ni el movimiento, pueden ser exhaustivamente coordenables (empleando una magnitud escalar). Ergo, intercambiar coordenadas temporales y espaciales, es tan solo, uno más, de los sin sentidos, que los físicos teóricos trasnochados, intentan colar.

§  Independientemente, de si, resulta ser empíricamente posible, la existencia de agujeros de gusanos que conecten volúmenes del cosmos/universo con diferentes estadios temporales (evolutivos) – ¿teoría (B) del tiempo? –, o de si, resulta ser lógicamente consistente, sus implicaciones – aumento no-secuencial (decido viajar al pasado y asesinarme, provocando así, que toda una secuenciación de sucesos (línea temporal) hasta un arbitrario presente y su componente energética desaparezca, debiendo, en consecuencia, modelarse su compensación indefectiblemente paradójica por algún físico trasnochado), de la energía del cosmos/universo, al menos, con el transcurso de cada tiempo de Planck, y en consecuencia, teniendo que diferenciar, un aumento de entropía del cosmos/universo hacia el futuro y una disminución de entropía del cosmos/universo hacia el pasado (ergo, la entropía del cosmos/universo, no siempre aumenta) –.

§  Inmersos, en el concepto de (tiempocomparativa entre ritmos de cambios– es decir: en un (tiempo diferencial) –, el (ahora), no existe, así como tampoco, ha existido el (antes), ni existirá el (después). Ahora, si existirían, en el ámbito de un (tiempo cronológico).
§  Según la física: el tiempo, no es un observable físico, así como, tampoco debería considerarse como una propiedad física de un sistema físico – repito: no se miden los tiempos de un sistema sino, las comparativas entre ritmos de cambios entre sistemas –.
§  El tiempo, no es algo físico que se dilate (lo de dilatar o dilatación temporal, es una analogía de específicas comparativa entre ritmos de cambios). Tampoco, es un singular lugar/contenedor o dimensión física donde arribar – aunque, una comparativa, puede ser coordenada (es decir: dos coordenadas, las de lo comparado) –.

§  Lo de 2do nivel/orden, remite a que: el tiempo, no representa una distintiva y existente (observable) entidad física fundamental sino, una inespecífica comparativa de cambios internos.

§  El tiempo, no es algo que pueda ser discreto o no – ni en su acepción diferencial ni cronológica –. Y, aunque derivado de lo que es el tiempo, debemos concluir que: el problema de la flecha (clásica o cuántica) del tiempo, es un falso problema.

§  Un reloj, no mide el paso de partículas temporales por él o la cantidad de tiempo que él posee, o similares. Entonces, ¿es un aparato de medición?, pues si lo es, pero de una abstracción de mayor nivel que la mayoría de entidades del modelo físico.

§  


En lo que a mí respecta, el concepto de tiempo [diferencial], conlleva un grado de abstracción superior al concepto de cambio del estado no-abstracto de un sistema no-abstracto. Dado que, el concepto de tiempo [diferencial] remite a la comparativa de cambios entre estados no-abstractos de sistemas no-abstractos – excediendo, en consecuencia, las propiedades no-abstractas de un sistema no-abstracto –. De ahí que: el concepto de tiempo [diferencial]entendido como propiedad intrínseca del sistema no-abstracto observado –, debería considerarse inexistente – modelisticamente hablando, dado su carácter no fundamental o su superior grado de abstracción –. Puesto que, como intente expresar antes, éste, remite a una comparativa entre sistemas no-abstractos.

¿El tiempo, es unitaria y exhaustivamente coordenable?:

Respecto de que: el tiempo, es una abstracción de 2do nivel/orden no-unitaria y exhaustivamente coordenable. Según entiendo. El tensor de curvatura de la ecuación de relatividad general, remite a lo curvado que el espacio-tiempo se encuentre, respecto del espacio plano (euclidiano). En consecuencia, si bien, se podría determinar un (t=x) absoluto, para cada punto del espacio-tiempo (tomando, como límite temporal absoluto, en principio, siempre negativo: t=0. Es decir: determinar la dilatación temporal gravitatoria (incluida la inercial), para cada punto del espacio-tiempo, comparando lo curvado que éste se encuentre, respecto del plano euclidiano), exhaustivamente coordenable. Éste, no sería unitario. Dado que: aun manteniendo el mismo centro de coordenadas, pero modificando el radio del volumen espacio-temporal a observar, los valores de los tensores de curvatura, deberían necesariamente variar (dado que, para resolver el tensor de curvatura: el cálculo de la energía de un sistema y en ello, su conservación, es dependiente del sistema de referencia en donde se lo derive). Imposibilitando así, que dicha coordenada temporal sea absoluta. En consecuencia. Sumaria en favor de que: no es posible coordenar unitaria y exhaustivamente al tiempo.

 

(Gmnº Rmn-1/2Rgmn=(8pG/c4)Tmn)

 

Donde (Rμν), representa al tensor de curvatura de Ricci – estructura matemática (tensor), que describe (cuantitativamente) la curvatura de cada punto del espacio (volumen) –. Siendo (R), la curvatura escalar propiamente dicha. (gmv), el tensor métrico – generalización del campo gravitatorio –. (G), la constante gravitatoria de Newton, (c), la velocidad de la luz en el vacío y (Tmv), el tensor de energía-impulso.

[…]


En el contexto de un tiempo [diferencial]:
Eternalismo (1.1): (pasado, presente y futuro coexisten {para algunos, un ejemplo de teoría (B) del tiempo})
La relatividad especial, ha demostrado que el concepto de simultaneidad no es universal. Cada observador, ubicado en su propio marco de referencia, tendrá su propia percepción de qué sucesos ocurren en el pasado y cuáles en el futuro, ya que no hay una forma de identificar un punto exacto del universo como el presente. Sin embargo, cada observador puede encuadrarse en su individual flujo del tiempo, aunque su presente no sea universal.
El eternalismo, afronta estos problemas al considerar todos los puntos del tiempo igualmente válidos como marco de referencia, o, si se prefiere, de idéntica realidad. Esto, no elimina el concepto de pasado y futuro, pero los toma como direcciones más que como estados físicos. Que un punto del tiempo, esté en el futuro o en el pasado depende enteramente del marco de referencia que estés usando como base de observación.
Un observador, en cada punto del tiempo puede solo recordar sucesos que están en el pasado relativo a él mismo, y no en su futuro relativo, y de esta forma la ilusión subjetiva del paso del tiempo se mantiene.
La perspectiva eternalista, sugiere que no existe el paso del tiempo; así, el tic-tac del reloj se limita a medir duraciones entre eventos, igual que las marcas de una cinta métrica miden longitudes o distancias entre lugares.
Critica:
En RE. Como mucho, existirá una discontinua rebanada recta de t0 donde, por ej.: (Tierra^t0=0s, Alfa-Centauro^t0=0s, Próxima-mayoris^t0=0s, Galaxia-10000al^t0=0s). Y de considerar, un único cambio positivo en la velocidad relativa respecto del resto de coordenadas espaciales – por ej.: en la Tierra (que resulta ser: independiente de su dirección, así como de su distancia; contrariamente a lo propuesto en el falsa analogía de las continuas rebanadas rectas) –, tan solo provocaría un diferencial temporal (Dt=t(0)*(1-(v/c)^2)-1/2) de la Tierra respecto del resto de coordenadas espaciales: (Tierra^t1+=(Dt)s).
§  Coexistencia de los 3 tiempos: https://www.youtube.com/watch?v=IEl_Vc-CDPc.
Nota: sumado a lo anterior, acotare que: una rodaja de tiempo (eternalismo) – por ej.: cercana al BB –, podría terminar arribando a espacios (coordenadas espacialespre-BB.
Nota: algunos, erróneamente, apelan a por ejemplo la paradoja de Andrómeda o al argumento Rietdijk-Putnam-Penrose, como prueba del Eternalismo. Cuando, tan solo son: un conjunto de acontecimientos comunes/dispares – pasados, presentes y futuros –, según su velocidad y dirección relativa, en el ámbito de un específico modelo/marco de referencia – espacio-tiempo tetra-dimensional cronológicamente persistente –. Sin percatarse siquiera, de que: ningún observador – independientemente de su velocidad y dirección relativa – podría observar – obviamente, sin apelar a sinsentidos y/o a objetos/procesos actualmente inobservados – lo que actualmente acontece en Andrómeda.

Presentismo (1.1): (únicamente el presente existe)
Es la creencia de que, únicamente existe el presente, mientras que: futuro y pasado son irreales. Compatible con el espacio-tiempo newtoniano, pierde validez cuando intenta explicar el espacio-tiempo de Einstein-Minkowski.
Nota: ¿Cristales de tiempo o amarillismo divulgativo? ( pormenorización al respecto ).

Atemporal (1.1):
Según (DRAE): se refiere a aquello que no alude a ningún momento específico. Es decir: fuera del tiempo temporalmente no-coordenable (restringido al tiempo (cronológico)) –.
Ahora, en el contexto de mi análisis del tiempo: abstracción de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto ), que representa la ausencia de cambio (ausencia de ritmo de cambio propio) – es decir: aquello, restringido al tiempo (diferencial) –.
§  En consecuencia: una deidad actuante – por ej.: creadora y atemporal, remite, como mínimo, a lo auto-contradictorio (es decir: cambio, sin cambio/movimiento-inmóvil). Sintéticamente: remite a un oxímoron.
§ 

Intemporal (1.1): (en general: se lo reconoce como un sinónimo de atemporal)
Pretendiendo diferenciarlos: se refiere a aquello que es independiente del paso del tiempo o lo transciende. Es decir: podría estar en un tiempo, en otro y en otro y ser válido en todos ellos. Sintéticamente: temporalmente ubicuo (restringido al tiempo (cronológico)).
Ahora, en el contexto de mi análisis del tiempo (y también, pretendiendo diferenciarlos): abstracción de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto ), que representa una ausencia de cambio temporalmente ubicua (es decir: aquello, referido tanto al tiempo (diferencial) como al tiempo (cronológico)).
§  En consecuencia: una deidad actuante – por ej.: creadora e intemporal, remite, como mínimo, a lo doblemente auto-contradictorio (es decir: cambio, sin cambio/movimiento-inmóvil, incapaz de poseer una específica coordenada – por ende, un infinito actual, dado su carácter ubicuo –). Sintéticamente: remite a un oxímoron que, ni tan siquiera, es posible secuenciar/instanciar (coordenar temporalmente de forma singular).
§ 

Eternidad (1.1):
Abstracción de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto ), que representa, la ausencia de principio y de fincompleta subsistencia cronológica (-∞«+∞) –.
§  En consecuencia: una deidad eterna, remite a lo auto-contradictorioun infinito, finito (sea, desde el momento de nuestra aparición/creación o nuestro presente, ese infinito, se mostró siendo finito. Puesto que: solo lo finito, es, al menos en principio, potencialmente alcanzable/acabable) –.
§ 

Tiempo propio (1.1): en relatividad, se denomina tiempo propio, al intervalo transcurrido entre sucesos de un sistema físico – estados físicos diferentes –, medidos por un reloj solidario.

Nota: en la actualidad, parece extenderse el concepto de tiempo [diferencial] como sinónimo de cambio (no-abstracto). Siendo que, para mí, el tiempo, no es tan solo cambio (no-abstracto). Dado que, el cambio al que parecen hacer mención: aquel que es respecto de cierta propiedad no-abstracta de algo (sistema no-abstracto); mientras que el tiempo resulta ser: una comparativa, de ritmos de cambio entre los componentes de sistemas no-abstractos.

¿Existe el tiempo?
Básicamente, nos estamos preguntando si: ¿x = y? (autorreferencialidad) – siendo (xel tiempo) e (ycaracterísticas – empíricas o teóricas – de lo existente) –. Por lo tanto, dependiendo del grado de adecuación entre (x) e (y) – respecto de un específico sistema axiomático (arbitrariamente elegido y verificado) –, se derivará su valor de verdad. Mi respuesta actual seria: no lo creo – aunque sí creo que existeaquello a lo que la abstracción humana – tiempo [diferencial] – refiere.

¿Existe el tiempo cronológico?
No lo creo. Pues, si defino al tiempo [cronológico] como la abstracción humana que establece una específica forma de ordenación – es decir: no existe – como tal –, en lo percibible; aunque si, remite a ello –.

¿Existía el tiempo antes de que pudiésemos medirlo?

§  Si nos referimos a la abstracción humana – tiempo [diferencial] –, pues: no lo creo.

§  Si nos referimos a la abstracción humana – tiempo [cronológico] –, pues: no lo creo.

§  Si nos referimos a lo que la abstracción humana – tiempo [diferencial] – refiere, pues: si lo creo.

§  Si nos referimos a lo que la abstracción humana – tiempo [cronológico] – refiere, pues: si lo creo.

§  Otras alternativas.

¿Existía el tiempo, antes de existir el primer sistema físico dinámico?

§  Si nos referimos a la abstracción humana – tiempo [diferencial] –, pues: no lo creo.

§  Si nos referimos a la abstracción humana – tiempo [cronológico] –, pues: no lo creo.

§  Si nos referimos a lo que la abstracción humana – tiempo [diferencial] – refiere, pues: no lo creo.

§  Si nos referimos a lo que la abstracción humana – tiempo [cronológico] – refiere, pues: si lo creo. Puesto que: este planteo se suele dar al relacionarlo con el BB/creación ex-nihilo, y en consecuencia remitirse a una secuenciación de sucesos (causación) – tiempo [cronológico] – y no al – tiempo [diferencial] – como pretenden restringirlo.

§  Otras alternativas.


[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]




Cuasi-partículas (1,1):
En física, una cuasi-partícula, es una entidad de tipo particular que es posible identificar en ciertos sistemas físicos de partículas interaccionando. La cuasi-partícula puede considerarse como una única partícula moviéndose a través del sistema, rodeada por una nube de otras partículas que se están apartando de su camino o arrastradas por su movimiento, así que la entidad entera se mueve a través de algo como una partícula libre. El concepto de cuasi-partícula es uno de los más importantes en la física de la materia condensada, porque es una de las pocas formas de simplificar el problema de los muchos cuerpos de mecánica cuántica, y es aplicable a un amplio rango de sistemas de muchos cuerpos.
Tipos de cuasi-partícula:

§  Los fonones, son modos vibratorios en una estructura cristalina.

§  Los excitones, son la superposición de un electrón y un hueco.

§  Los plasmones, son el conjunto de excitaciones coherentes de un plasma.

§  Los polaritones son la mezcla de un fotón y otra de las cuasi-partículas de esta lista.

§  Los polarones, son cuasi-partículas cargadas en movimiento que están rodeadas de iones en un material.

§  Los magnones, son excitaciones coherentes de los espines de los electrones en un material.

§   


Entonces, ¿la luz es materia?
Se suele confundir, materia con aquello impenetrable – algo así como lo indivisible –. Por eso, solo cuando se modela la luz como compuesta de fotones, en ocasiones, se la considera como algo material. Ahora que, si tan solo apelamos a la definición de materia – aquello dinámico, capaz de ser coordenado y mensurado –, toda partícula elemental – excluyendo solo algunos bosones (transmisores de interacciones): W+/-, Z, fotones y gluones virtuales – del modelo estándar de física de partículas elementales, deviene siendo material.

Entonces, ¿qué pesamos?: ( pormenorización al respecto ).

[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]

La Energía (1.1): abstracción inespecífica de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto ), que representa una magnitud no-abstracta (específica propiedad mensurable de cierto sistema no-abstracto) que, a su vez, representa la capacidad de alterar el estado no-abstracto de un sistema no-abstracto. Misma que, se expresa mediante un valor numérico (resultado éste, de una medición cuantitativa directa o indirecta), representando éste, la cantidad, que de dicha propiedad específica (es decir: de energía) – y en ello, su capacidad de alterar – dicho sistema no-abstracto, posee. Ergo: la energía (cuantificación: magnitud física escalar), para ser tal, debe siempre remitirse a lo especifico. Siendo, dicha cuantificación – del ámbito de lo inespecífico (razón por la cual, hablar de energía negativa, vendría siendo contradictorio) – de magnitudes no-abstractas de sistemas no-abstractos, resulta ser tal, si puede aplicarse – es decir: congruente con los conocidos resultados experimentales – a específicas propiedades no-abstractas (por ej.: específicos observables físicos) de otro sistema no-abstracto – o a diferentes, dentro del mismo –. Otras consideraciones epistémicas en ([P]).
Debemos diferenciar: energía (o sea energía positiva) – especifica cuantificación de sistemas no-abstractos – aprovechada/aprovechable – mediante un proceso físico conocido – para restar – es decir: realizar una operación aritmética elemental – a otra energía (o sea energía positiva) – especifica cuantificación de sistemas no-abstractos – de energía negativa. Corolario: en caso contrario: ¿((x) cantidad de energía positiva – (x) cantidad de energía negativa ( pormenorización al respecto )) = la nada? ¿destruyendo energía? (nota: las cantidades pueden ser disimiles). O, a mi entender actual, debería concluirse que: la energía negativa, deviene siendo, solo una formulación/descripción/explicación insuficiente en el modelo.
Nota: lo de 2do nivel/orden remite a que: la energía, no representa una distintiva y existente (es decir: observable) entidad física fundamental sino, una inespecífica capacidad de cambio que subyace en los sistemas no-abstractos.

§  Extra. Extra. Extra. La humanidad, parece ser incapaz de entender el concepto de energía. Al parecer, se encuentra fuera de su alcance el siquiera entender que: la energía, no es algún elemento último o algo intrínseco de dicho elemento último de lo no-abstracto – por ejemplo una partícula elemental, una fuerza/interacción elemental, etc. – que podamos observar (científicamente). A razón de ello. Se pide encarecidamente, no culpar sobredimensionadamente de ello, a los físicos trasnochados aunque si, a los verdadero culpables, los epistemólogos erróneamente certificados.

§ 


Ampliación probablemente innecesaria:
La energía, remite a lo observable – aquello capaz de interactuar (afectar cuantitativamente) – en principio: físicamente –, con nuestros aparatos de medición –.
El concepto de energía, según creo entenderlo, remite a un potencial de cambio – obviamente, empíricamente contrastable –. Es decir, una abstracción conveniente, tendiente a simplificar la resolución de problemas no-abstractos como: ¿cuál será el estado no-abstracto resultante del sistema no-abstracto (S) – mismo que, determinaremos empleando los actuales modelos físicos –, si introducimos – vía una interacción no-abstracta corroborada y específica – la especifica cantidad finita de una específica magnitud física (aunque, considero más representativo a: magnitud no-abstracta) – que denominamos energía de un especifico tipo –, siendo (a) su estado no-abstracto actual?
Siendo que, experimentalmente, dicha energía – misma, que determinaremos empleando los actuales modelos físicos –, reitero, deberá obtenerse – vía una específica y corroborada interacción física – de un sistema no-abstracto.
Tampoco, deberíamos olvidar que: dicha cuantificación, no solo resulta ser dependiente de las relaciones de incertidumbre de Heisenberg, sino también, del marco de referencia donde se la derive – es decir: dado que, para la física moderna, no existe el reposo absoluto, el marco de referencia resulta significativo en toda cuantificación que implique movimiento (directa o indirectamente) –.
Nota: si bien, resulta ser accesorio a este tema, las relaciones de incertidumbre de Heisenberg – es decir: aquellas restringidas a la medición simultanea de observables/magnitudes conjugadas/complementarias (sintéticamente: interdependientes) –, no deberían entenderse como, siendo una prueba de que las partículas (entidades no-abstractas), adolecen de valores de sus magnitudes no-abstractas bien definidos (es decir: carecen de realidad local e incluso, para no pocos, de realidad no-localnivel de absurdez, solo apto para físicos trasnochados –) en todo momento. Sin descartar antes que: se deba, exclusivamente, a las limitaciones de los específicos agentes empleados en la específica interacción no-abstracta (medida) – soy consciente de las presuntas violaciones de las desigualdades tipo Bell y he expresado mis pegas respecto de ellas y respecto de algunas asunciones del mismo teorema de Bell –. Es que. A ver. Como he expresado en otras entradas: asumir un indeterminismo procedimental, resulta ser auto-contradictorio. Aunque, considero peor, el asumir que: una presunta confirmación experimental de una específica regularidad estadística (regularidades mensurables de la mecánica cuántica), siquiera implique (es decir: ni tan siquiera, llegue a ser algo necesario), una prueba de indefinición del valor de una magnitud no-abstracta –. ¿A poco, la estadística, no implica la existencia de regularidades en lo modelado – conocidas y/o desconocidas (temporales o permanentes) –? A no ser, claro, que sea algo mágico. Es decir. Es por magia, que el específico valor de una magnitud no-abstracta, colapsa en alguno de sus autoestados (resultados permitidos – y, en general, en los más probables –). Mira que, hay que ser (#@!%'¡#&), para hacer alarde de esas presuntas comprobaciones experimentales de la existencia de magia – aunque, considero que, debería emplearse el termino: magia estadística {nada, tan solo pretendo volver aún más obvia, la trasnoches de esas lumbreras} –.
Sintéticamente. La energía – en el ámbito físico experimental –, representa la cuantificación del potencial de cambio de un sistema no-abstracto (S) (más precisamente en el ámbito físico: de sus entidades físicas) – vía una específica y corroborada interacción física –, respecto del estado no-abstracto de un sistema no-abstracto (S’) – más precisamente en el ámbito físico: de sus entidades físicas –.

La ley de la conservación de la energía total: ( pormenorización al respecto )

La ley de la conservación de la energía, afirma que: la cantidad total de energía en un sistema no-abstracto aislado, permanece invariable en el tiempo – a excepción de: tiempos infinitesimales, que respetan especificas relaciones de incertidumbre –.

Respecto de esta ley física, opino que: deberían agregarse dicha violación temporal (según interpretación reinante) y la exclusión/pormenorización – de la energía oscura ( pormenorización al respecto ) – en su definición:

§  Dada, una interpretación anterior de esta Ley: se permite violar esta ley física, siempre y cuando, dicha violación – interacción física – no viole, a su vez, específicas relaciones de incertidumbre de Heisenbergcorrelaciones entre duración (tiempo) y energía involucrados –.

§  Se debería aclarar que: la energía oscurapresunto efecto expansivo del espacio (su métrica) {vacío cuántico} –, debería excluirse (quizás modificar su definición) de la medición de energía de un sistema no-abstracto. Obviamente, fundamentando dicha exclusión.

Siendo que, hace unos años, presuntos físicos y conocedores de física, ante mi pregunta respecto de si la expansión métrica del espacio implicaba una variación – disminución o aumento – en la cantidad de energía oscura (y consecuentemente en su densidad), me aseguraban que no. Incluso, afirmaban que: mi pregunta carecía de sentido o peor aún, que era evidentemente mal intencionada – de sectario nada ¿verdad? –.

§ 

Nota: existe, según mi experiencia, una interpretación de lo que la energía oscura representa, remitida a que, ésta, no es algo tangible que exista en el cosmos – es decir: no es algo material (o en principio: algo demasiado indirectamente mensurable) por conocer –, sino una forma de referirnos a cierto porcentaje – en el orden del 73% – de su dinámica (esencialmente su movimiento).
Critica: es, una obviedad que, la energía, lo es de algo – es decir: de algo material, tomando la acepción amplia del termino –. Es decir: de algo que existe, al menos, en la realidad – aunque no, algo (una característica) que se desprenda (pueda ser encontrada) de un cuerpo, si profundizamos en él –. En consecuencia. Pretender que: dicha dinámica, no deba remitirse a algo, incluso al propio espacio y, en ello, deber considerar su variación (en principio: incremento) de volumen (repito: por asignar dicha dinámica al propio espacio con la intensión de hacerlo lo menos tangible que se me ocurre, sin dejar de pertenecer a lo físico) – y consecuentemente, el de su energía (sea ésta o no, diferente de un incremento en el volumen del cosmos o en el cosmos) –. Recordemos que: la energía, remite a cierta capacidad de cambio en un sistema no-abstracto siendo que, a dicha variación de cierta magnitud del cosmos (expansión métrica del espacio), se la referencia/denomina como/provocada por la energía oscura.
Síntesis: pretender esquivar el problema del contexto (de lo físico en este caso), de si algo se expande, algo se contrae – al menos, en lógicas no-para-consistentes y/o replanteos improcedentes(o, a lo menos, eso que se expande, es/provoca un incremento en la energía total del cosmos y por ende, poniendo en problemas a la ley de conservación de la energía total de un sistema aislado – ya critique, esa presunta compensación entre la gravedad del cosmos y dicho incremento ( pormenorización al respecto ). Donde, se confunde, idéntica y opuesta variación de magnitudes físicas (es decir: el (0) aritmético) con la nada {se creó, pero como instantáneamente se compenso, de alguna no paradójica forma, no se creó y, ya deja de preguntarte idioteces que esto es ciencia ¿incuestionable síntoma de trasnoches?}), apelando a que: solo es dinámica (debido a lo cual y por alguna no problemática razón: no debe de cuantificarse como energía), no te preocupes por nimiedades que, tan solo, ponen de manifiesto tu ignorancia científica. Confía en mí, que se de lo que hablo.

Magnitud Física (1.1):
Es una propiedad o cualidad de un sistema físico a la que se le pueden asignar distintos valores numéricos como resultado de una medición cuantitativa (no siendo magnitudes físicas de momento el amorla belleza, etc.).
No debe confundirse magnitud con cantidadLa magnitudes la propiedad; pero la cantidades cuánto de eso tiene la magnitud. Por ejemplo, el tiempo es una magnitud, pero 12 horas es una cantidad.

Estado Físico (1.1):
Es cada una de las situaciones o formas físicamente distinguibles, mediante la medición de alguna(s) propiedad(es) que puede adoptar un sistema físico en su evolución temporal – es decir, en un sistema físico que está sufriendo cambios, un estado físico es cualquiera de las situaciones posibles como resultado de dichos cambios –.

Sistema Físico (1.1):
Es un agregado de objetos o entidades materiales, entre cuyas partes existe una vinculación ointeracción de tipo causal (aunque no necesariamente determinista o causal en el sentido de la Teoría de la relatividad). Todos los sistemas físicos se caracterizan por:
§  Poseer una ubicación – modernamente se dice: ser coordenable –, en el espacio-tiempo.
§  Poseer un estado físico definido sujeto a evolución temporal.
§  Poderle asociar una magnitud física llamada energía.
Nota: un ejemplo, escasamente intuitivo de sistema físico resulta ser: el vacío cuántico.

Capacidad (1.1):
Posibilidad que tiene algo de contener en su interior otras cosas.

Entropía (1.1):
En termodinámica, la entropía (simbolizada como S), es una magnitud física que permite, mediante un cálculo, determinar la porción de energía de un sistema que no puede utilizarse, sin introducirle energía, para producir trabajo.
§  Aceptando claro, que de momento no existe un entropiómetro, por lo que la medida de esta magnitud físicaes indirecta.
§  La entropía – propiedad intrínseca de la materia –, que se incrementa, al crecer la ineficacia de la energía total del sistema – energía inutilizable –.
§  La entropía, puede considerarse como una medida de la incertidumbre y de la información necesaria para, en cualquier proceso, poder acotar, reducir o eliminar dicha incertidumbre.
§  Siendo, todos los símbolos transmitidos igualmente probables – distribución de probabilidad plana – (cantidad media de información contenida en los símbolos transmitidos), todos aportan información relevante y la entropía es máxima.
§  
¿Inversión de la flecha temporal empleando correlaciones cuánticas?:
Un artículo de Kaonan Micadei entre otros: reversing the thermodynamic arrow of time using quantum correlations, afirma haber logrado experimentalmente, que el flujo del calor (de lo más caliente a lo menos caliente), se invirtiera.
La evolución (unitaria) de un sistema cuántico, siempre es reversible (mientras no se realice ninguna medida de su estado), luego evoluciona a entropía constante (ΔS=0) y la información cuántica se conserva, ni se crea, ni se destruye; por tanto, no hay flujo de calor (ΔQ=T*ΔS) y, de hecho, tampoco se puede definir el concepto de temperatura (ya que no se debe dividir por cero en la expresión (T=ΔQ/ΔS). Ahora bien, si en lugar de la entropía de von Neumann de la teoría de la información cuántica usamos la entropía de Shannon de la teoría de la información clásica, la cosa cambia por completo. La “información” (mutua) ya no se conserva, la “entropía” puede cambiar y el “calor” puede fluir, incluso de lo “frío” a lo “caliente”, invirtiendo, en apariencia, la flecha del tiempo; por supuesto, siempre cumpliendo la segunda ley de la termodinámica.

Los qubits/cúbits (un sistema cuántico con dos estados) se han implementado usando los espines 1/2 de los núcleos de los átomos (13^C y 1^H) de una molécula de cloroformo (CHCl3), marcada con (13^C); el cloroformo líquido se ha diluido en acetona líquida (CH3(CO)CH3), y la muestra se ha sometido a un campo magnético constante de 11,75 teslas generado por un imán superconductor.
La energía aplicada se distribuye entre ambos cúbits, luego el de menor masa (1^H), llamado A, tiene mayor “temperatura” inicial y el de mayor masa (13^C), llamado B, tiene menor “temperatura” inicial. El sistema no “termaliza” de forma espontánea, sino que se fuerza su evolución “térmica” paso a paso, aplicando pulsos (rf) adecuados; por supuesto, entre estos pulsos el sistema evoluciona de forma libre, sujeto al acoplamiento magnético entre ambos espines. Usando resonancia magnética nuclear se realiza un seguimiento de la evolución del sistema tomando 22 medidas tomográficas en los momentos donde el sistema evoluciona de forma libre durante los 2,32 milisegundos estudiados; los experimentos no permiten tomar medidas durante más tiempo en el caso coherente debido al efecto de la decoherencia.


Durante la evolución se observa una transferencia de energía entre ambos cúbits debido a su acoplamiento mutuo. La energía se conserva, luego (ΔEA+ΔEB=0); se llama “calor” a este cambio de energía (Qi=ΔEi), de tal forma que (QA+QB=0). Cuando no hay correlación cuántica entre los dos cúbits, (α=0 (en rigorα=0,00±0,01)), el sistema “termaliza” como se esperaría a priori, el cúbit “caliente” (A) se “enfría” (pierde energía) y el cúbit “frío” (B) se “calienta” (gana energía), como muestran las curvas azules en esta figura.
Cuando hay correlación cuántica, (α≠0 (en rigor α=−0,19±0,01), el sistema “termaliza” en dos fases; en la primera fase, contraria a la intuición, el cúbit “caliente” (A) se “calienta” (gana energía) y el cúbit “frío” (B) se “enfría” (pierde energía), como muestran las curvas naranjas en la figura; se pasa a la segunda fase a los (τ≈1,05 ms), cuando la energía alcanza un máximo (que corresponde a un mínimo en la información mutua entre ambos cúbits); en la segunda fase el comportamiento coincide con el caso sin correlación y las medidas se finalizan a los (τ≈2,32 ms).
La “inversión” de la flecha del tiempo, solo se observa en el transito inicial del sistema con muchos cúbits (correlacionados) y su evolución posterior está regida por una flecha del tiempo “convencional” (no-correlacionados). Por supuesto, repito, en rigor, la flecha del tiempo avanza en ambos casos en el mismo sentido, del pasado al futuro. Como ya he indicado más arriba, la transferencia de calor con signo opuesto al convencional es una interpretación usando la teoría de la información clásica (la información mutua de Shannon) de un sistema cuántico que debe ser descrito mediante la teoría de la información cuántica. Mezclar estas cosas nos encanta a los físicos, pero puede generar mucha confusión entre los legos.

En resumen, un titular que afirme que la flecha del tiempo se invierte es irresistible para muchos medios, y para el público general. Lo siento, la flecha del tiempo no se invierte, aunque los resultados del nuevo experimento se pueden interpretar como si “una flecha del tiempo” se invirtiera. Por supuesto, no puedo negar que el nuevo experimento es muy interesante, máxime cuando confirma una predicción teórica de 2008. La física cuántica es sutil, pero maliciosamente bella.

¿La “trasnoches (transmutadora)” al descubierto?:

 

Según un físico (César Gómez del ITT), la energía negativa, la proporciona una de las partículas (se presume la antipartícula) del proceso de creación de pares localizado fuera del HS, que entra (traspasa el HS). Restando así, la energía/masa al AN. Sencillamente, se tumba – gira (-180°) – el cono de luz {(eje y: time/energía)-(eje x: espacio/momento)}, “transmutando” el espacio en tiempo y el tiempo en espacio. dado que, en (RE) – donde se unifican: el espacio y el tiempo y la energía y el momento – y en mecánica cuánticarelaciones de incertidumbre (en lo referente a lo que, se suele mal entender, como una violación temporal de la conservación de la energía ([Y]), que de no mediar nada anómalo (como la adyacencia de un HS), se aniquilarían (dicho resultado se lo denomina como una polarización del vacío) sin acarrear una violación permanente de la conservación de la energía) –, con el giro de -180°, la energía de la partícula de la izquierda, pasa a ser negativa aunque, de alguna forma, la de la derecha continua siendo positiva (aparentemente no gira) – es decir: su momento permanece positivo –.
Sintéticamente: lo que es tiempo se convierte en espacio y lo que espacio en tiempo. Y dado que, energía~tiempo (en RE). La energía, queda ahora como negativa (3er cuadrante, eje -x) y el momento~espacio queda como positivo (1er cuadrante, eje +y). Siendo, el eje y, la representación de un HS.
Nota: estas flechas, en el ámbito de la mecánica cuántica, referencian dos partículas, que salen a izquierda y derecha, para conservar el momento del vacío (P=0). Y, por ese giro en la descripción (¿la trasnoches?) del evento de creación de pares, se puede vencer al principio de conservación de la energía total y ya, no se aniquilan las partícula y antipartícula (ahora, ¿dónde entregan esa energía? Cuando normalmente se auto aniquilan). Finalmente, se resta la energía del AN y la que sale, dando cero.

[Y]: Respecto de la (VTCESA: Violación temporal de la conservación de la energía ( pormenorización al respecto ) en un sistema aislado ( pormenorización al respecto ))cabría precisar que: hace un tiempo ya, me entere que, esta presunta (VTCESA), no es tal – aunque, si lo sería, el tiempo durante tal presunta (VTCESA) es posible – pues, la cantidad de energía empleada (positiva + negativa) en por ej.: la creación de pares (partícula-antipartícula) desde el vacío cuántico (es decir: el vacío de la teoría) – ojo, no confundir con el proceso de creación de pares (partícula-antipartícula) originados desde, por ejemplo, un fotón de alta energía en las inmediaciones de cierto núcleo atómico (en dicho proceso, entiendo que, no se presume existencia de energía negativa) –, no se pide prestada a la nada (aunque, buena parte de la comunidad científica continúe mal referenciándolo), sino al vacío cuántico. Acto seguido (es decir: circunstancial duración mediada por las Relaciones de incertidumbre de Heisenberg), se presume devuelta por los pares en cuestión – de no mediar nada anómalo (como la adyacencia de un HS) – al vacío cuántico.
Ahora. Recordemos que: se presume que, los pares creados desde el vacío cuántico, no solo tienen la carga-aditiva opuesta (complementaria: positiva y negativa) sino también su energía (complementaria: positiva y negativa – independientemente de la coherencia o no de, en física, tener energía negativa (obviando convencionalismos irrelevantes para el caso) {a mi entender actual, una incoherencia más, a la que pretenden habituarnos estos físicos trasnochados} –), dado que, se presume que: la energía total de cada par virtual, resulta ser exactamente (0) – por lo tanto, una de las componentes del par debe necesariamente tener energía positiva y la otra negativa –. En consecuencia: dicha aniquilación (física), debería otorgar un aporte nulo de energía (0E) al vacío cuántico – por lo que éste, iría perdiendo energía (nota: dado, el nivel del incoherencia al que parecen estar acostumbrados estos físicos trasnochados, no me extrañaría que, más pronto que tarde, propongan como solución – coherente – a esta pérdida continua de energía, el que, dicho aporte resulta ser, en última instancia, nulo puesto que: åE^(-)=åE^(+)=0 – y consecuentemente: restituyendo el problema de la violación temporal de su conservación –) todo el tiempo, incluso, cuando una de ellas, fuese absorbida por un AN – ya que, se presume como una disminución en la masa del AN – y la otra torna en medible. A pesar de ello, continuo siendo testigo de afirmaciones contradictorias como: la energía de un sistema aislado puede violarse temporalmente – hasta, te tratan de idiota e ignorante en ciencia y filosofía, por ponerlo en entredicho – y, cuando mencionas esta contradicción aritmética elemental (restitución nula de energía al vacío cuántico – misericordiosamente, obviando el absurdo inicial de un aporte de energía negativa por parte del vacío cuántico –), la cosa empeora.
Nota: una interacción de rayos gamma en la que el rayo gamma, o fotón, se convierte en un electrón y en un positrón cuando el rayo gamma ingresa en el campo eléctrico intenso cercano al núcleo de un átomo. La energía de rayos gamma debe ser igual al menos a la masa en reposo de un electrón y un positrón (1,022 MeV) para que la interacción sea posible. Luego de la producción de pares, el positrón se aniquilará con un electrón, emitiendo dos rayos gamma de (0,511 MeV). La mayor probabilidad de ocurrencia tiene lugar con una energía de rayos gamma superior a (10 MeV), y en un material con un alto número atómico (https://www.glossary.oilfield.slb.com/es/Terms/p/pair_production.aspx).
PD: obviamente, esta hipótesis, podría intentar hacerse “más coherente”, apelando a que por ej.: el vacío cuántico, es un reservorio de energía tanto positiva como negativa y tanto, el aporte de ésta como su reabsorción en otros sistemas (físicos), se realiza por un mecanismo perfectamente eficiente (y completamente coherente {¿a saber? – nada, seguro que se inventan algo y luego pretenden confirmarlo apelando a pasados resultados experimentales –}) capaz de mantener todo el tiempo separados ambos tipos de energía – repito: y, cargándose el sin sentido de diferenciar energías positivas y negativas (más allá de meros convencionalismos) –.

Teorema de Noether (1.1): básicamente, muestra la correlación entre las simetrías continuas de una teoría y sus cantidades conservadas – más precisamente: nos muestra la forma de calcularlas – por ej.:

§  la invariancia bajo traslaciones temporales, nos da la conservación de la energía.

§  la invariancia bajo traslaciones espaciales, nos da la conservación del momento lineal.

§  la invariancia bajo rotaciones espaciales, nos da la conservación del momento angular.

§  la invariancia bajo rotaciones de fase a la simetría de gauge U(1), nos da la conservación de la carga eléctrica.

§ 
Este teorema, presume – es decir: remite a un fundamento metafísico el denominado principio de covariancia (invariancia de forma): las leyes de la naturaleza deben tener la misma forma en todos los sistemas de referencia equivalentes.
Critica: la misma de siempre, remitidas a los que pretenden explicar las leyes conservativas de la física/ciencia (es decir: pretender dar razones del porqué de las mismas), al simplemente confundir el modelo (o una de sus interpretaciones) con lo modelado. En esencia. Una deducción (razonamiento deductivo), pretendiendo ser una explicación suficiente/convincente de un proceso intrínsecamente inductivo – lo que, a mi pesar, deviene en ser: una manifiesta incoherencia, no-manifiesta en teóricos trasnochados –. Obviamente, no me estoy refiriendo al ámbito matemático/geométrico de predicción o adecuación: cálculos de cantidad conservadas.
[]

Problemas con la definición de energía:

Muchos autores modernos dedicados a temas termodinámicos consideran trabajo y calor como formas de transmisión de la energía, y el trabajo queda definido como energía en tránsito (en forma macroscópica u ordenada, para diferenciarlo del calor, la otra forma (microscópica y desordenada) de transmisión de la energía). Si se combinan los criterios “energía = capacidad para hacer trabajo” y “trabajo = energía en tránsito” quedaría que la energía es algo así como “su capacidad de transmitirse”, lo que carece de utilidad práctica por su excesiva generalidad.
La energía se puede degradar (perder la capacidad de transmitirse en forma de trabajo útil) aunque durante el proceso no hayan existido pérdidas de energía. La medida de la degradación de la energía viene dada por el incremento de la entropía.
La energía almacenada en un gramo de combustible puede hacer girar las ruedas y mover un vehículo varios metros al combustionar, lo que equivale a transmitirse en forma de trabajo útil. Durante la combustión también se produce cierta transferencia de energía en forma de calor, que eleva la temperatura de las piezas internas del motor (incremento de energía térmica). La suma de las energías que aparecen en forma de: movimiento + energía térmica + energía de los residuos de la combustión es exactamente la misma que estaba almacenada en el combustible (principio de conservación de la energía). Eventualmente, la energía que adquirió el vehículo en movimiento también se transformará en energía térmica, a causa de la fricción de las partes móviles del motor, de la carrocería con el aire y de las ruedas con el pavimento y los frenos. Finalmente, esa energía térmica no desparece, sino que pasa al medio ambiente.
La energía almacenada inicialmente en el combustible no se pierde, pero la energía térmica resultante en el proceso ya no puede volver a ser aprovechada para mover el vehículo. Por tanto, durante el proceso la energía ha perdido su capacidad de transmitirse en forma de trabajo (se ha degradado). Como la energía degradada no se puede utilizar nuevamente para obtener trabajo, la definición de energía como “capacidad de hacer trabajo” no parece ser totalmente general.
De hecho, hoy día es prácticamente imposible encontrar en los libros de texto una definición generalizada de energía que no pueda ser impugnada por una razón u otra.
En el marco de las ciencias físicas, para definir correctamente cualquier tipo de energía, es necesario incluir en la definición la forma de medir, directa o indirectamente (la medición indirecta es aquella que permite evaluar la magnitud a partir de una expresión analítica, y no directamente mediante algún instrumento), ese tipo particular de energía.

Considerar esta definición de Trabajo:
“Trabajo: cambio de la energía de un sistema por la aplicación de una fuerza” (sic). Apliquemos esta definición al sistema formado por la Tierra y un cuerpo que cae hacia ella desde una altura cercana a su superficie. La energía cinética del cuerpo varía bajo la acción de la fuerza gravitatoria y, según la definición anterior, habría trabajo. Pero la energía mecánica del sistema no cambia (sistema conservativo) y, de acuerdo a la definición, no habría trabajo. Es decir, la definición propuesta es inaceptable por ambigua: según esa definición, aún en un mismo sistema y fenómeno, habrá o no trabajo en dependencia de la energía que Ud. tome en cuenta.
Conclusión:
Es posible resumir brevemente el análisis anterior de la siguiente forma:
§  El término “energía” tiene significados muy diferentes en las ciencias físicas y en el habla popular. Contrariamente a lo que ocurre en el campo de las ciencias, en lo popular el concepto “energía” no está asociado a alguna magnitud.
§  Existe una doble acepción del término energía; se puede utilizar tanto para: a) designar un tipo específico de energía (cinética, magnética) como para: b) indicar el lugar de donde provienen o se almacenan los diferentes tipos de energía (eólica, solar).
§  En las ciencias físicas no tiene mucho sentido hablar de “energía” a secas, término que, aislado de algún otro que especifique el tipo de energía, no es una magnitud mensurable y carece de una definición concluyente.
§  Se recomienda ser en extremo cuidadoso al analizar la posible introducción de supuestas definiciones “novedosas” de las magnitudes físicas.
§  Términos tales como energía vitalenergía piramidal o energía biocósmica son términos que carecen de significado científico y sólo se utilizan usualmente para tratar de dar credibilidad a supuestos resultados pseudocientíficos.
§   El Concepto “Energía” en la Enseñanza de las Ciencias, Arnaldo González Arias, Dpto. Física Aplicada, Universidad de La Habana.

¿Es posible, medir/provocar, una variación de velocidad/energía, en un sistema físico (por ej.: electrón libre), menor a la constante de Planck (h: cuanto elemental de acción)? Según respuesta: ¿toda energía/velocidad/aceleración (observable), es discreta?
Análisis: (escueto)

·         (h: constante de Planck): {limitación teórica, obviamente basada en la empíria}, derivada de la presunta constante universal discreta – en principio: por no ser divisible por algún entero o fraccionario no infinito – empleada para describir/explicar lo observable según la física.

·         (Limitaciones en la medida (experimental)): {limitación empírica}, derivada de no poder alcanzarse una precisión infinita/completa exactitud – principalmente: debido a las limitaciones del mensajero empleado y su consecuente limitación en la rapidez de procesamiento alcanzable –.

·         (E=h*v): {limitación teórica, obviamente basada en la empíria} – es decir: necesariamente discreta dado (h) –.

·         (E=m(0)*c^2): {limitación teórica, obviamente basada en la empíria}, derivada de (m(0)) – es decir: depende de si, la materia (más precisamente: su masa), resulta ser infinitamente divisible y empíricamente contrastable dicha infinitud. En consecuencia: dadas las limitaciones en la medida (experimental) antes mencionadas, empíricamente hablando, una medición, nunca dejara de ser necesariamente discreta –.

·         (Mol: cantidad de sustancia – número de entidades elementales de la física que le componen – de un cuerpo masivo. Cantidad, arbitrariamente definida, equivalente al número de átomos existentes en 12g de carbono-12 (constante de Avogadro = 6,02214179 (30)*10^23u = mol^-1) – la precisión, es de aprox. 50/10^7 y limitado por la incertidumbre en el valor de (h) –): {limitación teórica, obviamente basada en la empíria} – es decir: necesariamente discreta dado (h) y del patrón arbitrariamente elegido –.

·         La carga eléctrica de un cuerpo {limitación teórica, obviamente basada en la empíria}, resulta ser cuantizada – puesto que: sólo puede tomar valores que sean múltiplos enteros de la carga del electrón –.

·         En RG, (m: masa), remite a una propiedad extrínseca de los cuerpos, que determina (lo observable), su masa inercial o gravitacional – principio de equivalencia (masa inercial » masa gravitatoria). Es decir: esencialmente, es una {limitación teórica, obviamente basada en la empíria}.

     §  Masa invariante (en reposo), es una magnitud independiente del observador/sistema de referencia elegido.

     §  Masa relativista (aparente), es una magnitud dependiente del sistema de referencia que incrementa su valor con la velocidad.

     §  Masa inercial (aparente), sería el cociente entre la fuerza aplicada a una partícula y el módulo de la aceleración observada.

     § 

Finalmente: hasta donde creo entender: de momento, no es experimentalmente posible, provocar una aceleración menor a (h) en una masa. Y respecto de si, ¿empíricamente hablando (es decir: dentro de lo observable), toda energía es discreta?: pues sí – principalmente, dadas las insalvables Limitaciones en la medida (experimental) –.
Nota: obviamente, en última instancia, debo fundamentar mi análisis en lo empírico (lo observable), puesto que, si lo fundamentase exclusivamente en lo teórico (es decir: completamente independiente de lo empírico), podría ser tanto discreta como continua, pues: depende de lo que uses/abuses, lo que concluyes/confundes.
[...]

[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]

El Espacio (1.1): aquello, participe inevitable de la descripción/explicación ultima (marco de referencia/contextualización/contenedor – dado que: resulta inconcebible ( pormenorización al respecto ), profundizar o elevarme lo suficiente como para evitarlo/escapar de él –), de todo suceso – es decir: a el contenedor inevitable (abstracto o no) –.

Haciendo a un lado, su carácter representacional/de contextualización e intentando ser un minimalista con cierto grado de coherencia, asumo obviamente que: el espacio no-abstracto no es la nada ( pormenorización al respecto ). En tal caso, sería algo no-abstracto con las siguientes características esenciales ( pormenorización al respecto ):

1)   Resolución infinita (por modelización) – es decir: plausible de aplicarle una fragmentación/división/profundización inacabable –.

2)   Cierto grado de consistencia (por modelización). Siendo ésta: comparativamente, respecto de lo material ( pormenorización al respecto ), despreciable.

3)  

Dato: si bien, científicamente hablando (es decir: empleando una definición reducida y consistente en dicho modelo), se puede reducir, el espacio, a la dimensionalidad dentro de un espacio y está a: la cantidad mínima de información que se necesita para identificar un punto de dicho espacio. Pero, gnoseológicamente/cosmológicamente hablando, dicha reducción, resulta insuficiente.
Nota: si bien. En un modelo aún más reduccionista, lo material y lo espacial no-abstracto, podrían solo diferenciarse en el su índice de penetrabilidad – menor, en el caso de lo material (diferencial de consistencia) – (análogo a la permitividad eléctrica y permeabilidad magnética). Es decir: resulta factible reducir la materia y el espacio no-abstracto a básicamente cambios en el espacio no-abstracto – haciéndolo compatible con lo mensurable ( pormenorización al respecto ) –.

¿Toda curva de un espacio de n-dimensiones – dispuestas ortogonalmente entre sí – solo puede observarse/graficarse (exhaustivamente), en un espacio de dimensionalidad superior?

§  Hasta donde creo entender: . Como en (RG) que, para observar/apreciar directa y exhaustivamente una curvatura – es decir: sin apelar a analogías de dimensionalidad menor a la estrictamente necesaria –, debe emplearse, al menos, un espacio tetra-dimensional.

§  Importante: a pesar de presentarse, a las geometrías de la (RG), como algo cuasi-consistente/consistente y causante de la gravedad – llegando incluso, a describir sus efectos como algo tangible, por ej.: ondas gravitacionalesefecto geodésico (deformaciones por arrastre de la geometría del espacio-tiempo) y efecto arrastre de marco (efecto de arrastre de los marcos/sistemas de referencia) –, es solo un modelo.

Existen esos efectos (en los aparatos de medida), pero de ahí, a afirmar la existencia de un campo espacio-temporal, es otro cuento.

§  Critica: respecto de la observación/graficación exhaustivamente de una curva – en geometría diferencial (específicamente: curvatura intrínseca) –, sin apelar a espacios de dimensionaliad superiorpormenorización al respecto ). Ergo: nunca dejara de ser una analogía insuficientemente descriptiva – no exhaustiva –, por más eficiente que, predictivamente sea.

§   


Critica a la (RE): ------------------------------------------------------------------------
La (RE), podría deberse exclusivamente al incremento de la distancia y la finitud constante de (c). Ambos gemelos se perciben como aletargados entre sí – al alejarse uno de otro –, pues aumenta la distancia entre ellos y no la velocidad de (c). Diferencia que, en principio, se anularía al emprender el viaje de regreso (reduciendo las distancias y, por ende, acelerando lo percibo entre ambos). Por lo que, se afirma que: el más veloz (el gemelo de la nave espacial), envejece menos que su gemelo relativamente en reposo (Terrestre), debido al tiempo acelerando y desacelerando (para su posterior giro para el regreso).
[]
------------------------------------------------------------------------------------------------

Gravedad (1.1): (interacción fundamental)
Denominamos gravedad al efecto de aceleración que experimenta un cuerpo en presencia de un campo gravitatorio (externo). Dicho campo gravitatorio (geometría: deformación del espacio-tiempo) conduce al cuerpo (en caída libre) describiendo una línea (imaginaria) denominada geodésica.
¿Qué evidencias tenemos de la existencia del espacio-tiempo?, apelar al experimento de la sonda espacial Gravity Probe B (arrastre gravitacional). Pero lo mismo seria aplicado a la (lente gravitacional). Lo que implica que no es una comprobación de su existencia, sino de que la gravedad curva un haz de luz.

§  Einstein predijo un desplazamiento aparente de la posición de 1,745 segundos de arco para una estrella situada justo en el borde del Sol, y desplazamientos cada vez menores de las estrellas más distantes. Se demostró que sus cálculos sobre la curvatura de la luz en presencia de un campo gravitatorio eran exactos.

§  En astrofísica una lente gravitatoria, también denominada lente gravitacional, se forma cuando la luz procedente de objetos distantes y brillantes como quasares se curva alrededor de un objeto masivo (como una galaxia) situado entre el objeto emisor y el receptor.

Las lentes gravitacionales fueron predichas por la teoría de la relatividad general de Einstein. En el año 1919 se pudo probar la exactitud de la predicción. Durante un eclipse solar el astrónomo Arthur Eddington observó cómo se curvaba la trayectoria de la luz proveniente de estrellas distantes al pasar cerca del Sol, produciéndose un desplazamiento aparente de sus posiciones. Los fenómenos de lentes gravitatorias pueden utilizarse para detectar la presencia de objetos masivos invisibles, tales como agujeros negros, la materia oscura e incluso planetas extrasolares.

§  La curvatura del espacio-tiempo es lo que observamos como un campo gravitatorio, en presencia de materia la geometría del espacio-tiempo no es plana sino curva, una partícula en movimiento libre inercial en el seno de un campo gravitatorio sigue una trayectoria geodésica.

§  Cuadrivector: (ct, x, y, z)

Donde (c) de (ct) es introducida por equivalencia, para que todas las componentes sean dimensiones de longitud.

§  Cuadrimomento: (m*(cg, xg, yg, zg))

En relatividad especial, el cuadrimomento es un cuadrivector que en mecánica relativista tiene un papel análogo al momentum lineal clásico. El cuadrimomento de una partícula se define como la masa de la partícula por la cuadrivelocidad de la misma.

§  


[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]
[ ---------------------------------------------------------------------------------------- ]

Omnisciencia (1.1):
Hipotética característica, de un ser consciente y autoconsciente, que implicaría: poder observar –conocer – todo cuanto existe – físico y no-físico –, con arbitraria precisión – y presumiblemente: poseer lacapacidad de operar con los mismos – omnipotencia –, y así poder predecir el futuro con una precisión arbitraria –. Excluyendo, cualquier otra dificultad de nuestra hipotética característica, me restringiré a: dichahipotética característica, crearía una regresión infinita, al aplicarse respecto del propio proceso de toma de decisión (consciente) del ser en cuestión – haciendo a un lado: tanto el problema de la potestad teórica respecto de la empíria, así como, la necesidad, por parte de dicho ser, de condicionarse a un sistema lógico que comulgue con el principio de no contradicción –, tal poder observacional – proceso –, no podría auto-aplicarse.
Aunque. Yendo al extremo, dicha limitación, podría resultar ser tan solo: un límite explicativo intrínseco – a consecuencias de la auto-referencialidad –, en nuestra forma de conocer.
Omnisciente: (teología Cristiana)
Un ser, se denomina omnisciente; si para toda proposición (P), dicho ser conoce (P) y no cree (no-P). Es decir, alguien – poseedor de personalidad – que conoce solo y todas las proposiciones verdaderas. En consecuencia, en última instancia, la omnisciencia se restringe al: conocimiento proposicional (verdadero). Por ej.: Dios, no sabe lo que es sentir un dolor de muela – conocimiento experiencial (verdadero) –, pero si sabe, que tener un dolor de muela es dolorosoincomodo, etc. – conocimiento proposicional (verdadero)–.
§  Lo que Dios ignora:
Ahora. Si Dios lo sabe todo, en consecuencia, no puede aprender nada. Pero, si él desconoce lo que es aprender algo, en consecuencia, no lo sabe todo. Ergo, Dios no es omnisciente.
A ver. Puesto que es evidente, la existencia de proposiciones cuyo valor de verdad es temporalmente dependiente, y dado que Dios, conoce solo y todas las proposiciones verdaderas. Ergo, Dios aprenderá nuevas proposiciones verdaderas, al transcurrir el tiempo – y bueno: depende de lo que uses, lo que concluyes –.
§  Lo que Dios puede conocer:
Tomar en consideración que: restringida, la omnisciencia de Dios, exclusivamente a su creación – el cosmos –, se evita, el problema del límite explicativo intrínseco.
§  
El conocimiento de Dios: (teología Cristiana)
§  Conocimiento natural para Dios: (conocimiento esencial)
Conocimientos como: “1+1=2”,” todo lo que tiene forma, tiene tamaño”,  etc. Implica, también conocertodo mundo lógicamente posible – todo lo que resulta ser necesariamente cierto, para este mundo –.
§  Conocimiento medio de Dios: (conocimiento contingente)
Conocimientos como: lo que toda posible persona que Dios pudiese crear, haría libremente – puesto que Dios eligió otorgarnos el libre albedrío – en cualquier circunstancia en la que Dios podría ponerla. Por ej.: si Dios creara a Pedro, en cierto conjunto de circunstancias, el negaría a Cristo, tres veces {un contrasentido más, ¿y van?}.
§  Conocimiento libre de Dios: (conocimiento contingente)
Conocimientos como: “las proposiciones contingentemente verdaderas, dependientes de su voluntad"; por ej.: Hitler, murió en 1945. Es decir, éste conocimiento, depende de qué mundo ha decidido crear Dios – dependiendo de qué mundo ha creado, el conocimiento natural variaría –.
En resumen, parece que Dios fuese: selectivamente omnisciente.
Eternidad de Dios: (teología Cristiana)
Dios, existe sin comienzo y sin final.
[]

Síntesis para Teístas Apologéticos (1,1):
Presumidos, los (FLC ( pormenorización al respecto ): factores limitantes del conocimiento) y, específicamente de entre ellos: descartando lógicas para-consistentes, replanteos improcedentes y, asumiendo su consecuencia directa, la no-necesaria potestad teorética respecto de la empíria (es decir: depende de, lo que abuses, lo que confundes), preguntó: ¿La omnipotencia, la omnisciencia y la omnibenevolencia, son propiedades empíricamente contrastables?
La anterior pregunta, remite, en última instancia, a la plausibilidad o no de una verificación (empírica). Y en ello, a que un planteo, pueda ser dilucidado mediante una inducción necesariamente incompleta. Ergo: esta pregunta (que, remite a inducciones necesariamente completas – “supo, sabe y sabrá esto y lo otro”; “pudo, puede y podrá esto y lo otro”; “ayudo, ayuda y ayudara a éste y al otro”; etc.), es inverificable (empíricamente hablando) – aunque, extensible a cualquier ámbito no-abstracto –.
Ahora. El comienzo en existencia, al que se suele referir, como propio del ámbito empírico (observable en nuestro cosmos), es distinto, del referido como creación del mismo. Dado que: el primero remite a cambios en lo existente, mientras que el segundo remite a, por ejemplo, una creación ex-nihilo (o a lo menos, a una creación desde un ámbito no-empírico (para el caso: no-físico)). 
Por ultimo. Partiendo de donde parto. Respecto de, la simplicidad/inmutabilidad/incausabilidad/atemporalidad/personalidad/libre albedrio/etc. (ni que decir de dicha combinación) de Dios (o cualquier ente físico, metafísico o del ámbito fuese), tan solo sentenciare que: son absurdos lógicos que, al parecer, son del agrado de muchos (aunque, para mí, vengan siendo un síntoma inequívoco de padecer un insufrible grado de disonancia cognitiva). Y en ello: una explicación/descripción cosmogónica insuficiente (es decir: de lo necesario) e infinitamente más compleja (dadas las propiedades de Dios, aunque, insufriblemente irreconocible por sus devotos) que su alternativa (aunque, también inconsistente) científica.
Notas: (algunas pormenorizaciones)
§  https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2011/03/planteo-sobre-la-causa-primera.html
§  https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2012/01/algo-sobre-la-creacion-de.html
§  https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2012/02/ateismo-o-que.html
§  https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2012/10/conceptospretextos.html
§  https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2013/07/intencionalidad-incondicionada.html
§ 

Lo Inconcebible/incognoscible (1.1): […]
Aquello, incapaz de ser imaginado/coordenado/descripto/explicado exhaustivamente – es decir: sin acarrear, algún tipo de contradicción/incoherencia, inmerso en un ámbito de lógica no-para-consistente y donde no se apela a replanteos improcedentes –.

Causa-primera/Causa-incausada (1.1): [] (cosmogonía)

Inmersos en el ámbito de las lógicas no-para-consistentes y, sin apelar a replanteos improcedentes, una causa-incausada remite, en última instancia, a lo paradójico – símil: movimiento-inmóvil –. Obviamente, a su vez, esta justificación (causa-incausada), terminara por remitirnos al problema de toda justificación – a saber: un (CAJ) y sus ineludibles consecuencias (en general, ninguneadas o al menos, insuficientemente reconocidas) –.


Ahora, ¿qué tiene de paradójico una causa-incausada?

Analicemos un poco esa solución (arbitraria elección) cosmogónica:

Remite, en nuestro contexto cosmogónico, a una serie causal (es decir: al fundamento de todo, sea de lo físico ( pormenorización al respecto ) y/o de lo no-físico ( pormenorización al respecto ), según requiera el arbitrario modelo) y no, a una serie causal cualesquiera.

Remite, salvo apelación a replanteos improcedentes como ser, una series discretas de causas, a un arbitrario – es decir: a su específica elección como solución y a la aceptación de su específico grado antinómico (que, para el caso: entiendo, los teístas lo presumen como sin inconsistencias lógicas) – inicio de serie causal y de existencia.

En consecuencia y, a fin de cuentas, la serie causas en cuestión (es decir: cosmogónica – que, según el modelo, debería incluir a una deidad –):

§  O remite, a una causa ex-nihilo – sea ésta, generadora de una serie causal de lo físico y/o de lo no-físico (es decir: incluya o no a su deidad) – y en ello, a lo paradójico.

§  O remite, a una eterna causa-incausada – o al menos, poseedora de un pasado infinito, ya acontecido) – y en ello, a lo paradójico.

§  O remite, a entidades y modelos de grado antinómico superior (por ej.: por apelar a lógicas para-consistentes y/o replanteos improcedentes) a los anteriores (obviamente, determinando dicho grado antinómico superior, al comparar su grado antinómico, contra los de su modelo sin apelar a lógicas para-consistentes o replanteos improcedentes) – debido: en principio, a su necesaria mayor complejidad –. Como por ej.: “una causa-incausada y a la vez causada por una deidad”, “una causa ex-nihilo y a la vez causada por una deidad (esencialmente, apelando a diferenciaciones como: causación material desde la nada por un agente inmaterial {aceptable – ¿y paradójico en grado alguno, en la acepción anacrónica de los términos: material e inmaterial? –} y causación desde la nada por nada {inaceptable – parecen existir límites en la capacidad de reconocer lo absurdo como coherente –}) – lo que conlleva, incrementar la complejidad del modelo cosmogónico (nuevamente reitero que: dado, el agente causal (deidad) éste, debe necesariamente incluirse en la modelización/secuenciación) enorme/infinitamente y consecuentemente su grado de paradojicidad (es decir: el modelo en cuestión, no termina en solo: la deidad, lo hizo) –.

§  O remite, por descarte, a descripciones/explicaciones insuficientes (obviamente, para mí) – es decir: a aquellas que, consciente o inconscientemente,  eliminan o desestiman las paradojicidades antes expresadas –. Sintéticamente: remiten a un: es así y listo – es más: deja de preocuparte por nimiedades/pseudo-problemas –.

§ 

En síntesis. Sin repetirme otra vez respecto de los límites del (PRS ( pormenorización al respecto )) el inevitable (CAJ) y sus indeseables implicaciones. No considero valido, abstraerse de los, a mi entender, ineludibles pormenores (contradicciones/auto-contradicciones lógicas e inconcebibles) implícitos/explícitos, con el fin de declarar haber arribado a una solución con grado nulo de paradojicidad. Posiblemente, dicho no reconocimiento de lo paradójico, remita a que, la analogía (específica serie jerárquica), se nos presenta como coherente (edificio de justificaciones), pero su paradojicidad, no reside en ella, sino, en lo que, su insuficiencia explicativa (convirtiéndola en una no fundante analogía) oculta – a saber: reconocer, como tales, a las paradójicas alternativas antes descriptas –.

Ahora, ¿qué tiene de arbitrario, el que una serie jerárquica tenga necesariamente un primer miembro? ( pormenorización al respecto )
Este caso, es similar al anterior: no es que, en general, una serie (jerárquica o no) no pueda tener un primer miembro, es que, esta serie, pretende ser o representar (en la analogía), a una serie causal (cosmogónica) – es decir: de todo cuanto existe, incluya eso a una deidad o no (según el modelo que arbitrariamente se elija) –.
En síntesis. Considero que, no deberían igualarse sus implicaciones (necesidades, circunstancias/limitantes) a la de una serie causal cualquiera (en nuestro contexto y por su analogía: una serie causal jerárquica finita de grávidos objetos locales). En consecuencia. Como en el caso anterior: tal elección (es decir: su arbitrariedad) cosmogónica (que repito: de ser tal, debería incluir la serie causal de la deidad), implicaría un grado similar de paradojicidad, al de una causa ex-nihilo/eterna/etc. Paradojicidad que, no parece ser reconocida por sus proponentes.

El Todo (1.1): [ ] {Lo inconcebible ( pormenorización al respecto )}
Concepto ontológicamente auto-contradictorio (carecer de contorno físico) – a consecuencia de los factores limitantes del conocimiento –, que, en el ámbito empírico, nos remite a lo inabarcable. Es decir, se nos pide aceptar como convincente – en 2D, pudiendo extrapolarse a dimensionalidades superiores –, que: un perímetro, no delimita dos áreas. Que, en ocasión, de no hacerlo, te piden, que al menos, lo aceptes como una idealización convincentemodelo, que, por incurrir en un replanteo improcedente, resulta poseer insuficiente poder explicativo/descriptivo (elimina, mediante decreto de autoridad, sus limitaciones, llegando incluso, a eliminar el problema original) –. Por ejemplo, llegan a sentenciar que: puesto que, los únicos modelos de cosmos establesevolución similar al nuestro –, resultan ser aquellos en donde las condiciones de contorno son vacías (∂A=Φ) – ausencia de fronteras –, el cosmos, a pesar de presumiblemente ser finito, careció y carece de bordes físicosdimensión espacial.
Nota: tomando al todo como el cosmos, y haciendo a un lado el problema de la potestad teórica respecto de la empíria, compartiré la siguiente reflexión. No pocos, son los que afirman que: solo lo coherente – es decir: lo no-contradictorio (al menos, en lógicas no-para-consistentes y/o replanteos improcedentes) –, puede existir. En cuyo caso, me pregunto: si, tan solo lo coherente – es decir: lo no-contradictorio (inmersos en lógicas no-para-consistentes y/o sin apelar a replanteos improcedentes) – puede existir, ¿cómo – explicación coherente –, es que existe el cosmos? Bien. Si aceptamos, inmersos necesariamente en el ámbito de un tiempo cronológico (es decir: remite a un origen en el tiempo (secuenciación inevitable)) – a mi entender, de forma coherente – que:
§  una regresión infinita/causa in-causada (es decir: sin causa primera eficiente), no resulta ser una justificación epistémica valida/satisfactoria – debido al: problema de un pasado infinito (auto-contradicción lógica: “un inacabable, acabado y, aun así, sin principio”) –. Opción ésta que, remite: o una eternidad o una intemporalidad (básicamente, a teorías B del tiempo– sea: respecto del todo/cosmos/deidad (eterna/atemporal/intemporal)/etc. –.
§  una creación ex-nihilo (es decir: con causa primera eficiente), no resulta ser una justificación epistémica valida/satisfactoria – debido al: problema de una creación ex-nihilo (auto-contradicción analítica: “una nada (lo no-algo), productora (de lo algo) y no-productora (de lo algo) a la vez, y también, “una nada (lo no-algo), que es algo (lo algo) y no-algo (lo no-algo) a la vez”) –.
§  una causa sui (es decir: una auto-causa primera eficiente), no resulta ser una justificación epistémica valida/satisfactoria – debido al: problema de ser causa inicial de sí mismo (auto-contradicción lógica: “una auto-causación primera”), existencia alcanzada exclusivamente, a través de la propia (específica) inexistencia –.
§ 
Deberíamos concluir que: nos es imposible, construir una explicación cosmogónica coherente – claro esta: inmersos en lógicas no-para-consistentes y sin apelar a redefiniciones improcedentes de términos –. Conclusión que, a lo menos, problematizaría la afirmación de que: solo lo coherente – a lo menos, lo no-contradictorio –, puede existir.
Y, considero que, debería aclarar, el por qué, solo emplee el término explicación en lugar de explicación/descripción-definición en mi reflexión anterior. Si bien, toda explicación remite a alguna descripción-definición. Que, una específica explicación, contenga contradicción/es, no implica necesariamente, que su descripción-definición también la/s contenga/s. A menos que, entre su descripción-definición, se encuentre implícita o explícita dicha explicación. A saber, en nuestro caso: si como característica esencial del cosmosdescripción-definición –, tomamos a su cosmogonía (especifica)/su origen (inespecífica), en tal caso, su descripción-definición contiene contradicción/es. En caso contrario, solo su explicación la/s contiene – lo cual, no problematizaría la afirmación propuesta –. Es decir, una cosa es que algo, actualmente blanco y no-blanco – su descripción-definición – pueda existir, y otra, es que algo que contenga contradicción/es solo en su explicación pueda existir.
Nota: entonces, ¿un objeto descripto por un concepto ontológicamente auto-contradictorio puede bordear/limitar (dimensionalmente hablando) con otro?

Singularidad de un hecho o cosa, apuntando a sus detalles específicos – los sentidos conocen la singularidad –.
Ejemplo: La célula, es compuesta por una serie de partes como ser: un núcleo… Existen de dos tipos: procariotas y eucariotas y de diversos tamaños…
Definición:
Características generales del concepto, que permiten comprender el conjunto total – la mente accede a la universalidad –.
Ejemplo: La célula, es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo. Constituye el organismo más pequeño que puede denominarse como ser vivo…
Toda definición debe cumplir con los siguientes principios:
§  Principio de claridad.
§  Principio de no circularidad.
§  Principio de no negatividad.
§  Principio de definición por género próximo.
Proposiciones aclaro-oscurecedoras: (PA-O)
Excluyendo lógicas para-consistentes y redefiniciones improcedentes de términosproposiciones absurdas.
§  El Todo, es algo, que bordea consigo mismo.
§  El Todo, carece de contornos.
§  La Nada, bordea al Todo.
§  El Todo, a pesar de tener un tamaño, no tiene forma; o, a pesar de tener forma, no tiene tamaño.
§  
PD: luego, están los que, livianamente te piden aceptar como explicación racional, aquello, que seguidamente reconocen es una idealización (representación gráfica dimensionalmente insuficientedel problema en cuestión (inexistencia de un tiempo cronológico inicialno es, que sea inútil preguntarse que causo el BB – que lo precedió {preBB} –, sino, que es un sinsentido). Idealización que,convenientemente elimina las características problemáticas a resolver – y por alguna razón, no la vuelve improcedente –.
Bien. Si asumimos que: el racionalismo (solo el conocimiento racional es válido® la racionalidad (inseguro conocimiento convincente y circunstancialmente consistente® el razonamiento (estructura de transporte de la confianza® circularidad intrínseca (verificación circular® problema de la potestad teórica respecto de la empíria (límites de los predicables). Es decir: depende de lo que uses, lo que concluyes y su grado de convencimiento. Entonces: ¿resulta racional la afirmación: el Todo, carece de contorno? Pues, como mínimo opinaría que: tal conocimiento, se auto-excluye de nuestra empíria, de nuestras representaciones gráficas e incluso de nuestra imaginación – favor de no apelar a idealizaciones insuficientes, que eliminan subrepticiamente las características problemáticas (hombre de paja) a resolver –.
Es decir, incluso si apelamos a idealizaciones como Planilandia – idealización, puesto que, no somos capaces de concebir exacta o precisamente objetos con dimensionalidad espacial ortogonalmente dispuestas entre sí,diferente a tres (o que superen una prueba de dimensionalidad espacial profunda) –, y de alguna paradójica forma, fuésemos capaces de concebirlos exacta o precisamente tales objetos – dos dimensiones espaciales –, permanecería la insuficiencia de la idealización  y consecuentemente, lo haría el problema en cuestión – puesto que, tan solo, se trasladaría a una dimensión espacial ortogonalmente dispuesta a las anteriores extra –. Es decir: tan solo movimos el listón – como también lo hacen, aquellos que proponen un necesario causador pre-BB, respecto del cual, te piden no preguntar respecto de su cronología, dada su arbitraria y conveniente definición de propiedades (es decir: apelan a un CAJ) –.

La Nada (1.1): ( ) {Lo inconcebible ( pormenorización al respecto )}
Concepto ontológicamente auto-contradictorio (es decir: ser lo no-algo {ámbito universal} lo algo {ámbito singular}, al mismo tiempo [N+]) que, alude a lo inexistente {ámbito universal} aunque, su presunta representación/concepción/uso, remite necesariamente a lo existente (sea, por ser referenciado como: previo a la existencia de lo algo {ámbito particular/singular} – es decir: un estadio trascendente – o limitándolo – es decir: contextualizándolo –). En última instancia, su auto-contradicción, remite indefectiblemente a los (FLC ( pormenorización al respecto ): factores limitantes del conocimiento). Es decir. En cualquier caso, inconcebibles/incognoscibles como el concepto de nada-filosóficacompleta ausencia de lo algo/inexistencia de lo algo {ámbito universal} – que, en ocasiones, suele confundirse con ausencia de un específico algo {ámbito particular/singular} por ej.: el cero de algo –.
O podríamos, tan solo reducirlo a cierto grado de disonancia cognitiva/elucubración teológica-cristiana, respecto del uso del concepto de nada-filosóficacreación/participación desde lo inmaterial ( pormenorización al respecto )/espíritu puro ( pormenorización al respecto ) de lo material ( pormenorización al respecto )Dado que, inmersos en el ámbito anacrónico de los conceptos de material e inmaterial – básicamente: sustancias diferentes –, lo material no debería salir de lo inmaterial/espiritual puro – por ej.: Dios – y sin embargo, en la teología cristiana, lo material, fue creado/participado por Dios. En consecuencia, debió salir de algo: sea de Dios, de  la nada o de algún otro sin sentido afín al modelo. Es decir. ¿Siendo Dios, espíritu puro, de donde {siendo Dios, todo cuanto existía/existe}, como {sin un proceso [OS]} y mejor no sigo, salió lo material? {¿será que, lo inmaterial/espiritual puro contiene, en potencia, a lo material? o simplemente: dada su perfección, pureza, simpleza, maravillosidad, bondad, etc. – ¿los por qué? –, Dios puede hacerlo – pero, ¿el cómo y de dónde? –. Cierto. En ocasiones, las disonancias cognitivas campan a sus anchas y nosotros ni enterados}. En resumidas cuentas. Lo anterior, debería poner de manifiesto cierto grado antinómico en la teología cristiana. Aunque, obviamente no lo hace. Lo siento. Al parecer, los milagros no son lo mío.
O podríamos, tan solo reducirlo a cierto grado de elucubración científicalo no-algo-científico. Que, inmersos en un boceto minimalista, vendría siendo: aquello absolutamente carente de características {afirmación auto-contradictoria, tan solo, por encontrarnos en el ámbito de lo relativo} que, de alguna no auto-contradictoria forma, posee las características deno necesitar explicación causalno necesitar lidiar con el consecuente problema de un pasado infinitoexistir metafísicamente (ser trascendental), carecer de fronteras {un perímetro, que no delimite dos áreas} y crear – a pesar de no poseer, en sí misma, dicha característica –: lo físico. Algo muy parecido a un ser necesario, ¿verdad? ¿Pero, será como Dios?

§  Entonces, ¿qué oscuras intenciones perseguirán esos físicos teóricos trasnochados, al emplear el término nada, a sabiendas de estarse refiriendo a un específico falso vacío/específico vacío cuántico/específicas entidades físico-matemáticas de la teoría cuántica de campos denominadas: instantones/específica entidad físico-matemática futura de la teoría supercalifragilisticoespialidosa/etc.?

§  Si un específico falso vacío/específico vacío cuántico/específicas entidad físico-matemáticas de la teoría cuántica de campos denominadas: instantones/específica entidad físico-matemática futura de la teoría supercalifragilisticoespialidosa, deviene siendo un algo, ¿cuál sería la “razón-científica” de presentarla como la nada? Máxime, si tan solo, ante un epistemólogo o alguien que esgrima el contra-argumento: esa “nada-científica”, deviene siendo diferente de la nada. Intenten refugiarse en que: la nada – concepto auto-contradictorio –, resulta ser inexistente – presunción que al parecer, no reconocen, como auto-excluida del ámbito empírico –. Como si, dicha presunción, los eximiera de su deshonestidad o resolviese el problema cosmogónico – deshonestidad que, al menos, algunos físicos teóricos trasnochados como por ej.: Lawrence KraussAlexander VilenkinStephen Hawking {aunque, solo hasta que nuevamente cambien de idea, a pesar de lo cual, probablemente continuaran tratando a quienes contradigan o pongan en duda tal idea, con similar desdén} repiten –.

§  En cualquier caso, lo algo – “nada-científica”–, al igual que la nada, acarrea problemas cosmogónicos. A saber: el problema de un pasado infinito o una creación ex-nihilo, y el problema de fronteras inexistentes – que ciertos físicos teóricos trasnochados pretenden que asumamos como necesaria u obviamente inexistentes –.

§  De surgir a/darse la existenciala nada, ¿acaso no dejaría de serlo? Era la nada y ahora es lo algo u otra-nada?

§  Dirigido a todos esos físicos teóricos trasnochados – y más especialmente a sus fans –: al pan, pan y al vino, ¿nada? – mejor, llamar a las cosas por su nombre, ¿no creen?, perdón ¿no saben? –.

§  Básicamente. Nos remitimos a la nada, en ocasión, de necesitar describir una cadena causal hasta sus últimas consecuencias – un hoy, sin un ayer –. Es decir, meternos a sabiendas en una aporía – factor limitante del conocimiento –. Pues, toda fundamentación – sea o no epistémica –, remite en última instancia a un corte arbitrario de la fundamentación – y en ello, a una violación del principio de razón suficiente (recordemos que, éste principio, nos remite al determinismo procedimental, y en ello, a una secuenciación de justificaciones que, para el caso, debería ser inacabable. Misma que, truncamos, apelando a un acto temerario de fe (corte arbitrario de la justificación/fundamentación)) –.

§  En cuántica de campos, se denomina vacío cuántico/estado de vacío – que no la nada –, al estado cuántico promedio de menor energía posible (estado fundamental del campo) – en general: se presume, la completa ausencia partículas físicas observables (aunque, se presume a dicho campo, desbordante de partículas virtuales del campo) –.

Nota: el vacío cuántico, sólo admite la anulación del valor medio de los campos, su desviación cuadrática media permanece siempre distinta de cero – o nos cargaríamos las relaciones de incertidumbre de Heisenberg –. Además, la cosa se complica aún más, puesto que, por modelo, no nos es posible asilar por completo una región de espacio, eliminando todos los campos. Puesto que, las partículas cuánticas se hallan deslocalizadas – también por modelo –, en consecuencia, resulta imposible eliminar por completo la probabilidad de que existan en dicha región del espacio. Recordemos también que: la cuántica de campos, sólo se ocupa de variaciones de energía – es decir: la diferencia de un valor con respecto a otro cualquiera que tomamos de referencia –.

En consecuencia: podemos añadir cualquier cantidad constante a la densidad de energía que hayamos definido sin alterar las predicciones teóricas respecto de cualquier magnitud medible. Aprovechándonos de esta ventaja, poseemos completa libertad de redefinir la densidad de energía – y apartar de la vista, el absurdo teórico, de que ésta sea infinita –, del vacío cuántico, restándole una cantidad constante igual a la energía del punto cero. Con ello conseguimos que la energía del vacío cuántico sea finalmente nula – a excepción de las fluctuaciones cuánticas –.

Nota: tampoco, deberíamos olvidar a su mal uso en el ámbito teísta. Dado que, a mi entender actual, con la intención de evitar esa misma aporía en su modelo cosmogónico, se pretende distinguir entre: “creación desde la nada por nada” y “creación desde la nada y por algo supra-cósmico (por ej.: una deidad)”. De tal forma que: su deidad, si puede crear algo desde la nada – es decir, lo de siempre: depende de, lo que abuses, lo que confundes (su modelo, tiene coronita) –. La nada, para “algunos (por ej.: dioses)”, parece ser algo más que sí misma – otra que: nada afortunada –. Incluso, llegan a afirmar {¿revisionismo histórico, con la intención de no caer en la falacia/paralogismo del equivoco?} que: Dios, no crea a partir de la nada, sino que, no crea a partir de algo preexistente.

A sabiendas de estarme repitiendo. El concepto de crear, en este contexto, nos remite a un proceso (aunque, muy específico, como por ej.: el de una causa primera/causa incausada ( pormenorización al respecto )): algo, que no existiendo luego – es decir: a razón de otro algo o instancia del mismo – existe (es decir: es observable – obviamente, en la realidad –). Ahora. Dicho proceso, como toda justificación epistémica, nos remite (sin apelar a lógica para-consistentes o replanteos improcedentes) a: un corte arbitración en la justificación. Y en ello: a cierto grado antinómico ineludible en el modelo (cosmogónico u origen de ese algo).

Bien. Haciendo a un lado, el sin sentido (sin apelar a lógica para-consistentes o replanteos improcedentes) de la creatio ex-nihilo. ¿A poco, crear (precisándose que: no se crea a partir de algo preexistente), no implica, crear a partir de algo no-preexistente/nada preexistente (sin apelar a lógica para-consistentes o replanteos improcedentes)? Es decir: crear, a partir de la nada {¿las misteriosas recurrencias de un sin sentido?}. Olvídenlo, tan solo, apelan a otro replanteo improcedente y ni mella. Como por ej.: perjuran que, en forma alguna es un cambio – de algo, por ejemplo Dios –. O sea: no seria que se parte de lo algo pero tampoco es partiendo de lo no-algo {ámbito universal} (la nada). No importa. Para ellos, tiene todo el sentido del mundo. Tan solo, con denominar a dicho divino proceso creativo {si, sarcasmo} como producción perfecta/absoluta/pura de Dios y todo subsanado, empaquetado y listo para auto-convencerse de lo coherente que son. Recordemos. Él, todo lo puede – bueno, casi, sus poderes solo limitan con la lógica bivalente {¿lo abstracto, más poderoso que Dios?} –. A saber. Él, puede comunicar – por ej.: crear {comunicar el ser y crear desde lo no-algo (que, de alguna no-paradójica forma, no es nada), para ellos, es como coser y cantar (es que, recordemos: la falacia/paralogismo del equivoco y la coherencia, solo en ocasiones les limitan)} – instantáneamente y partiendo de nada preexistente – sin tener ello, relación alguna con la nada ni implicar incoherencia alguna – tan solo, con denominar/re-denominar a dicho divino proceso comunicativo/creativo {si, sarcasmo} como: radical {supuran coherencia a mas no poder, ¿verdad?}. Y bue…

§  Nota: ya lo he expresado varias veces antes, pero: la nada, no es el cero {ámbito particular/singular} – un número (matemática) –. El cero, es algo (por ej.: un número entero par). Y, particularmente, restar una cantidad (x) de algo (y) – positivo – a una cantidad (x) de algo (y) – positivo –, no da como resultado la nada – {¿creando nadas?}, da como resultado – en una operación aritmético elemental sustracción – el cero de (y) {ámbito particular/singular}.

Lo de, precisar su carácter positivo, deriva de sin sentidos como: energía negativa.

§  Entonces, ¿un objeto descripto por un concepto ontológicamente auto-contradictorio puede ser bordeado/limitado (dimensionalmente hablando) por otro?

§  

Espíritu puro: básicamente, en el contexto teológico cristiano, aquello no-coordenable (espacial/temporal), no-dinámico, etc. – en síntesis, para el caso: no-material –, capaz de, entre otras muchas cosas, crear/participar lo material {cualquier relación con lo paradójico, es mera propaganda mal intencionada, ¿verdad?}.

[OS]: es una obviedad, pero según mi experiencia, hay que expresarlo. La creación, implica una secuenciación/proceso – por más que, los teólogos, pretendan caracterizar a su dios {¿arrogancia sobre-divina?} como: no-coordenable (espacial/temporal)no-dinámico, etc. y, pretender con ello, evitar cierto grado de paradojicidad en su modelo {de alegato especial, nada ¿verdad?} –. 

Aclaración, a mi entender innecesaria: intentando aclarar lo, presumiblemente intencionalmente, oscurecido por otros (obviamente, sin apelar a lógicas para-consistentes y/o replanteos improcedentes): {innecesario a mi entender pero, a la vista de las presuntas críticas a mi definición, las repito en forma ligeramente diferente}

§  Concepto ontológicamente auto-contradictorio (es decir: ser lo no-algo {ámbito universal} y lo algo {ámbito singular}, al mismo tiempo [N+]) que, alude a lo inexistente {ámbito universal} aunque, su presunta representación/concepción/uso, remite necesariamente a lo existente (sea, por ser referenciado como: previo a la existencia de lo algo {ámbito particular/singular} – es decir: un estadio trascendente – o limitándolo – es decir: contextualizándolo –).

§  La nada, pertenece exclusivamente al {ámbito universal}.

§  Lo no-algo – por ej.: una ausencia – pertenece circunstancialmente: o al {ámbito universal} – por ej.: la nada (filosófica) – o al {ámbito particular/singular} – por ej.: el cero de algo/muerte de Hitler,Adolf (alemán, 20/04/1889-30/04/1945) –.

§  La nada, resulta equivalente a lo no-algo {ámbito universal}.

§  Que algo, surja/se cree de lo no-algo {ámbito universal}, es equivalente a que algo surja/se cree de la nada.

§  Que algo, surja/se cree sin causas, es equivalente a una causa-incausada ( pormenorización al respecto ).

§  El que, se considere a la nada como algo (es decir: a la nada como un sustantivo), no viene siendo un síntoma de desconocimiento filosófico – por ej.: de los, innecesarios dada su irrelevancia, ríos de tinta que se han escrito y vendido como genialidades respecto éste y otros anacronismos (como por ej.: el ser ( pormenorización al respecto )el ente ( pormenorización al respecto ) lo ontológico ( pormenorización al respecto )) – sino, un síntoma de minimalismo argumental (es decir: un intento de dejar evitar a los vende humo y adoradores de lo innecesaria-irrelevantemente complejo). Dado que, metodológicamente hablando, en dicho concepto:

     ·         o se hace referencia a: un auto-contradictorio (al ser lo no-algo-algo) y necesariamente coordenado (al ser algo contextuado) estadio previo de la existencia de algo – en consecuencia, a un específico proceso creativo y a una específica coordenada espacio-temporal (en su acepción cronológica) (implícita o explícitamente) donde dicho proceso se da –.

      ·         o se hace referencia a: la auto-contradictoria (al ser lo no-algo-algo) y necesariamente coordenada (al ser algo contextuado) completa ausencia de algo {ámbito universal} – en consecuencia, a una específica coordenada espacio-temporal (en su acepción cronológica) (implícita o explícitamente) donde dicha ausencia se da –. A sabiendas de que: los trasnochados de siempre, pretenderán ningunear su necesidad de coordenadas espacio-temporales, asumiendo que dichas coordenadas no son manifiestas/explicitas. Como si, su misma definición no las implicase. En su lugar, pretenden que aceptes que: por alguna no-paradójica razón, tal negación de todo cuanto existe (es decir: la nada), puede limitar a algo sin ser por ello también algo/existente y necesariamente coordenable espacio-temporalmente (en su acepción cronológica) – implícita o explícitamente – o puede ser algo previo a otro algo (es decir: en un proceso/secuencia causal/correlacional), sin ser por ello también algo/existente y necesariamente coordenable espacio-temporalmente (en su acepción cronológica) – implícita o explícitamente –.

     ·         o se hace referencia a que: de la nada, nada sale. Desestimando, injustificadamente a mi entender que, tal afirmación (respecto de la nada y de su, no menos paradójica, capacidad creativa), se auto-excluye de la empíria y no ha sido probada la potestad teórica respecto de la empíria. Con solo apelar a la (CIU ( pormenorización al respecto ))/(CRGU ( pormenorización al respecto )), tal afirmación queda ineludiblemente problematizada.

     ·         o se hace referencia a que: siendo la nada lo inexistente, nunca dejara de serlo. Desestimando, injustificadamente a mi entender que, tal afirmación (respecto de la nada y de su, no menos paradójica, capacidad transformativa), se auto-excluye de la empíria y no ha sido probada la potestad teórica respecto de la empíria. Con solo apelar a la (CIU)/(CRGU), tal afirmación queda ineludiblemente problematizada.

     ·         

§  

[N+]: Recordemos que, este concepto, suele referenciar, en el ámbito cosmogónico, a un previo estadio causal a la creación/existencia de algo – aunque, no pocos trasnochados pretendan evitar el absurdo (es decir: la necesaria pre-existencia, aunque no reconocida como tal {¿disonancia cognitiva?}, de una nada-coordenada y creadora) con justificaciones como: “la creación es a partir de lo no-algo {ámbito universal}”, “lo inexistente jamás deja de serlo”, “la creación es a partir de la nada pero por algo {ámbito singular}”, etc.; como si, tales justificaciones no fuesen a su vez insuficientes/absurdas/asociaciones gratuitas/alegatos especiales –. Casi como, si por negar algo {ámbito universal}, lo transporta no-paradójicamente – es decir: in-causal/in-correlacionadamente – al ámbito de lo absoluto ( pormenorización al respecto ) – ni tan siquiera al de lo objetivo ( pormenorización al respecto ) – en lugar de permanecer en el ámbito de lo relativo, desde donde pretenden describirlo/explicarlo en forma precisa, clara y completamente consistente.

Entonces, ¿siendo, la creación ex-nihilo una contradicción – falsedad (al menos en lógica bivalente) –, ésta, resultaría ser: un suceso físico imposible?

§  Básicamente, nos estamos preguntando si: ¿x = y? – siendo (x: lo contradictorio) e (y: característicasempíricas o teóricasde lo existente) –. Por lo tanto, dependiendo del grado de adecuación entre (x) e (y) – respecto de un específico sistema axiomático (arbitrariamente elegido y verificado) –, se derivará su valor de verdad.
§  La empíria (1.1), remite exclusivamente a transformaciones de lo algo.
§  Lo existente (1.1)/inexistente (1.1) – restringido obviamente a lo percibible –, remite exclusivamente a la empíria.
§  La nada (1.1), remite a lo inexistente – aunque pretendiendo ser una singular clase de inexistencia (sea por ser: previo a la existencia de lo algoestadio trascendente –, o limitándolo – contextualización –) –. Y, por ende: se auto-excluye de la empíria.
§  La lógica (1.1), filosóficamente hablando, remite a nuestra específica forma de conocerpensamiento, y en ello, a nuestros factores limitantes del conocimiento –. Además, metodológicamente hablando, remite a la forma correcta de inferir – sistemas formales –.
ü  Un juicio (singular), no permite inferir un juicio (universal).
ü  Varios juicios (singulares), no permiten inferir un juicio (universal).
ü  Lo que sucede – hecho físico –, no permite inferir lo que forzosamente sucederá.
ü  Las relaciones en que consiste un suceso físico, no permiten inferir la invariabilidad de las relaciones en que consiste una ley que pretenda modelar dicho suceso físico.
ü  Las lógicas para-consistentes – es decir: tolerantes a las inconsistencias –, aceptan el principio de no contradicción aunque en forma atenuada – y rechazan el principio del tercero excluido.
§  La física (1.1), deviene siendo un modelo explicativo – constituido por modelos: físicos, matemáticos, lógicos (clásica y no-clásica {cuántica}), etc. – de sucesos físicoslo percibible –. En forma alguna: un conocimiento seguro, ubicuo y atemporal. Es decir: la necesariedad, queda restringida exclusivamente al ámbito teórico – puesto que, mínimamente: adolezco de experiencias respecto de objetos universales –.
§  Lo contradictorio (1.1): – y en ello lo auto-contradictorio (en algún sistema lógico no-paraconsistente): falso –, remite exclusivamente al sistema lógicoámbito teórico – en donde así se lo derive. Es más. La afirmación: “lo contradictorio, no puede existir”, incurre, al menos, en un error de ámbito, puesto que, la necesariedad de una proposición contradictoria, no se extiende a la empíriala teorética, no reviste necesaria potestad respecto de la empíria –.
§  Lo auto-contradictorio (1.1): (pormenorización en un sistema lógico consistente)
Proposición necesariamente falsa. Una proposición, resulta ser necesariamente falsa, cuando es la negación de una verdad analítica. Puesto que, las verdades analíticas, pueden ser: simplemente analíticasexplícitas o implícitas – o tautológicas, sus negaciones se clasifican de modo parecido. A saber: auto-contradicciones analíticas, que lo son, a razón de su significado – “éste soltero, es casado” –, y auto-contradicciones lógicas, que lo son, a razón su forma lógica – “el gato, está vivo y muerto (no-vivo) a la vez” –.
Comete auto-contradicción (P¬P), quien acepte unas premisas y rechace la conclusión válidamente deducida de ellas, o bien, quien acepte premisas que implican una contradicción.
De una proposición auto-contradictoria, puede deducirse válidamente cualquier proposición – transformándose en un principio de explosión lógico –, pero en forma alguna, tal deducción valida, garantiza que una conclusión sea verdadera.

En consecuencia. Una creación ex-nihilo (¿nada intencionada?) – es decir: transformación/creación/cambio a partir de la nada (lo inexistente) en lo algo (lo existente) –, resultaría ser auto-contradictoriaexclusivamente en el ámbito teórico y solamente en aquellos sistemas lógicos en donde así se la derive. Por ej.: si son parte de un sistema lógico las proposiciones: lo inexistente, no torna a la existencia desde la nada”, todo cuanto existe, comenzó a existir a partir de algo” y “el cosmos, es producto de una creación ex-nihilo; la terna de proposiciones, constituyen una contradicción de dicho sistema lógico. Finalmente. Ante la pregunta, ¿es posible la creación ex-nihilo?, respondería: no lo sé – [I] –.

[I]: idéntica respuesta, daría a la pregunta, ¿es posible un pasado infinito? Puesto que, como en el caso anterior, resultaría ser éste un conocimiento que se auto-excluye del ámbito empírico – a lo mucho, podemos dar cuenta, de pasados finitos –, y también, como en el caso anterior, resultaría ser auto-contradictoria, exclusivamente en el ámbito teórico y solamente en aquellos sistemas lógicos en donde así se la derive. Por ej.: si son parte de un sistema lógico las proposiciones: lo infinito, remite a lo inconcretable/inacabable”, lo inconcretable, resulta ser inexistente” y “el cosmos, posee un concretado pasado infinito; la terna de proposiciones, constituyen una contradicción de dicho sistema lógico.

Nota: adjunto a las anteriores limitaciones, si tomamos, lo que por racional se entiende comúnmente, ninguna, de las pseudo-soluciones anteriores, resulta ser racional.

Lo Adimensional (1.1): (X] {Lo inconcebible ( pormenorización al respecto )}
Concepto ontológicamente auto-contradictorio (ser un contenido sin contenedor, al mismo tiempo) – a consecuencia de los factores limitantes del conocimiento –. Confusión ésta, indefectiblemente provocada por: teóricos trasnochados infecciosos.

Lo Infinitesimal (1.1): [Xx.] {Lo inconcebible ( pormenorización al respecto )}
Remite a: un infinito potencial – es decir: a un proceso inacabable (por ej.: radio, siempre superior a cero) y, en esencia, restringido a lo abstracto –. Si bien, nos remite a un algo/objeto que no debiera confundirse con una de sus instanciaciones (pues, implicaría una contradicción, por convertirse en: un inacabable, acabado), podría ser coordenado (espacialmente delimitado). Entiéndaseme. Dicha instanciación (delimitación), no vendría siendo, dicho algo/objeto, sino una errónea instanciación del mismo – es decir: una errónea aproximación –. Y en ello, a aquello que: no puede ser imaginado/coordenado exhaustivamente – es decir: sin acarrear, algún grado antinómico y/o deficiencia explicativa/descriptiva, inmerso en un ámbito de lógica no-para-consistente –.
En síntesis: remite a un proceso declarado inacabable y, en ello, a algo/objeto inconcebible.

El Infinito (1.1): (¥{Lo inconcebible ( pormenorización al respecto )}
Símbolo, que no representa una específica cantidad – propiamente numérica – de su unidad. En su lugar, representa lo inalcanzable (inconmensurable)En su lugar, representa lo inalcanzable (inconmensurable). Y particularmente, en teoría de conjuntos (pos Cantor), representa un número transfinitopropiamente un conjunto inductivo – considerado, como mayor a cualquier número de su conjunto de pertenencia. Pretendiendo, equivocadamente/subrepticiamente, igualar (asumir una identidad/unicidad) ambas acepciones del concepto (es decir: entre número transfinito e infinitoefecto confusión Cantoriana –).
§  Infinito actual: cantidad infinita completa (concretada) – o infinito propio de Cantor (número transfinito)–.
§  Infinito potencial: sucesión interminable que converge a cierto límite – o infinito impropio de Cantor –.
Nota: ahora, por qué razón, ser – al mismo tiempo – un conjunto ordenado completo – acabado – eincompletable – es decir: sin un último elemento –, ¿no resulta contradictorio?

Supertarea (1.1):
Los poderosos filósofos, super-dominan el infinito. En parte, definiendo una supertarea como: una secuencia de operaciones infinita pero numerable que se producen secuencialmente dentro de un intervalo de tiempo finito.

Hipertarea (1.1):
Los poderosos filósofos, llegan incluso a ultra-dominar al infinito. En parte, definiendo una hipertarea como: una secuencia de operaciones infinita pero no-numerable que se producen secuencialmente dentro de un intervalo de tiempo finito. Una hipertarea que incluye una operación para cada número ordinal se llama ultratarea. La trasnoches, parece no tener limite ni en los ámbitos.

Entonces, ¿será que algún infinito actualexiste? y ¿será incluso experimentable?
Como siempre. Básicamente, nos estamos preguntando si: ¿x = y? – siendo (x: cualquier infinito actual) e (y:características – empíricas o teóricas – de lo existente) –. Por lo tanto, dependiendo del grado de adecuación entre (x) e (y) – respecto de un específico sistema axiomático (arbitrariamente elegido y verificado) –, se derivará su valor de verdad.
Bien. Hasta donde he podido reflexionar. Lo infinito – inespecífico proceso inacabable, que remite a: unainespecífica cuasi-potencialidadpor ser ésta inalcanzable y en consecuencia a un objeto empíricamente incontrastable (por inconcretable) –, obviamente se autoexcluye del ámbito empírico – puesto que: en cada estadio del específico proceso, dicho objeto físico, será finito –. A menos claro, que consideréis coherente, el que un objeto físico – e incluso matemático – posea específicas características contradictorias – en nuestro caso: la de ser un específico proceso inacabableactualmente acabado.
Nota: aunque. Debería revisar las publicaciones científicas a este respecto. Uno no debe subestimar, lacapacidad de elucubración, de algunos físicos teóricos/matemáticos trasnochados. Esperen. Increíble, lo han publicado y hace rato. Aunque, “lo veo, pero no lo creo”: dijo el trasnochado Georg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor.

Ergo, todo proceso inacabable, deberá ser restringido exclusivamente al ámbito abstracto. Siendo, segúnconvención vigenteespecíficamente identificado – y, en consecuencia: no algo concretado –, a suespecífica representación simbólica, según las específicas características de su tendencia.
Nota: por las dudas y a consecuencia del anterior análisis. Tampoco concuerdo, con la concreción de procesos inacabables – infinito actual –, en el ámbito matemático.
Finalmente. Respecto de cualquier objeto físico, solo nos es posible físicamente aplicar/constituir:específicos procesos acabables. Debido a que: ineludiblemente, alcanzaremos su específica condición de corte – misma que, esencialmente estará supeditada a: leyes y constantes físicaslimitaciones tecnológicas y temporales –. Aunque, haciendo a un lado, el aparente poder hipnótico, que algunos físicos teóricos/matemáticos trasnochados parecieran poseer – dado el grado de convencimiento logrado entre paresadoradores (en buen número: autoproclamados conocedores de la ciencia), respecto de sus elucubraciones–, no me resultaría extraño, que tales prodigios pudiesen físicamente aplicar/constituir un específico proceso inacabable respecto de un especifico objeto físico.

Entonces, – haciendo a un lado, el que (1/3 y 0,3) sean diferentes formas de representar simbólicamente (expresar) un mismo número – ¿(0,3), es un específico número racional periódico y/o una específica tendencia inacabable? ¿Poseer una específica expresión decimal infinita, viene a denotar una específica tendencia inacabable (es decir: una específica posición inalcanzable) – distancia desde el origen de coordenadas – de la recta real acabada? ¿Qué semejanza tendrá lo anterior con el infinito?
§  (0,3): resulta ser un específico número decimal.
§  (1/3): resulta ser una específica ecuación aritmética elemental cuyo valor aritmético (resultante), es representado (no exhaustivamente) por (0,3). En tal contexto (1/3), posee un específico valor aritmético infinitesimal, que deviene siendo una específica tendencia inacabable.
§  (0,3): resulta no ser un específico número racional periódico en el sentido, en que: no es un número exacto (específico) y en ello, exhaustiva y singularmente coordenable –, sino una específica tendencia inacabable más precisamente: converge indefinidamente, en un específico intervalo cerrado de posiciones de la recta real acabada –.
§  (1/¥): resulta ser la representación simbólica de una específica tendencia inacabable, en el contexto del cálculo infinitesimalsucesión o función – que, analizada en dicho contexto, muestra una específica e inacabable convergencia hacia (0) – siendo, un número exacto (específico) y en ello, exhaustiva y singularmente coordenable .
§  Obviamente, infinito inespecífico proceso inacabable –, no converge, ni tan siquiera a un específico intervalo cerrado de posiciones de la recta real acabada, como si lo hace (0,3) – aunque, como he mencionado, en forma perpetuamente inexacta –.
§  Entonces, ¿aleft-0, es una específica cantidad – propiamente numérica –? ¿Será que el infinito/aleft-0/aleft-1/etc., par o impar?
§ 

Entonces, ¿será la energía del cosmosinfinita?
§  Una magnitud física observable – aclaración realizada debido a ciertas elucubraciones de matemáticos yfísicos teóricos trasnochados, y a la necesidad/contingencia, de tomar al espacio como un continuo(contenedor ultimo) {resolución infinita: símil conjunto denso} –, no puede sufrir una variación infinita. En consecuencia, tal magnitud física resulta inconmensurable.
§  Lo infinito – inespecífico proceso inacabable (inconcretable–, se autoexcluye del ámbito empírico; siendo éste, esencial en ciencia.
§  En conclusión: solo si, entendemos lo infinito como un proceso inacabado – y no, una específica cantidad(propiamente numéricamensurable –, aceptaría – acto de fe mediante (especifica teleología cósmica:que tiende y tendera inacabablemente a incrementarse) –, que en un objeto físico – por ej.: el cosmos –, pudiese usarse la abstracción de 2do nivel/orden ( pormenorización al respecto )energía total infinita (actualmente, no son pocos, los que proponen que ésta sea: un preciso – ¿empíricamente contrastado? – cero). Concepción de energía, tanto una energía infinita como una energía cero, que a mi entender actual, resultan incongruentes con elámbito físico.
Nota: un cosmos, que por alguna elucubración de algún teórico trasnochado fuese actualmente infinito en extensión – ¿un infinito actual (es decir: acabado) empírico? –, debería: o poseer longitudes espaciales representadas por específicas cantidades – propiamente numérica –, o ser un infinito potencial – es decir:inacabado –, o ser la elucubración de algún físico/matemático trasnochado, que intenta, para variar, un nuevoreplanteo improcedente.
Según mi experiencia, son mayoría, los que, en el ámbito empírico – por ej.: cosmogonías –, parecen concebir a lo infinito como algo empíricamente acabado – confundiéndolo, a mi entender, con un límite matemático–.

Tautologías, contradicciones y contingencias (1.1):
¿Las tautologías, son veraces con independencia de las reglas y axiomas que se empleen?
Pues, no coincido. Los valores de verdad (ej.: verdadero, falso, indecidible – sin principio de no contradicción ni 3ero excluido –, etc.), las formas lógicas válidas (estructuras de transporte) y el resto de componentes de los sistemas lógicos (procedimentalmente hablando: de cualquiera), son impuestos por el sistema lógico en donde se las derive.
En su caso, las funciones booleanas (producto lógicosuma lógicasuma lógica negada, etc.) necesarias para establecer los valores de verdad de la formula bien formada en cuestión. Obviamente, no me estoy refiriendo a la acepción retórica del término.
§  Tautología (lógica):
Fórmula bien formada de un sistema de lógica proposicional que resulta verdadera para cualquier interpretación. Es decir, para cualquier asignación de valores de verdad que se haga a sus fórmulas atómicas.
§  Contradicción (lógica):
Fórmula bien formada de un sistema de lógica proposicional que resulta falsa para cualquier interpretación. Es decir, para cualquier asignación de valores de verdad que se haga a sus fórmulas atómicas.
§  Contingencia (lógica):
Fórmula bien formada de un sistema de lógica proposicional que resulta falsa para alguna/s interpretación/es.
§  Interpretación(lógica):
Función que asigna un único valor de verdad a todas las fórmulas atómicas bajo consideración.
§  Verificación 1.0 de representaciones de la lógica proposicional:
            ü  Principio de identidad: p«p = tautología.
            ü  Principio de no contradicción: Ø(pÙØp) = tautología.
            ü  Principio de 3ero excluido: pÚØp = tautología.
            ü  Modus (ponendo ponens): ((p®q)Ùp)®q = tautología.
            ü  Modus (ponendo tollens): ((p|q)Ùp)® Øq) = tautología.
            ü  Doble negación: p«Ø(Øp) = tautología.
            ü  Tautología: p«(pÚp) = tautología.
            ü  Simplificación: (pÙq)®p = tautología.
            ü  Teoremas de Morgan: Ø(pÚq)«(ØpÙØq) o Ø(pÙq)«(ØpÚØq) = tautología.
            ü  Ley conmutativa: (pÙq)«(qÙp) o (pÚq)«(qÚp) = tautología.
            ü  Ley distributiva: (pÙ(qÚr))«((pÙq)Ú(pÙr)) o (pÚ(qÙr))«((pÚq)Ù(pÚr))= tautología.
           ü  Silogismo (hipotético): ((p®q)Ù(q®r))®(p®r) = tautología.
           ü  Silogismo (disyuntivo): ((pÚq)ÙØq)®p o ((pÚq)ÙØp)®q = tautología.
Corolario: los axiomas, reglas de inferencia y teoremas de un sistema formal son tautologías.
§  Verificación 2.0 de representaciones de la lógica proposicional:
            ü  Elementos:
v  Identificar premisas y conclusión.
v  Construir tabla de verdad, que incluya premisas y conclusión.
v  Valido: verificar que aquellas filas que hacen a todas las premisas verdaderas, también hagan verdadera a la conclusión.
v  Invalido: verificar que alguna fila que haga a todas las premisas verdaderas, también haga falsa a la conclusión.
             ü  Ejemplos:
Razonamiento (x): si (p®q); y (q®p); entonces (pÚq).
[(p) (q) (p®q) (q®p) (pÚq)] = Invalido x (04).
  V   V       V          V        V   : (01)
  V   F       F         F        V   : (02)
  F   V       V         V       V   : (03)
  F   F       V         V        F   : (04)
Modus (ponendo ponens)    : [(p) (q) (p®q) (p) (q)] = Valido.
Modus (toolendo tollens)     : [(p) (q) (p®q) (Øq) (Øp)] = Valido.
Simplificación                             : [(p) (q) (pÙq) (p)] = Valido.
Silogismo (disyuntivo)        : [(p) (q) (pÚq) (Øp) (q)] = Valido.
Silogismo (hipotético)        : [(p) (q) (p®q) (q®r) (p®r)] = Valido.
Nota: tautología (lógica) y contradicción (lógica), son consecuencia de la forma del razonamiento – inherente a su estructura de transporte/inherente a su estructura sintáctica –. Ambos términos, tan solo hacen referencia a arbitrarias formas de denominar formulas bien formadas, que cumplen específicos requisitos – mismos que creo haber esbozado –. Sintéticamente, el que una proposición sea o no una tautología, depende esencialmente del sistema formal donde se la derive.

La Cognición (1.1): procesos relacionados con el conocimiento.

La Sensación {ámbito psicológico(1.1): percepción ( pormenorización al respecto ) de un cambio. Estado cognitivo ( pormenorización al respecto ), generado por la estimulación de nuestros sentidos – excepto en la ECD (Estimulación Cerebral Directa) –.

La Percepción (1.1): proceso cognitivo de transducción (interpretación física-cognitiva)Un quale ( pormenorización al respecto ).

La Emoción (1.1): reacción súbita ante una sensación ( pormenorización al respecto )Estado cognitivo ( pormenorización al respecto ) (polarización cerebro-mental), posterior a una sensación; usualmente de corta duración (reacciones psicofisiológicas).

1)   Emociones primariasalegría, tristeza, sorpresa, miedo, asco, ira y desprecio.

2)   Emociones secundariasvergüenza, culpa y orgullo.

3)   


El Estado anímico (1.1): emoción ( pormenorización al respecto ) residual.

Un Sentimiento (1.1): consciencia del propio estado anímico ( pormenorización al respecto )Estado cognitivo ( pormenorización al respecto ) – vehículo expresivo de la emoción ( pormenorización al respecto ) , posterior a una emoción y rotulo con el cual la identificamos (relativamente, de larga duración).

La Certeza {ámbito psicológico(1.1): estado anímico ( pormenorización al respecto ), provocado por un conocimiento seguro – grado de adecuación total –, claro y evidente {estado de certeza}.

La Confianza {ámbito psicológico(1.1): estado anímico ( pormenorización al respecto ), provocado por cierto grado de adecuación/seguridad (incluso del 100% » estado de certeza ( pormenorización al respecto )).

Un Proceso sensorio-perceptivo (1.1): (proceso sensorial + proceso perceptual). O sea, la actividad sensorial (sentimos compuestos químicos volátiles, transportados por el aire), es transducida en actividad perceptual (percibimos ( pormenorización al respecto ) olores).

Un Transductor interqualia (1.1): (básicamente, un transductor entre descripciones/modos de presentación) {¿lo imposible?}
[]

La Interpretación Mental (1.1): (básicamente, un quale)
Presunta representación – presumiblemente isomorfa (al menos en las extensibles) – de la realidad que nuestro cerebro construye – vaya a saber exactamente dónde y cómo lo hace –, resultado de la interacción física entre, en última instancia, nuestro cerebro y un metodológicamente necesario exterior.

Un Autómata (1.1):
Básicamente, mecanismo – obviamente, entendido como sin libre albedrío ( pormenorización al respecto ). –, poseedor de patrones de conducta indistinguibles de los nuestros.
¿Si toda decisión (consciente), esta inconscientemente predeterminada, que mejora evolutiva acarrea ésta – y en específico: los qualia ( pormenorización al respecto ) –? (no debemos olvidar que: un faltante observacional ( pormenorización al respecto ), no implica un faltante energético, para los paradójicos epifenómenalistas ( pormenorización al respecto )).

La Mente (1.1):
Básicamente, el procesamiento de información en el cerebro (conscientes o inconscientes) – actividad neuronal –.
La diferencia esencial entre mente y consciencia ( pormenorización al respecto ), remite a que: la consciencia es siempre consciente (por definición) y la mente, puede ser consciente o inconsciente (por definición).
Nota: dada, la capacidad – inconsciente – de procesamiento de datos que posee el cerebro – sistema nervioso –, ¿qué adiciona la mente consciente/consciencia?

§  ¿La consciencia, tan solo es un paradójico epifenómeno ( pormenorización al respecto )? (¿y los problemas de tal identificación?)

§  ¿Son posibles las experiencias subjetivas inconscientes?

§  Procedimentalmente hablando, el procesamiento consciente de información, resulta ser necesariamente posterior al procesamiento inconsciente de información.

§  


La Consciencia (1.1):
Concepto multidisciplinario-multiconceptuado que, preferiría fuese redefinido a: básicamente, la representación – presumiblemente isomorfa (al menos en las extensibles) y fuertemente correlacionada en su transducción cualitativa – de lo percibible, en principio, por nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )).
Ahora. Considerada la consciencia, como una propiedad/sustancia emergente, ésta, no puede ser localizada y consecuentemente reducida a lo físico. Y, si bien, la consciencia, no se agota en los qualia ( pormenorización al respecto ) estos, resultan ser – procedimentalmente hablando – posteriores a la actividad sináptica – básicamente: específicos trenes de potenciales de acción –. Siendo que, inmersos en un eliminativismo o epifenomenalismo, terminarían por ser, tan solo un paradójico epifenómeno ( pormenorización al respecto ). Lo que, finalmente nos deposita en lo inexplicado – es decir: al menos, en un vacío explicativo de los qualia ( pormenorización al respecto ).

La Autoconsciencia (1.1):
Básicamente, remite a la auto-observación – reconocimiento de la propia existencia (sensación ( pormenorización al respecto )/quale ( pormenorización al respecto )) – en principio, de nosotros (lo observable ( pormenorización al respecto )).
Separación, que hace el hombre, de sí mismoarbitraria y específica circunscripción en lo no-abstracto –, respecto de su entorno. Es decir: el “tomar conciencia” – percatarse, quizás ilusoriamente, de dicha separación –, de su relación con el mundo, de su propia personalidad, de su conducta, de sus pensamientos, de sus deseos e intereses, etc.

§  Si reconocerse frente a un espejo es prueba de poseer autoconsciencia, en tal caso, al menos: chimpancés, orangutanes, gorilas, tamarinos, urracas, delfines, ballenas, elefantes, la poseerían además del hombre.

§ 


Verdad vs Demostrabilidad: (nivel sub-Godel)
§  Verdad:
Remite a un grado de adecuación ® grado de convencimiento » grado de confianza.
§  Demostrabilidad:
Propiedad de una fórmula bien formada – de un específico sistema axiomático –, para la que existe unademostración formal – en dicho sistema axiomático –.
§  Demostración:
Remite a un grado de convencimiento » grado de confianza ® grado de adecuación.
Ahora, respecto de su estructura: una demostración, es un proceso – serie finita de pasos (estructura de transporte de confianza) –, que transporta la confianza depositada en las premisasteoremas y la propia estructura de transporte, hasta la conclusión.
Nota: (técnicamente diríamos que) 
Una demostración, es una secuencia – finita – de fórmulas bien formadas, donde cada una de ellas o bien es un axiomao bien se ha obtenido a partir de fórmulas bien formadas anteriores mediante la aplicación de reglas de inferencia. Siendo la última fórmula bien formada de dicha secuencia denominada teorema.
§  Grado de adecuación:
Resultante – conclusión – de un proceso analítico – consciente e inconsciente –, que correlaciona semejanzas.
§  
Bajo este contexto, la diferencia entre verdad y demostrabilidad – si es tal –, es reducible a su rigurosidad.

Realismo ingenuo (1.1):
Las cosas, son exactamente como las percibimos – e independientes de nuestra existencia {eso sí: de autorreferencial, nada} –.
En esencia: nada hay de nosotros en lo percibido – observamos las cosas, tal cual son –. Aunque considero improbable el que aceptaran con similar grado de confianza las implicaciones de dicha postura: lo que las cosas son, depende de cómo las observemos.

Solipsismo (1.1): en esencia, remite al desconocimiento del grado de adecuación entre lo percibido – lo por mi cognoscible – y su, a mi entender, lógicamente necesaria fuente – lo por el genio maligno cognoscible o lo incognoscible –. Dicho desconocimiento, deriva de los factores limitantes del conocimiento – primordialmente de: todo conocimiento es indirecto (relativo) – es decir, dependiente de las condiciones de su adquisición –.Sintéticamente: un solipsista, a lo mucho puede “estar seguro” de la propia existencia {puse entre comillas a estar seguro, puesto que, para mí, éste debería depender de los factores limitantes del conocimiento – por ej.: el dilema de la confianza, la dualidad intrínseca (modos de presentación irreducibles), todo conocimiento es indirecto (relativo) y ( pormenorización al respecto ) –}.

§  No comprendo como: si, desde lo relativo, no puede alcanzarse lo absoluto, se pasa a existen otros seres conscientes en sus propias realidades – ¿un absoluto relativo? – . Es que, incluso, intentando ser reduccionistas. Solo podemos afirmar que: la existencia de seres idénticamente conscientes a nosotros es, tan solo el resultado de una suposición. Es decir, identificar específicos patrones de conducta – a su vez, producto de interpretaciones de estímulos (supuestamente externos a nosotros) con las propias sensaciones – a sabiendas del acarreo del vacío explicativo de los qualia –. Sintéticamente. Deducimos, en otros, una existencia como seres conscientes (idénticamente sensibles a mí – sea yo, como sea en realidad/real –), en última instancia, debido a la interpretación de estímulos, a su vez, dependientes de específicos razonamientos – arbitrariamente elegidos (de existir el libre albedrío) o impuestos –.

§  Afirmaciones que considero erróneas respecto del solipsismo:

ü  Soy todo cuanto existe y pueda existir – ni siquiera poseo contorno –.

ü  Soy omnipotente, y si mis detractores lo requieren, seré incluso omnisciente.

ü  

§  ¿Y, respecto de la razón, qué?

ü  Razonamiento » ( pormenorización al respecto ).

ü  Razón » grado de adecuación con la realidad – estado vigilia/onírico –. Implica un determinismo – a lo menos, en su acepción procedimental {recordemos diferenciar: determinismo y grado de previsibilidad total} –.

ü  Razón » capacidad de decidir – optar entre posibilidades –. Implica, a lo menos, un condicionamiento incompleto.

ü  ¿Razón » Zombi-razón (ver dilema de la confianza: https://repositoriodeconfusiones-comentarios.blogspot.com/2018/03/el-dilema-de-la-confianza.html)? (no apto para Dennetteanos).

ü  

§  ¿Y qué hacemos con el/los sustratos?

De fotones no podemos pasar a colores – imposibilidad intrínseca de transducción –. O será que: ¿agregamos a lo físico, las tonalidades como entes físicos fundamentales?

La relación más básica que se me ocurre es: los contrastes. Si bien, no pueden ser utilizados como entidades físicas fundamentales. Si podría serlo: el diferencial de penetrabilidad – es decir: grados de consistencia física –.

Lo real, nos es incognoscible. Esta opinión, deviene del juicio analíticolo absoluto, resulta inalcanzable desde lo relativo.

§  Hasta el momento, continúo sin conocer una refutación del solipsismo – aunque si, alguna que otra de algún hombre de paja de éste. Puesto que, desde una postura solipsistaafirmar, mediante un análisis de la propia experiencia, la existencia de otros seres idénticamente sensibles a mí – sean estos, idénticos o no a lo por mí percibido –, se me presenta como inconducente. Máxime, siendo para mí, el solipsismo, una conclusión apodíctica de lo observado (aunque, en general, mal conceptualizado) – modos de presentación diferentes (perspectivas) e irreducibles entre si –, no veo como poder evitarlo.

Por ejemplo. Reducir al solipsismo, exclusivamente a lo teorético, para así, poder refutarlo, a saber: si, el lenguaje, remite necesariamente a la existencia {¿/coexistencia?} de otros seres, éstos, deberían necesariamente ser idénticamente sensibles a mí, ergo, el solipsismo es improcedente (es decir: queda refutado) – ahora, básicamente, un lenguaje, presuntamente aprendido, remite a cierto grado de reconocimiento de patrones y a cierta presunción de concordancia (entendimiento); ambos, en última instancia, circularmente verificados (por ej.: cerebro en cubeta y, sin siquiera apelar a por ej.: ( pormenorización al respecto )), circularidad que, a lo menos, problematiza dicha presunta refutación del solipsismo – o, las que devienen de confundir el modelo (o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones) con lo modelado – por ej.: aquellas que, en última instancia, apelan al realismo ingenuo –, se me presentan como inconducentes – es decir: en forma alguna, como justificaciones incuestionables de una especie de anti-solipsismo –.

§  

[...]

Realismo científico (1.1):
Las cosas, son exactamente como las razonamos – e independientes de nuestra existencia {eso sí: de autorreferencial, nada} –.
En esencia: la razón – en última instancia: la propia –, tamiza lo percibido y separa “un realista ingenuo” de “un realista razonable” –, presentándonos las cosas tal cual son –. Aunque considero improbable el que aceptaran con similar grado de confianza las implicaciones de dicha postura: lo que las cosas son, dependen de cómo analizamos sus observaciones.

Positivismo lógico – neopositivismo – (1.1):
Las cosas, son aproximadamente como las razonamos – el conocimiento científico, debe considerarse como un conocimiento cierto {eso sí: de autorreferencial, nada} –.
En esencia: un enunciado, resulta ser cognitivamente significativo, sólo si, posee un método de verificación empírica – pasible de falsación –, o es analítico – sistemas formales: lógica, matemática, etc. –. Por lo mismo, se consideran inútiles a: la metafísica, la epistemología y la ética.
§  Crítica:
Popper, critico el principio de verificación y la inutilidad de la metafísica. Además, proponía que: todo enunciado científico es siempre provisional.
§  Afirmación – con significado – positivista: el significado de una proposición, consiste exclusivamente, enlas predicciones que ésta hace respecto de la experiencia posible – lo percibible – {el resto, como por ejemplo: las proposiciones metafísicas, carecen de significado (sentido)}. Ahora bien, ¿dicha proposición positivista, resulta ser significativa – es decir: tiene sentido (en el sentido, en que toda proposición, debe tenerlo según la filosofía positivista –? Para ello, deberíamos preguntarnos: ¿podría alguna observación, probar que es verdadera o siquiera falsa, dicha proposición positivista? De momento, creo que no. En consecuencia: dicha proposición, resulta ser metafísica – ¿paradójico no? –.
§  ¿Qué es la metafísica?: https://www.youtube.com/watch?v=P0kFbbdE6uM
§  El principio de causalidad, debemos relacionarlo con el determinismo, mientras que, el principio de uniformidad debemos relacionarlo con la previsibilidad.
§  

Determinar (1.1):
Discernir (distinguir una cosa de otra, señalando sus diferencias).

Ley Científica (1.1):
Una ley científica, es un específico marco descriptivo cuantitativousualmente matemática (el cómo (científico), algo acontece) –, de un específico grupo de fenómenos observables.

Teoría Científica (1.1):
Una teoría científica, es un específico marco explicativo – (el por qué (científico), de que algo acontezca) –, de un específico grupo de fenómenos observables, empleando para ello: postulados metafísicos –, teoremas, leyes científicas, etc.

Diferencia entre ley y teoría científica (¿superioridad del más amplio?): hasta donde recuerdo y creo entender. Siendo, la teoría científica (A) {marco explicativo deductivo (pegatina de postulados/teoremas/etc.)}, un intento explicativo de un conjunto específico de observaciones (modelo explicativo) – sucesos físicos –, y en ello, más amplio que una ley científica {relación física presumiblemente constante (marco descriptivo inductivo)}. Si cierta teoría científica (A), postulase por ejemplo que: dado (x), según la ley científica (A), se da (y) – o (y’), es imposible –. Y posteriormente, se observan (y’). Se deberá optar, ya sea por: o solo modificar la ley científica (A) – para facilitar la diferencia: (A’) –, si dicha modificación no entra en conflicto con algún postulado de la teoría científica (A) – volviéndola inconsistente – o incluso, modificarse/crearse una teoría científica (A’) – acumulación de anomalías dependiente, quizás un marco explicativo diferente al de la teoría científica (A), en donde dicha anomalía observacional que volvió inconsistente a la teoría científica (A), no resulte ser tal {pudiendo pasar, por ej.: “de partículas elementales puntuales a ondas estacionarias (fluctuaciones localizadas), 1-branas, etc.”, “de tiempos universales a locales”; “de velocidades de ondas EM/gravitacionales infinitas a finitas y constantes”; etc.}. O quizás, un ejemplo más concreto (aunque actualmente no comprobado): las cinco teorías de super-cuerdas, pudiendo incluso, como parece ser el caso, encontrar posteriormente una transducción entre ellas) –.
Por lo que, proponer cierta “superioridad categórica (y, por ende, una necesaria persistencia del más amplio) de una teoría científica respecto de una ley científica – es decir: del marco más amplio, por el solo hecho de serlo –, resulta inconducente. Y probablemente, un síntoma de acarrear cierta confusión respecto de lo que estos conceptos representan.
Veamos. Los conflictos, si se dieran, se darían en principio entre leyes científicas y observaciones. El marco explicativo, resulta, para ese momento, accesorio – ya que, a fin de cuenta éste, viene siendo, solo una especie de síntesis, que aglutina consistentemente, lo que un grupo específico de leyes científicas predicen –.
Es decir. Descartando, el descubrimiento de inconsistencias internas en una teoría científica, el único conflicto científico posible, se daría, entre una específica ley científica y un específico tipo de observación – es decir: a los que, esa específica ley científica hace referencia –, resultando que:
§  La referencia, por parte de un postulado/teorema de la teoría científica (A), a una ley científica (A), posteriormente comprobada como insuficiente/errónea – por ej., postulado (X): las relaciones del tipo (x), son descriptas por la ley científica (A) –, en principio, conlleva la unilateral modificación de la ley científica (A), misma que, resuelve la discrepancia observacional dejando a la teoría científica (A) intacta. Salvo que. La modificada ley científica (A’), sea fuente de inconsistencias – debido a alguna pormenorización establecida en algún postulado/teorema, que este en discrepancia la ley científica (A’) – de la teórica científica (A) – por ej., postulado (X): nada puede superar (y)… (generalizando y explicitando, lo que la ley científica (A) implicaba) –. En cuyo caso, la teoría científica (A) – para facilitar la diferencia: (A’) – debería ser modificada, en consonancia con la ley científica (A’).
§ 
En síntesis: si estuviese “equivocada” la parte (la ley científica), el todo (la teoría científica), no necesariamente debería estarlo – aunque, no sería extraño que también lo estuviese –. Pero ese, “diferencial estadístico de persistencia a favor del más amplio”, resulta insuficiente, como para constituir una “superioridad categórica” y, consecuentemente, una necesaria persistencia del más amplio. Por ende, afirmaciones como: “una teoría científica, es superior a una ley científica. Y prueba de ello, es que: si, una teoría y una ley científica, entran en conflicto (suceso que, hasta donde entiendo, solo podría darse, si previamente se diese la modificación de una ley científica. Ergo: la modificación de ésta, no se debe a cierta “superioridad categórica” de las teorías científicas respecto de las leyes científicas, sino, como consecuencia de las inconsistencias que la modificación de una ley científica, introduce en una teoría científica), la que se debe cambiarse, es la ley científica.”, resultan, para mí, un síntoma de acarrear cierta confusión respecto de lo que estos conceptos representan.


Principio de causalidad (1.1): {regularidad inespecífica (universal)}
Todo efecto tiene causa – principio de ligadura presuntiva (secuenciación que, para el caso, resulta ser: inevitable e inacabable) –. Los sucesos, no ocurren aisladamente, sino en una sucesión.
Notas:
§  A la luz de mis pasados diálogos/discusiones. Debo explicitar que: si bien, este principio se me presenta como casi-indubitable (lo de casi, viene siendo por los (FLC ( pormenorización al respecto ))), algo así como una perogrullada y, en ello, uno de mis principios operativos fundamentales (constituyentes de mi actual modelo cosmológico de menor grado antinómico), constituye una contradicción. A saber: si aceptamos que, la constitución de una regresión infinita (un inacabable), no reviste justificación epistémica (o de lo que fuere) alguna. Y siendo que, este principioconstituye, por si mismo, una regresión infinita (es decir: decreta la inexistencia de una causa primera). Finalmente, deja ha dicho principio injustificado.
También implica que: toda justificación cosmogónica, o nos remite a un PreBB (causa incausada), o a una regresión infinita – excluyendo lógicas para-consistentes y redefiniciones improcedentes –.
§  Ahora, ¿todo esta interconectado? Considero que: no todo resulta ser causa de cierto efecto. Por ej.: que mi partida de casa coincida con su destrucción por parte de un meteorito, no significa que mi partida causara dicho efecto – menos aún que sea su causa eficaz –.
§  Considero que: el principio de causalidad, no contiene al principio de uniformidad.
§  Desconocer – incluso por completo – las causas de un suceso – por ej.: específicas configuraciones experimentales de la mecánica cuántica –, no implica necesariamente que dicho suceso sea incausado (afirmar ciertas inexistencias – es decir: caer en la falacia/paralgismo del ignorante –). Máxime, si sus efectos (aun, si fuesen solo en grados), resultan ser estadísticamente descriptos (predichos).
§  


Principio de razón suficiente (1.1): (insufriblemente aclarado y repetido con la intención de volverlo algo más inteligible)
Principio lógico general, según el cual una tesis se considera auténtica tan sólo en el caso de que pueda formularse para ella una razón suficiente. La razón suficiente es una proposición (o conjunto de proposiciones) notoriamente verdadera y de la que se desprende lógicamente la tesis que se fundamenta. La autenticidad de la razón puede ser demostrada o bien por vía experimental, en la práctica, o bien deducirse de la autenticidad de otras tesis. La ley de la razón suficiente caracteriza un rasgo esencial del pensamiento lógicamente correcto: la demostrabilidad. La ley de la razón suficiente fue formulada por Leibniz, aunque se sobrentendía también anteriormente en muchos sistemas de la lógica (por ejemplo, en Leucipo, Aristóteles). Por su carácter, la ley de la razón suficiente es un principio metodológico muy general.

Diccionario de filosofía · 1984:362

Critica: (PRS: principio de razón suficiente)
De momento, conozco, al menos dos acepciones de este principio: (esencialmente)

1.    (no-Trivial): todo suceso, tiene una específicano-arbitrariainteligible, consistente y convincente – en principio: para sí, aunque se presuma extensible al resto de seres racionales – razón de su acontecimiento. Es decir: no solo se presume, sino que ésta, se explicita con suficiente/convincente detalle.

2.    (Trivial): todo suceso, tiene una específica y no-arbitraria razón de su acontecimiento (sea ésta inteligible o no). Es decir: en ocasiones, solo se presume, sin explicitar detalle alguno o suficiente/convincente de ésta.

Nota: de ésta acepción, he encontrado no pocos teístas (cristianos principalmente) y ateístas (estos últimos, sin siquiera percatarse de las implicaciones de la inexistencia del libre albedrio) que, comulgan con dicha acepción del principio, sin siquiera percatarse de la contradicción entre ésta y el libre albedrio.

En ambas acepciones, se presupone necesariamente, un (DPdeterminismo procedimental ( pormenorización al respecto )). Razón por la que. La acepción (2), se me presenta como trivial – justificación: nos remite a que: la razón de todo suceso reside en su necesaria secuenciación (es decir: a un (DP) –.
En consecuencia. La razón de todo suceso, en última instancia – obviando, limitaciones cognitivas, sesgos confirmatorios, etc. –, nos remite ineludiblemente a una arbitraria cosmogonía (que, indefectiblemente implicara un (%AIMarbitrario grado antinómico intrínseco en el modelo) en (LnoP/RIlógicas no-para-consistentes y/o replanteos improcedentes – a sabiendas de que: obviamente, en ambos y en todos los casos, se apela a la autorreferencialidad –) bajo la presunción de una (NPT/Enecesaria potestad teorética respecto de la empíria)) – es decir: a los (FLC ( pormenorización al respecto )factores limitantes del conocimiento) – y, en ello, obviamente a un (CAJcorte arbitrario en la justificación). Pudiendo, ser éste, remitido a un arbitrario punto intermedio de la arbitraria secuenciación (1) o a la arbitraria secuenciación misma (2) – como por ej.: (modelo ΛCDMlambda CDM) {en teorías (A/B) del tiempo} –. Es decir: en aquello que, al menos circunstancialmente, logre convencernos (es decir: nos convence de su suficiencia/conveniencia explicativa) – aunque, sin reconocer su (%AIM) en (LnoP/RI) y, en general, el haber aplicado un (CAJ) con las implicancias antes mencionadas –. Sin olvidar que. Por si lo anterior fuese poco, en la acepción (1), dicho (CAJ), debería necesariamente ser lo suficientemente inteligible (es decir: idénticamente entendido) como para ser compartido – no solo intersubjetivamente, sino incluso objetivamente –. Aunque, en última instancia, dicha arbitraria cosmogonía –, deba a su vez generalizarse (me refiero a su carácter de arbitrariedad) y reducirse a solo un (DP).

Dato: pormenorización, sobreentendida para mí, aunque, según mi experiencia, en forma alguna para todos. Recordemos que: una “cosa” es la realidad (lo relativo, a nuestra forma de conocer y lo conocido) y otra “cosa” lo real (lo objetivo/absoluto) – incluso, en sus posibles niveles (por ej.: una Matrix de varios niveles – modelo estratificado –) ( pormenorización al respecto ) –. Es decir. En la realidad, es posible alcanzar, en última instancia, justificaciones científicas/cotidianas arbitrariamente convincentes (eficaces e incluso eficientes), sin por ello, coincidir exactamente con las razones ultimas/fundamentales/etc. por la que un suceso acontece – justificación: cambios de paradigmas o de razones informales (pregunta retórica que pretende hacerlo presente en el lector: ¿predecir, implica conocer la realidad/los principios fundamentales que lo rigen e incluso lo real? ( pormenorización al respecto )) –. Siendo que, obviamente, en lo real, la cosa empeora (eufemismo de: torna en absurdo lo ya inalcanzable).

Nomenclatura e implicaciones de esta cosmovisión: (otra licencia del autor)

§  (~: próximo).

§  Pretendo evitar, en lo posible, las lógicas para-consistentes y/o replanteos improcedentes.

§  (DPdeterminismo procedimental).

§  (°NMgrado de necesidad metodológica de un juicio según contexto – entre 0 y 1 –).

§  Dado (DP), implica que siempre el (°NM=1).

§  (°INSgrado de interacción entre niveles estratigráficos – entre 0 y 1 –).

§  Dado (°NM=1), implica que siempre el (°INS=1).

§  (°SPSIgrado de similitud entre lo percibible y lo real – entre 0 y 1 –).

§  (°CJgrado de convencimiento respecto del juicio – entre 0 y 1 –).

§  (CRUconjetura de racionalidad última – descartada, a razón de la existencia de lo inconcebible (por ej.: cosmogoníadimensionalidad (espacial, temporal) y auto-consciencia (en un contexto donde no se apele a la ilusión de auto-observación [AOC][NN]), con un (°CJ:~/=1) –).

§  (CIUconjetura de irracionalidad última – es decir: dado que, toda descripción/explicación nos remite, en última instancia, a lo inconcebible (por ej.: cosmogoníadimensionalidad (espacial, temporal) y auto-consciencia (en un contexto donde no se apele a la ilusión de auto-observación [AOC][NN]), toda justificación, en última instancia, nos remite a lo irracional ( pormenorización al respecto ), con un (°CJ:~/=1–).

§  (CRGUconjetura de ruido gnoseológico último – es decir: nuestras justificaciones gnoseológicas (entre ellas, las de la física ( pormenorización al respecto )), revisten insuficiente/nula similitud con la/s realidad/es/lo real ( pormenorización al respecto )como para, siquiera acercarse al presuntamente alcanzado por la (CIU), con un (°CJ:~/=1(es decir: (CRGU)<<(CIU)) –). Donde, una analogía del mismo, hasta cierto punto, podría ser: el Juego de la Vida (originado por el matemático británico John Horton Conway en 1970).

§  (CRIconjetura de racionalidad intermedia – es decir: si bien, toda descripción/explicación nos remite, en última instancia, a lo inconcebible (por ej.: cosmogoníadimensionalidad (espacial, temporal) y auto-consciencia (en un contexto donde no se apele a la ilusión de auto-observación [AOC][NN]), toda justificación, hasta cierto punto, nos remite a lo racional ( pormenorización al respecto ), con un (°CJ:~/=1) –).

§  ¿((CRGU)+(CIU))®P(°SPSI~/=0)~1? Que traducido seria: (CRGU) y (CIU), permiten una probabilidad de similitud estratigráfica (es decir: entre lo percibido y el sustrato), nula o próxima a cero – es decir: un completa disimilitud, no implica necesariamente una inconsistencia en el modelo –.

§  … 

[NN]: que, a fin de cuentas, nos remite a los (FLC ( pormenorización al respecto )). Siendo que, en nuestro caso, alcanza con remitirnos a lo que denomino factor contextualización intrínseca (es decir: nos es imposible escindir un conocimiento de todo contexto – básicamente: toda justificación ultima, nos remite a un (CAJ) –). Que, en estos casos, nos remiten a lo irracional. 

[AOC]: en una cosmovisión, donde la auto-observación (obviamente consciente) no sea una ilusión – es decir: algo más próximo a una (CIU) que a una (CRGU) y obviamente en una (CRI) –, está, requiere, para su modelización, al menos dos niveles estratigráficos(Ver esquema minimalista de la observación (qualia): teorema de irreductibilidad entre los qualia y lo físico (TIQF)).

En algún punto, de toda justificación, se apela (implícita o explícitamente) al principio de razón suficiente (ahora, ¿se justifica a sí mismo este principio?). Con justificaciones como:

§  es asíy listo.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, porque así lo experimento (empíricamente refutable).” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, porque de momento, funciona, para mí.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, porque no podría ser de otra manera.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, porque es evidente.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, porque lo estás viendo.” {¿corte arbitrario?}.

§  “es así, porque de otra forma se crea una regresión infinita.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, porque de otra forma se crea un circulo lógico (vicioso).” {¿corte arbitrario?}.

§  es asíporque sí.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, y estoy seguro que en el futuro lo justificaran.” {¿corte arbitrario?}.

§  es así, por el principio de razón suficiente.” {¿corte arbitrario?}.

§  

 

§   Lástima el “todes” del final del video (típico de un Hembrismo de lo absurdo, del victimismo y lo insostenible).


Trilema de Münchhausen (1,1):
¿Es así, incluso en el trilema de Münchhausen (regresión infinitacírculo lógico (vicioso)) o corte arbitrario) ?, ¿y en la provisionalidad?

§  Secuencia de procedimientos de justificación (fundamento): (¿y por qué?)

La elección del procedimiento de partida es arbitraria.

1er procedimiento (® B y B ® C y…es asíporque todo efecto tiene una causa): expreso un fundamento, luego los fundamentos de este, tras luego los fundamentos de esos y así sucesivamente, hasta que, mi interlocutor exprese convencimiento (suficiencia) {sea por ese último fundamento o por la regresión infinita que propone este procedimiento} o desista en mi intento (agotamiento/frustración) {en cuyo caso, podría elegir pasar a cualquiera de los siguientes procedimientos}.

2do procedimiento (® B y B ® Aes asíporque funciona y funciona porque es así – aplicable también a la provisionalidad (3era persona) científica): expreso un fundamento, luego los fundamentos de este, tras luego, los fundamentos de esos, pero en punto (iteración) repito un fundamento (no necesariamente el inicial), esperando que, dicha repetición (circulo lógico (vicioso)) resulte convincente (suficiencia) para mi interlocutor. En caso contrario, podría elegir recurrir al siguiente procedimiento.

3er procedimiento (® B y B ® Ces asípor ser evidente (axioma)): expreso un fundamento, luego los fundamentos de este, tras luego los fundamentos de esos, pero en punto (iteración) apelo a lo “supuestamente” evidente (corte arbitrario), esperando que, resulte convincente (suficiencia) para mi interlocutor.

4to procedimiento ¿…?

Nota: En general, la obviedad de que, tanto en la regresión infinita, circulo lógico (vicioso) o corte arbitrario de la justificación, se recurre a un corte arbitrario, no parece ser reconocida por los participantes en un intercambio. Es decir: no se percatan o no reconocen su apelación a un corte arbitrario en su justificación – consistente en que: dicho arbitrario procedimiento de justificación, remite respectivamente a un implícito o explicito corte arbitrario, sea apelando a constitución de una regresión infinita como justificación, o sea apelando a constitución de un círculo lógico (vicioso) como justificación, o sea apelando directamente a un corte arbitrario como justificación –.

§  (parodiando un hartazgo): Basta nene, sí, dije vagina, vaaginaaa.

§   


Sintéticamente: Presumir, conocer justificaciones no-arbitrariamente convincentes en la realidad y/o en lo real – es decir: el (PRS) en su acepción (no-Trivial) –, resulta ser contradictorio/auto-contradictorio (inconsistente en (LnoP/RI)) – justificación: por inalcanzable y, en ello, inverificable e intransmisible (debido, específicamente a, por ej.: problema de los juicios universales/alcanzar lo absoluto desde lo relativo/otros FLC ( pormenorización al respecto )/etc.) –. Y, el (PRS) en su acepción (Trivial), resulta obviamente ser indiferenciador – es decir: un mero (DP) –. Obviamente, en cualquier caso: remite ineludiblemente a un (CAJ).
Corolario de esta confusión: a final de cuentas, la justificación ultima de todo, parece conducirnos a la problemática dicotomía entre: (CIU) o (CRGU).

Escepticismo gnoseológico (1.1): (Corolario de mi escepticismo
Para los que gustan razonar prejuiciosa – quien esté libre de prejuicios, que lo demuestre – y quizás apresuradamente. Expresada, por ej.: en (DP) – es decir: su crítica final –, mí aparentemente, inagotable capacidad de problematizar toda afirmación/opinión. Es que. Si, tan solo, nos restringimos a su acepción (1), con tan siquiera que, dicho (CAJ), sea injustificado en cierto grado y/o no omni-convincente, ya se podría coherentemente problematizar/negar éste principio. Incluso. Aun, problematizando/negando la acepción (2) de este principio – que, en última instancia, vendría siendo como problematizar/negar un (DP) –. Dicha problematización/negación, no implicaría necesariamente, la adopción de una postura tipo: escepticismo radical – en principio, pudiendo incluso ser mal conceptualizada o extremada sin necesidad –.
En consecuencia. Ni tan siquiera, estoy proponiendo ese, a mi entender actual, en la práctica, mal conceptualizado/extremado sin necesidad como escepticismo radical – que, hasta donde he logrado entender, no viene significando una postura de: completa suspensión del juicioataraxia inalterablefelicidad inquebrantable y demás características empíricamente incapacitantes a las que se suelen recurrir con la intención de ningunear esta postura filosófica –, sino un escepticismo practico/operativo/utilitario (en síntesis y, para mí, a lo menos, próximo al escepticismo radical (sin algunas de sus problemáticas teleologías): puedes dudar de todo o casi, pero operativamente hablando/en la práctica (utilitariamente), te conduces, fundamentalmente, como un empírico-racional moderado). Y, en ello, al problematizar/negar el (PRS), no ser inconducente/hipócrita. Tan solo, seriamos prácticos – hasta cierto punto –.

Principio de uniformidad (1.1): {regularidades específicas (particulares)}
En idénticas circunstancias – es decir: sin alteraciones significativas y obviamente, con dependencia del grado de precisión experimental actualmente alcanzable –una causa tiene siempre el mismo efecto.
Nota: considero que, la crítica de Humé al principio inducción – obviamente incompleta –, debe remitirse al principio de uniformidad en lugar de hacerlo al principio de causalidad.

Confusiones, respecto de las relaciones de incertidumbre de Heisenberg (1.1):
Entonces: ¿las comprobaciones experimentales de específicas relaciones de incertidumbre de Heisenberg, prueban la imposibilidad de una inmovilidad relativa en lo físico? O incluso más: ¿dichas comprobaciones experimentales, deben atribuirse necesariamente, a específicas relaciones de incertidumbre de Heisenberg?
Pues, creería que no. Puesto que. Respecto de lo segundo, se descartaría por implicar: confundir el modelo con lo modelado. Y respecto de lo primero. Hasta donde creo entender: tales correlaciones, no prueban, indefectiblemente, la imposibilidad de inmovilidad relativa en lo físico. Ya que, en principio, debería descartarse, que se tratase de una limitación experimental intrínseca – que no tuviera relación con una necesaria imposibilidad de inmovilidad en lo físico, sino, con el uso de agentes físicos, que por sí solos, introducen cierto grado de incertidumbre (es decir: alteran el estado del sistema físico de forma imprevisible) –.
Incluso, en no pocas ocasiones, se me ha argumentado que: la imposibilidad experimental de alcanzar el cero absoluto – imposibilidad, que se remite a la termodinámica (coeficiente de operación frigorífico) –, tiene su causa, en específicas relaciones de incertidumbre de Heisenberg. Ni que decir, de la extrapolación injustificada, que se hacen de especificas relaciones de incertidumbre de Heisenberg, a todo el mundo cuántico – y como se ejemplifico, incluso a la termodinámica –.
Amén de lo anterior. Básicamente, el error consiste en que. La existencia de específicas relaciones de incertidumbre de Heisenberg (como por ej.: posición y momento – que debiera remitirse exclusivamente, a la medición simultanea de observables/magnitudes conjugadas/complementarias {independientemente del sin sentido o no de la interpretación que de ella se proponga como paradigma} y consecuentemente, a lo experimental –), parece demostrar, sin lugar a dudas, en ciertos “conocedores de ciencia”: la necesariedad, de una energía cinética-potencial residual (no confundir con la energía de punto cero), en los sistemas físicos de partículas – misma que, impediría, en estas especificas observaciones (aunque, erróneamente desde estas correlaciones, se suela extrapolar a toda medición), alcanzar una precisión arbitraria (obviamente, no infinita: ( pormenorización al respecto )) del estado físico de un sistema –. O incluso, el que, dicha limitación en la precisión experimental, se debe exclusivamente a que: los valores de las magnitudes físicas a escala cuántica, no están bien definidos (es decir: carecen de realidad local e incluso, para no pocos, de realidad no-localnivel de absurdez, solo apto para físicos trasnochados –).
Nota: incluso más. No son pocos, los de entre esos, que proponen como causa de esa energía cinética-potencial residual, a la no conmutables/no conmutabilidad de operadores cuánticos en mecánica matricial – es decir: nuevamente, confunden el modelo (o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones: para el caso, aquel operador matemático (multiplicación en matrices) y sus limitaciones, que se eligió a sabiendas de ellas, para representar resultados experimentales, como si, dicha limitación matemática del operador, fuese la causa de dichos resultados experimentales –) con lo modelado..
§  Variables conjugadas/complementarias: {observables conjugados en física} son aquéllas variables, que están relacionadas por una ley/es o transformación matemática.
§  Cero absoluto: según parece, el coeficiente de operación frigorífico de una máquina frigorífica, depende de: la temperatura del cuerpo a enfriar y de la del medio. Es decir. El coeficiente de operación frigorífico, tiende a cerocuando la temperatura del cuerpo enfriado se aproxima al cero.
Consecuentemente. La imposibilidad de alcanzar el cero absoluto, no deriva de la mecánica cuántica. Dado que, se trata de un concepto termodinámico, derivado exclusivamente de la eficiencia de las máquinas térmicas – coeficiente de operación frigorífico –.
A ver. Si usamos, la distribución de Boltzmann, para calcular las propiedades de un conjunto de moléculas, tales como la presión de una muestra gaseosa, se encuentra que: puede identificarse con el inverso de la temperatura (absoluta). Concretamente (β = 1/kT – kconstante de Boltzmann y T: temperatura absoluta –). Es decir. Siendo (β), proporcional a (1/kT), cuando la temperatura sube (β) disminuye y viceversa.
Sintéticamente. Puesto que, necesitamos realizar una cantidad de trabajo cada vez mayor, y en último término infinita – tornando así, imposible enfriar un objeto hasta una (β = infinita), mediante una secuencia finita de procesos cíclicos –, para ser capaces de extraer energía de un cuerpo – en forma de calor –, cuando su temperatura se aproxima al cero absoluto – similar efecto, al de acelerar un objeto masivo a la velocidad de la luz –.
Nota: se emplea, la distribución de Boltzmann, debido a que, ésta revela, lo que podría entenderse como: el significado molecular de la temperatura – es decir: la temperatura, es el parámetro que nos indica la distribución más probable de poblaciones de moléculas en los estados disponibles para un sistema en equilibrio.
§  La temperatura, es un promedio – estadística –, remitido a los componentes de un sistema físico – energía cinética y potencial –.
§  Las relaciones de incertidumbre de Heisenberg, remiten exclusivamente a la imposibilidad de medir simultánea y con arbitraria precisión observables conjugados.
§  Relación de incertidumbre (energía–tiempo):
Básicamente, remite a: la energía de un sistema físico y el tiempo que tardamos en medirla. Si intentásemos medir, de forma instantánea, la energía de un sistema físico, no daría tiempo a que éste, siquiera transfiriera algún agente físico – señal – hasta nuestro aparato de medida. Y, si medimos la energía de un sistema físico, no nos es posible determinar exactamente en qué instante de tiempo lo hemos hecho.
En síntesis. Necesitaríamos, un tiempo de medición infinito, para alcanzar una medida exacta de la energía de un sistema físico.
§  


Determinismo (1.1): (doctrina filosófica de la necesariedad)
Hipótesis científico-filosófica de inevitabilidad de lo acaecido (secuenciación inevitable) que, remite al principio de causalidad ( pormenorización al respecto ) aunque, erróneamente se lo remite – es decir: se lo confunde –, al principio de uniformidad ( pormenorización al respecto ), independientemente del grado de previsibilidad (grado alcanzado respecto del principio de uniformidad) que podamos alcanzar – ej.: desde la mecánica cuántica hasta el demonio de Laplace –; básicamente, en ciencia: remite al determinismo científico.
§  Problema de la medida: siendo, un sistema cuántico determinista (al menos, entre medidas), así como el medidor de su estado, entonces: ¿cómo es que su interacción resulta no serlo?
§  ¿Determinismo, o qué?:
Si bien, suele ser común, confundir determinismo (principio de causalidad) con previsibilidad (principio de uniformidad). También, se suele confundir azar/aleatoriedad (deterministateoría del caos, que presume, un determinismo científico y apela a una previsibilidad estadística – y ello, lo restringe al principio de uniformidad), con azar/aleatoriedad (indeterminista/ontológico {imposible de probar (ausencia de regularidades) – puesto que: indefectiblemente, nos encontraríamos inmersos en una inducción incompleta e incluso, implicaría que, lo acontecido, seria necesariamente irrepetible. Lo cual, a su vez implicaría, la existencia de cierto grado de previsibilidad (sabríamos, al menos, aquello que no acontecería. Y si, sé que esto, no se condice con nuestras experiencias/observaciones, pero es que, a algunos, ni deletreándoselo). En cuyo caso: lo observado, refuta éste tipo de azar/aleatoriedad – e imposible de demostrar – al menos, que apelemos a replanteos improcedentes de términos y/o a lógicas para-consistentes –, y especialmente, estaríamos saltándonos, el problema de la potestad teórica respecto de la empíria, mismo que, vuelve irrelevante, cualquier presunta demostración}.
Hasta donde creo comprender. El azar/aleatoriedad, puede ser epistémico u ontológico – en lógica bivalente –. Según el anterior análisis, de ser ontológico, es indemostrable (teóricamente – por auto-refutatorio –) e inverificable (empíricamente – por auto-refutatorio entre otras limitaciones –) – y fundamentalmente: contrario, a lo observado (la realidad–. Ahora. De ser éste, epistémico, el que se deba a: una presunta no-localidad – inexistencia del realismo local (presuntamente probada, mediante la observación experimental de violaciones tipo Bell) –, o a las limitaciones en las actuales herramientas experimentales – computacionales y/o mensurables (arbitraria precisión, en especial, respecto de la medición simultanea de observables/magnitudes conjugadas/complementarias {independientemente del sin sentido o no de la interpretación que de ella se proponga como paradigma}-{imposibilidad, al menos actual, de descubrir agentes físicos capaces de aumentar dicha precisión observacional}) –, resulta ser, para mí, respecto de la existencia o no del libre albedrío, irrelevante.
§  Pregunta, dirigida a adoradores insuficientemente críticos del conocimiento científico: las fluctuaciones cuánticas (generación y aniquilación de pares partículas-antipartículas de partículas virtuales – relaciones de incertidumbre de Heisenberg –), las desintegraciones nucleares (actualmente correlacionada con los neutrinos), decaimientos de partículas elementales (como si, la desaparición – ¿nunca transformación? – de éstas, en forma alguna fueran causa eficiente de la aparición – ¿nunca transformación? – de otras {¿desconocimiento=a-causalidad?}), las presuntas violaciones de las desigualdades tipo Bell, entre otras incertidumbres de la física modernas, son producto de: ¿leyes y constantes físicas actualmente desconocidascaprichos divinos o del indeterminismo (azar/aleatoriedad ontológica)? {¿y según el fisicalismo?}.
La gran mayoría, de entre aquellos, asegurara que: se debe exclusivamente al indeterminismo (azar/aleatoriedad ontológica) – en forma alguna, confundible con: indeterminismo (azar/aleatoriedad epistemológica) –. A lo que, descartando la imposibilidad de probar un indeterminismo (azar/aleatoriedad ontológica), restaría por concluir que: por descarte, dicho indeterminismo (azar/aleatoriedad ontológica), se deberá exclusivamente al producto de caprichos divinos.
Y sí. Me gusta mucho, usar la mayéutica – mayéutica, dirigida a quien cree no saber al respecto de algo o, la ironía socrática, dirigida a quien cree en algo erróneo –. Aunque, para los estándares actuales de terquedad, en general, no logro ni siquiera mellar infinitesimalmente, la temeraria fe depositada en una afirmación flagrantemente inconsistente como: el cosmos, a escala cuántica, es indeterminista (azar/aleatoriedad ontológica).
§  
Nota (mi confusión, parece ser tal que, incluso puedo sembrar duda al respecto de lo anterior): me gustaría recalcar que: obviamente, si comulgamos con que, parecen existir objetos (por ej.: el cosmos, la auto-observación, etc.) cuyos modelos explicativos (por ej.: de su existencia) o descriptivos (por ej.: de sus características), remiten necesariamente a sistemas lógicos para-consistentes o, a lo menos, de mayor poder expresivo (descriptivo/explicativo) al de la lógica bivalente). En consecuencia, afirmar que: el indeterminismo ontológico/absoluto, resulta ser necesariamente inexistente, implica cierto grado de contradicción en el modelo explicativo elegido. Corolario: no debería restringirse, al ámbito de la lógica bivalente, la respuesta de si, resulta inexistente o no, el indeterminismo ontológico/absoluto.

Determinismo científico (1.1): (paradigma científico)
Postula que, el cosmos, evoluciona – temporalmente hablando –, en forma completamente condicionada, aceptando – a pesar de ello – cierto grado de imprevisibilidad.
§  Aunque, no son pocos, los que no dudan en acotar: salvo, respecto de específicas mediciones cuánticas – la superposición de estados cuánticos y los sistemas cuánticos entrelazados –, la evolución física del cosmos resulta ser: determinista – ¿omnisciencia, quizás? –.
Critica: Ahora, haciendo a un lado lo auto-contradictorio de aceptar un indeterminismo/indeterminismo procedimental, el resultado de dichas específicas mediciones cuánticas, resulta ser: probabilísticamente determinista. Y, dado que, la estadística, a mi entender, implica un determinismo subyacente (cierto grado de uniformidad) – algo así como, presumir/necesitar la existencia de variables ocultas, que según, la interpretación de específicos experimentos de la actualidadpresuntas comprobaciones de violaciones, por parte de la mecánica cuántica (predicciones), de las desigualdades tipo Bell (respecto de un realismo local), deberían ser necesariamente superlumínicas, y consecuentemente, violarían el principio de localidad clásico/restringido (convirtiéndolo en un realismo no-local) –. Además, recordemos que: si bien, todo debería ser reducible a fenómenos del mundo cuántico – en consecuencia: dependiente del mismo –, la superposición de estados cuánticos y el entrelazamiento de estados cuántico, son fenómenos que, difícilmente mantienen su coherencia a nivel clásico. Por tal motivo, resultarían ser poco relevantes en dicho ámbito.
Incluso más. Si bien, lo intento precisar mucho más en otro post. Aun, confundiendo el principio implicado (principio de causalidad ( pormenorización al respecto ) x principio de uniformidad ( pormenorización al respecto )), su ampliación al ámbito del cosmos (algunos, al menos, pretenden restringirlo al ámbito cuántico del cosmos), entre otros equívocos, no parecen preocupados por: los resultados experimentales de SGs(fuertes) secuenciales (configurados con un diferencial angular de 0°/180° entre SGs o, donde reaparecen orientaciones de espines presuntamente filtrados  ¿problematizando, el presunto carácter intrínseco de dicha magnitud? –) que, por alguna razón, no prueban la realidad (en este contexto: la existencia de valores  estados bien definidos (es decir: poseen realidad local o, para no pocos, realidad no-local nivel de absurdez, solo apto para físicos trasnochados –) – de las propiedades físicas, independientes – es decir: previos – de su medición). Menos aún, de la falsada equiprobabilidad angular y, aun así, injustificadamente presumida en estos SGs(fuertes).

Dato: y, respecto de, algunas interpretaciones trasnochadas de los resultado experimentales de un Interferómetro de Mach-Zehnder/Detector de bombas de Elitzur–Vaidman, de momento, solo acotare que: se presumen análogos al Experimento de la doble rendija (Young) – siendo que, he dejado constancia de mi postura respecto de similares interpretaciones trasnochadas de sus resultados experimentales en: ( pormenorización al respecto ), ni que decir, entre otras cosas, el hecho de confundir el modelo con lo modelado y el predecir (estadísticamente) con saber cómo funciona y/o que es ( pormenorización al respecto ) –.

Nota: incluso, me gustaría recordar que: en cierto número de Polarizadores secuenciales (configurados con un diferencial angular menor a 90° entre Polarizadoresreaparecen orientaciones del Campo EM presuntamente filtradas – ¿problematizando, el presunto carácter intrínseco de dicha magnitud? –).

Corolario: ¿Si, lo teorético no reviste necesaria potestad respecto de lo empírico, implicaría eso que: el determinismo/indeterminismo procedimental podría ser falso?
§  

Indeterminismo (1.1): (doctrina filosófica de la no-necesariedad)
Absurda hipótesis científico-filosófica confundida con una especie de azar/aleatoriedad – caos indeterminista (algunos, suelen referenciarlo como azar ontológico (identificando, a su vez, con el indeterminismo absoluto {un absurdo dentro de un sinsentido: ausencia completa de uniformidad (lo cual, se refuta al pretender demostrarse/probarse – el absurdo –) siendo que, observamos cierto grado de uniformidad – el sinsentido –})) – que, debiendo rechazar al principio de causalidad (( pormenorización al respecto ) lo que constituye el absurdo lógico/empírico antes mencionado) y excluirse del principio de uniformidad ( pormenorización al respecto ), erróneamente, se la suele referenciar (es decir: a la absurda hipótesis antes mencionada) a éste – más precisamente: a cierto grado de imprevisibilidad en el conocimiento científico mismo que, se remite injustificada y absurdamente a: cierto grado de indeterminación (en principio local) – en los valores de algunas (aunque, ese <algunas>, se totaliza injustificadamente) magnitudes físicas – presente en la naturaleza ( pormenorización al respecto ) .
Nota: considero, a dicha condición excluyente: inverificable. Puesto que: probar/afirmar, la inexistencia de uniformidad alguna, implica necesariamente probar/afirmar la existencia de cierta uniformidad – por ej.: dado (A), (B) acaece en una única ocasión; además de implicar que los posibles resultados de (A) deben necesariamente ser infinitos menos uno (condición inobservable incluso a escala cuántica) –; salvo, en alguna lógica paraconsistente en donde, a dicha auto-contradicción no se le otorgue el valor de verdad: (falso), o se dé, a mi entender, un replanteo improcedente de la definición del principio de uniformidad, volviéndolo inmune a dicha auto-contradicción.

Azar/Aleatoriedad/Caos (determinista) (1.1): ( pormenorización al respecto ) (haciendo a un lado, sutiles o no, diferencias entre sus definiciones)
Proceso/mecanismo, que remite al grado de desconocimiento de los estados físicos de un sistema.
Trata, respecto de sistemas (dinámicosdeterministas (comportamiento completamente condicionado) y muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales (pequeñas variaciones, en dichas condiciones iniciales pueden implicar, grandes diferencias en el comportamiento futuro).
Lamentablemente, según mi experiencia, o se desconocen o se infravaloran o se mal entienden (peor se comprenden) todos o algunos de los siguientes puntos:

1)   Confundir azar/aleatoriedad/caos (determinista) – es decir: cierto grado de imprevisibilidad – con indeterminismo (independientemente de si: es epistémico u ontológico). Siendo que (cansado de repetirlo): el azar/aleatoriedad/caos (determinista) – es decir: cierto grado de imprevisibilidad –, remite exclusivamente al principio de uniformidad ( pormenorización al respecto ) – a saber: en idénticas circunstancias – es decir: sin alteraciones significativas y obviamente, con dependencia del grado de precisión experimental actualmente alcanzable –una causa tiene siempre el mismo efecto –. Mientras que (cansado de repetirlo): el determinismo/indeterminismo – es decir: la necesaria secuenciación de sucesos –, remite exclusivamente al principio de causalidad ( pormenorización al respecto ) – a saber: todo efecto tiene causa –. Confusión está, fuente de todo tipo de rebusques y falsos dilemas.

     Nota: incluso, no deberíamos confundir: completo desconocimiento de causas, con a-causal – las razones, por si no les son ya obvias, remiten a confusiones y absurdos previamente descriptos –.

2)   La inexactitud del conocimiento sensible (producto de una relación: desconozco observaciones, en última instancia, independientes de algún observado(es decir: mediante un agente físico/no-físico)) – sea ésta, superable en cierto grado o no –.

Nota: no hay azar/aleatoriedad, en las relaciones de incertidumbres (puesto que: tratan, exclusivamente, de la incertidumbre en la medición simultanea de observables/magnitudes conjugadas/complementarias {independientemente del sin sentido o no de la interpretación que de ella se proponga como paradigma– es decir: ni tan siquiera, debería extenderse su aplicabilidad hasta abarcar todo el ámbito de la mecánica cuántica –).

3)   El déficit computacional (potencia de cálculo).

4)   La recursión infinita (cálculos que se auto-implican).

5)   Confundir azar/aleatoriedad en la medida con indeterminación ontológica.

6)   Confundir determinismo científico con previsibilidad – y, consecuentemente: nuevamente confundir causalidad con uniformidad –.

7)   Y lo obvio (aunque, dado el número de veces que lo he expresado de forma diferente sin, por los dichos de mis interlocutores, siquiera haber sido entendido, me da que…). Bueno. A saber (repito): el azar/aleatoriedad, remite a un experimental proceso/mecanismo – lo restrinjo al ámbito de lo experimental, pues en lo abstracto (es decir: en lo teórico), el azar/aleatoriedad es solo aparente (es decir: lo pseudo-aleatorio). A sabiendas de que: existen algoritmos que introducen valores experimentales presumidos como aleatorios (es decir: en última instancia, una presunción/verificación circular – ej.: usar, como semillas del algoritmo, las polarizaciones de específicos fotones provenientes de astros muy lejanos –). Y, a fin de cuentas: el resultado, deviene siendo determinado por los valores de sus variables y las operaciones en ellas aplicadas (F(x)=y) –.

Éste, a su vez, remite esencialmente a una específica secuenciación de propiedades y operaciones – es decir: a especificas entidades, leyes y constantes físicas –. En consecuencia. Derivar de ello, un azar/aleatoriedad – sea ontológica o epistémica –, resulta ser: un oxímoron en el ámbito teórico y un indemostrable – dado que: se auto-refutaría al siquiera pretender demostrarse (físicamente) – en el ámbito físico – yo lo extendería al ámbito no-abstracto, pero eso parece ser para otra década –. ¿Algún atisbo de entendimiento? Bien. A ver qué pasa con lo siguiente.

Según, la casi totalidad de físicos teóricos/experimentales y sus devotos, resulta obvio y en ello indiscutible – es decir: experimentalmente demostrado hasta el hartazgo el azar/aleatoriedad ontológica {en forma alguna, una absurda interpretación del modelo manifiesta su seguridad divulgativa} – el carácter intrínsecamente aleatorio (es decir: intrínseco de lo físicode la naturaleza – si bien, algunos, al menos, lo restringen a cierto ámbito de la naturaleza –. Con descripciones/explicaciones como por ej.: una partícula (entidad física elemental), se presume regida por específicas leyes y constantes físicas (deterministas y, en ello, su evolución también se presume como determinista) mientras no se la observe (mida); en cuyo caso, se presume regida por específicas leyes y constantes físicas (estadísticas y, en ello, su evolución también se presume como estadística – es decir: aleatoria/no-previsible respecto de los casos particulares pero, con cierto grado de regularidad/previsibilidad respecto del grupo –). Acto seguido y sacándose de la manga, se afirma que: estos resultados experimentales, demuestran indiscutiblemente – ahora sí, ya no hay posibilidad alguna de variables ocultas (locales o no), es decir: de algún grado de desconocimiento experimental o impotencia de cálculo (inexactitud del conocimiento sensibledéficit computacionalregresión infinita, etc.); que va, actualmente poseemos la suficiente, como para decretar infalible y coherentemente {si, sarcasmo}, su inexistencia – la aleatoriedad intrínseca de lo físico. Como si: la partícula en cuestión, posteriormente a tener un comportamiento determinado por ciertas reglas, pasase a tener un comportamiento indeterminado por regla alguna y, al mismo tiempo – es decir: sin siquiera despeinarse intelectualmente {si, sarcasmo} –, determinado por ciertas reglas estadísticas – como si éstas, no fuesen reglas en absoluto, pero de alguna forma reglaran –.

Parodiando esta absurda propuesta. La partícula en cuestión, espera (condición de cambio de sumisión) hasta que se la observe (mida) para, en dicho instante, cambiar su sumisión al paradójico (aunque, irreconocido como tal) mecanismo de la “moneda-maravillosa” consistente en: virtualmente/mágicamente/fantásticamente/divinamente/etc., arrojar una “moneda-maravillosa”, siendo su “cara-maravillosa” – contrapuesta al “piso” alcanzado, en contacto con su “cruz-maravillosa” –, lo que determina su comportamiento/resultado – inmediata evolución pos-medida – (que, encontrándose en un presunto entrelazamiento cuántico, dicha “moneda-maravillosa” se deslocalizara en cada una de las coordenadas de las demás partículas y conjuntamente – dichas, ahora, “monedas-maravillosas” – determinaran sus comportamientos/resultados) – siendo, a su vez lo anterior, de alguna no-paradójica forma, un condicionamiento incondicionado (es decir: de alguna forma, está regida por el mecanismo de la/s “moneda/s-maravillosa/s” y, al mismo tiempo, no lo está {recordemos que, se presume un resultado indeterminado, basado en una indiscutiblemente probada aleatoriedad intrínseca de lo físico/lo ontológico}. Y así, hemos finalmente alcanzado los misterios de lo físico/de lo mágico/de lo fantástico/de lo divino, ¡que así sea! {si, parodiando el oxímoron}) –. ¿Alguna luz en la distancia? Que va. O los milagros no existen o están restringidos a otros. En ocasiones: el calla y calcula, parece evitar humillaciones.

Finalmente: espero, aunque probablemente será sentado o ya estirado, que los científicos trasnochados (es decir: de insuficiente conocimiento epistémico) y filósofos trasnochados (es decir: de insuficiente capacidad de análisis) – obviamente, descarto a los divulgadores y devotos, por considerarlos casos perdidos o hipócritas del “ya lo sabía” cuándo el paradigma cambie –, se den cuenta de lo idiotas e inútiles que han sido aquellos que aseguraban/demostraban/probaban/juraban/etc. la existencia de un indeterminismo procedimental – por ej.: la, recontra probada experimentalmente, aleatoriedad intrínseca (ontológica) de la naturaleza –. La de años de física y epistemología desperdiciado en la creación de fabulas respecto del “mundo cuántico” – agárrate, la realidad cuántica supera a la ficción e incluso, a tu imaginación. Estudia física chaval y serás tan guay como yo –.

Nota: ¿Orden o desorden, irreversible?
Los desarrollos recientes de la física y de la química de no-equilibrio, muestran que: la flecha del tiempo puede ser fuente de orden. Ya era así en ciertos casos clásicos simples, como la difusión térmica. Por supuesto que las moléculas – de hidrógeno y nitrógeno, digamos, dentro de una caja hermética – evolucionarán hacia una mezcla uniforme. Pero, calentemos una parte de la caja y enfriemos la otra. El sistema evoluciona entonces hacia un estado estacionario en que la concentración de hidrógeno es más elevada en la parte caliente y la de nitrógeno en la parte fría. La entropía producida por el flujo de calor (fenómeno irreversible) destruye la homogeneidad de la mezcla. Por lo tanto, se trata de un proceso generador de orden, un proceso que sería imposible sin el flujo de calor. La irreversibilidad conduce a la vez al desorden y al orden. Lejos del equilibrio, el papel constructivo de la irreversibilidad se torna aún más sorprendente.
o    El fin de las certidumbres (Ilya Prigogine).
Critica: no me parece un ejemplo valido de una irreversibilidad que conduzca al orden, pues, difiere del enfoque tradicional en que: dicho sistema físico, no resulta ser cerrado/aislado, dado que, se necesita de un constante diferencial de temperatura en los límites de su volumen (energía no contabilizada) para que “dicho orden” se mantenga.

Tratamiento de datos experimentales (manejo de errores) (1.1):

§  Exactitud: valor – normalmente desconocido – que representa el grado de aproximación de una específica medida al valor real. Limitado por: la pericia, el diseño y montaje experimental del experimentador.

§  Precisión: valor que representa el grado de dispersión de los datos experimentales. Limitado por: errores de escala (resolución instrumental y su diseño) y errores accidentales (fluctuaciones imprevisibles e inevitables).

§  Irreducible limitación experimental (ver Nota): ( pormenorización al respecto ).

§  ...

Algunas precisiones:

§  x(m): valor medido.

§  x(r): valor real.

§  x(e): error de escala – si es medida directamente, se obtiene del instrumental; en caso contrario se obtiene por propagación –.

§  x(a): error accidental – en cualquier caso se estima estadísticamente –.

§  Exactitud: Dx = abs(x(m)–x(r)).

§  Precisión: Dx = Dx(e)+Dx(a) o max(Dx(e), Dx(a)).

§  Valor tratado: x = x(m)-/+Dx.

§  Error absoluto: diferencia entre el valor medido y su valor real (dx = x(m)-x(r)).

§  Error relativo: razón entre el error absoluto y el valor medido (dx = Dx/abs(x(m))).

§  Error porcentual: error relativo multiplicado por 100 (d% = dx*100).

Nota: estos dos últimos valores, muestran cuan significativa es la incertidumbre de la medida respecto del valor medido.


Superdeterminismo (1.1):
En mecánica cuántica, el superdeterminismo, es una hipótesis científica que pretende evadir el teorema de Bell. El teorema de Bell, depende de la asunción del libre albedrío, que no se aplica a las teorías deterministas. Es concebible que, alguien pueda explotar esta laguna para construir una teoría local de variables ocultas que reproduzca las predicciones de la mecánica cuántica.
Los superdeterministasno reconocen la existencia de oportunidades o posibilidades reales en el cosmos. El teorema de Bellsupone que los tipos de mediciones realizadas en cada detector pueden ser elegidos independientemente entre sí y de la variable oculta que se está midiendo.


Determinismo procedimental (1.1): (licencia de autor: secuencialidad intrínseca)
Hipótesis de inevitabilidad de lo acaecido – redundancia mediante: por encontrarse inevitablemente inmerso en un proceso/mecanismo –Remitida incluso, al proceso de toma de decisión (consciente). Y, fundamentada exclusivamente, en el principio de causalidad ( pormenorización al respecto ) – más precisamente: en su necesaria secuenciación (inevitabilidad metodológica) {una especie de principio de precedencia: la causa, antecede al efecto} –, resultando así, independiente del principio de uniformidad ( pormenorización al respecto ) que remite a que: en idénticas circunstancias (es decir: sin alteraciones significativas y obviamente, con dependencia del grado de precisión experimental actualmente alcanzable), una causa tenga siempre un mismo efecto. Es decir: del grado de previsibilidad (determinismo Laplaciano) –.
Sintéticamente: el inevitable resultado de un procesoal actual estado del cosmos, le antecede un, metodológicamente necesario (que, dada la innecesaria potestad de la teorética respecto de la empíria, no debería extenderse, al menos incuestionablemente al ámbito empírico, aunque, de no hacerlo, terminaría por ser disruptivo respecto de todo modelo descriptivo/explicativo de lo empírico), previo estado –.
§  Epicuro: el que dice que todo acontece por necesidad nada puede objetar al que niega que todo acontece por necesidad, pues esto mismo, afirma que acontece por necesidad.
Critica: aforismo – el anterior –, que resulta irrelevante, como contra argumento del determinismo.
§  …En (La Lógica de la investigación científica), como también en los trabajos posteriores, Popper considera que todo el tema se centra en la predictibilidad. La tarea de la ciencia, como sostiene, consiste en proponer leyes a partir de las cuales se puedan deducir predicciones. En este sentido hay dos tipos de leyes en la física. Las primeras trabajan con variables causales y permiten predecir con toda precisión un suceso. Las segundas, lo hacen con variables estadísticas y permiten predecir una probabilidad. En el primer caso la predicción es un valor preciso para una variable, en el segundo una frecuencia estadística (indeterminismo y democracia, K. R. Popper, Manuel Pavón).
§  
Nota: así como, el cosmos/universo es (entre otras limitantes descriptivas/explicativas, como ser: la, empíricamente, innecesaria (por inverificable) potestad teorética respecto de la empíria – FLC ( pormenorización al respecto ) –) cosmogónicamente contradictorio/auto-contradictorio y, en consecuencia, la sensación (qualia) de inevitabilidad de su existencia (física, no-física y lógica), podría ser tan solo, otra ilusión que algún fabulador (personal/impersonal) nos condiciona completamente a sentir. El determinismo procedimental (que implica, la inexistencia del indeterminismo procedimental (así como, del indeterminismo/indeterminación, que se pretende como paradigma interpretativo de la cuántica, por ser éste, auto-contradictorio), podría ser otra ( pormenorización al respecto ). En tal caso: ¿cuáles serían sus consecuencias?


Indeterminismo procedimental  (1.1): (licencia de autor: no-secuencialidad intrínseca)
Hipótesis de evitabilidad de lo acaecido – aunque auto-contradictoria (una no-secuencial secuenciación) –. Remitida incluso, al proceso de toma de decisión (consciente)Y, fundamentada exclusivamente, en la negación del principio de causalidad ( pormenorización al respecto ) – más precisamente: en la negación de su secuenciación (evitabilidad metodológica – es decir: en el ámbito teórico –) {una especie de negación del principio de precedencia: la causa, no antecede al efecto. Sintéticamente: remite a lo inconcebible/lo auto-contradictorio (una no-secuencial secuenciación)} – y, excluyéndose completamente del principio de uniformidad ( pormenorización al respecto ) – negación del mismo, con lo cual, se la suele confundir –.
Nota: haciendo a un lado el obvio absurdo de esta hipótesis. Considero, a dicha condición excluyente (es decir: del principio de uniformidad), como: inverificable (a sabiendas, de la existencia de los (FLC ( pormenorización al respecto )), entre otras limitantes descriptivas/explicativas como por ej.: la, empíricamente, innecesaria (por inverificable) potestad teorética respecto de la empíria). Puesto que, además de que, incluso en el modelado de específicos sucesos cuánticos – por ej.: entrelazamiento cuántico de estados –, subyace cierto grado de previsibilidad estadística. Comprobar la inexistencia de regularidades en un sistema dinámico, remite fundamentalmente al argumento dirigido al silencio. Es decir:
§  Al grado de eficacia con que intentamos constatarla: sin lograrlo {resultando significativo ese silencio de rastros – obviamente su validez esta además temporalmente condicionada –}.
§  A nuestra capacidad de detectarla (rastros).
Lo que, finalmente, nos remite a una dependencia del grado de confianza depositado en esas dos premisas – es decir: a nuestra presunta responsabilidad y capacidad inmejorable (presunción implícita en la afirmación de ausencia de rastros) –.
En consecuencia. Afirmar, haber comprobado la inexistencia de regularidades en un sistema dinámico, resulta ser procedimentalmente imposible en ciencia. Es más. Dicha afirmación, paradójicamente implicaría, la existencia de cierta regularidad en el sistema dinámico – a saber: la imposibilidad de que, una específica causa, repita un específico efecto –. Obviedad esta última que, al parecer, es insufriblemente negada/ninguneada por expertos teóricos y prácticos en física/ciencia (y, por consiguiente, por sus adoradores), apelando a frases como: “eso es filosofía/metafísica”, y su corolario: “la filosofía, ha muerto” – como si, los absurdos lógicos/físicos (modelo lógico/físico), dejaran de serlo, tan solo por pertenencia (principio de autoridad) –. Y, bue….
Nota: haríamos bien, en resaltar que: confundir el modelo (o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones) con lo modelado, no implica necesariamente, que dichas interpretaciones sean inexistentes, al menos, en el ámbito de la realidad – dado: el inevitable (a menos que, apelemos a sistemas lógicos para-consistentes), grado antinómico intrínseco de toda explicación/descripción ultima –.

Previsibilidad (1.1): (predictibilidad)
Remite al grado de conocimiento de los estados de un sistema.
Contrariamente a lo que he leído. No comulgo con la idea de separarlo en clases la predictibilidad (clásica: precisión arbitraria y cuántica: precisión estadística), sino más bien, en clases de precisión – ver manejo de datos experimentales en/y Azar/Aleatoriedad/Caos (determinista) ( pormenorización al respecto ) –: arribados a cierto nivel de precisión, intentar incrementarlo, implica disminuir la certidumbre experimental.
[]

Libre albedrío (1.1): (doctrina filosófica)
No deberíamos confundir, cierto grado de desconocimiento de causas (incluso completo), azar/aleatoriedad o complejidad de respuesta – es decir: el humano, posee respuestas de una complejidad muy superior a otros animales, por ende, tiene libre albedrío –, con libre albedrío. Y, menos aún: cierto grado de desconocimiento de causas (incluso completo), azar/aleatoriedad, con a-causal. Ver (https://repositoriodeconfusiones-comentarios.blogspot.com/2018/03/incondicionada-intencionalidad.html).

§  Critica: https://www.youtube.com/watch?v=Yw2S9N3wVF4#t=12

§  ¿Si concluimos la inexistente el libre albedrío – por ser un concepto auto-contradictorio y corroborado por modernos descubrimientos de la neurociencia (básicamente somos zombis) –, como diferenciamos un razonamiento de lo que no es tal? (por ejemplos la anterior conclusión deriva de un razonamiento).

§  ¿Los correlatos neuronales son idénticos a los qualia – experiencias en primera persona (subjetiva) –? (por ejemplo, especificas frecuencias del campo electromagnético y su color asociado).

§  San Agustín, denomino a la capacidad de elegir libremente entre obrar bien o mal, libre albedrío. Se trata de una libertad exenta de toda coacción o determinación, pues lo natural es impotente a la hora de coaccionar al ser humano, y una coacción divina sería injusta.

§  

Nota: haríamos bien en resaltar que: a pesar de ser el concepto de libre albedrío un oxímoron (al menos, en lógicas no para-consistentes), no implica necesariamente, que dicho concepto sea inexistente, al menos, en el ámbito de la realidad  pormenorización al respecto ) – dado: el inevitable (a menos que, apelemos a sistemas lógicos para-consistentes), grado antinómico intrínseco de toda explicación/descripción ultima –.

Compatibilismo (1,1): (tesis filosóficahttps://repositoriodeconfusiones-comentarios.blogspot.com/2018/03/incondicionada-intencionalidad.html)
Tesis filosófica, según la cual: el libre albedrío, se reduce a carecer de coerción externa – es decir: mientras sea producto de la propia voluntad (libre de coerción externa) –. Es decir: mientras decida según mis deseos, creencias o intenciones, a pesar de que estar completamente determinados por causas precedentes, según esta tesis filosófica, poseo libre albedrío.
Nota: la libertad, que se necesita para la responsabilidad moral, no es la libertad libertaria de causación, sino más bien, una libertad de coerción de parte de fuerzas externas a nosotros mismos (John Byl).
[]

Fisicalismo (2.1): Básicamente, todo es físico – en [SC.n], e incluso en [Re] –. En consecuencia: todo es descripto o explicado – e incluso describible o explicable en un futuro – por la física. En consecuencia: es un reduccionismo.
Básicamente, es una doctrina filosófica – concepción del positivismo lógico (neopositivismo) –, que afirma que: solo las proposiciones científicas – aquellas susceptibles de ser traducidas a lenguaje científico – tienen sentido – se suele usar la referencia: sentido científico; pero, a la vista de cómo ningunean otras ramas del conocimiento, incluso otras ciencias, considero más preciso, no agregar el adjetivo de científico en su definición –.
Entre otros ninguneos: rechaza la metafísica ( pormenorización al respecto ) , niega el libre albedrío ( pormenorización al respecto ) y la existencia de dioses. Reduce, lo mental ( pormenorización al respecto ) – tomado como un paradójico epifenómeno ( pormenorización al respecto ) – a lo cerebral – apelando a que, en un futuro, el avance científico llenara el vacío explicativo de los qualia ( pormenorización al respecto ) –.
Cabe señalar que, esta doctrina, persigue la unificación del conocimiento científico y de su veracidad/autenticidad objetiva, pretende alcanzarla, mediante la construcción de un lenguaje científico (único).
No obstante, el empeño de los neopositivistas, la búsqueda del santo lenguaje ha fracasado, con la consecuente merma en las filas del denominado: (fisicalismo ortodoxo).
§  Fisicalismo no-reduccionista: las propiedades mentales, son irreducibles a las propiedades físicas.
§ 
Nota: incoherentemente, por ser un monismo reduccionista, debería sostener que el sustrato (fundamental) de todo, está constituido – en forma exclusiva –, por las entidades físico-matemáticas de la físicamodelo – ¿confundiendo el modelo (o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones) con lo modelado?
Si bien, el fisicalismo, se reduce a lo físicoentidades y relaciones de la física – y este, a: materia ( pormenorización al respecto ), energía ( pormenorización al respecto ), espacio ( pormenorización al respecto ) y tiempo ( pormenorización al respecto ). Estos componentes únicosentidades físicas –, con los que, el fisicalismo puede construir sus descripciones/explicaciones, pueden reducirse exclusivamente a: materia dinámica y contenedor. Puesto que, la energía, es reducible a una cuantificación de la capacidad de modificación de un sistema físico y el tiempo, reducible a comparación de ritmos de cambios (en su acepción no-cronológica).
Critica:
Puesto que, esta doctrina filosófica, presume (en ocasiones, implícitamente, hasta el surgimiento de una discusión), como afirmación científica (aunque continuo sin comprender como puede serlo), el que: todo, es físico – es decir: todo, es reducible a lo físico (por ende: explicado/“explicable” por la física) –, considero que:
§  Todo, es físico”, viene a decirnos que: todo, esta explicado por la física. El desconocer esa consecuencia – sea por: limitar convenientemente ese Todo o, apelar a previos avances científicos como prueba de una segura futura explicación {siendo que, el apelar a lo probable, en lugar de a lo seguro, solo pone de manifiesto, que lo que se busca en realidad es: embarrar la cancha} –, lo considero, a lo menos, una actitud anticientífica.
§  Siendo que, se presenta como una cosmovisión (del Todo), el que sus adeptos, propongan como innecesario, el explicar dicha transducción – es decir: del modelo (o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones) a lo modelado –, como mínimo, resulta ser auto-contradictorio. Más aún: si bien, parecen ser los menos de entre sus filas (según mi experiencia), lo hay que, lo consideran una tarea irrealizable – debido a variantes de los factores limitantes del conocimiento –. Detalle éste (eufemísticamente hablando), que no parece mellar en lo más mínimo su bandera: Todo, es físico.
Así como tampoco parece hacerlo, el apelar a un futuro avance científico que lo explicara – obviamente, para los que lo consideran una tarea realizable –. Que, en forma alguna, debe confundirse con un acto de fe científica. Finalmente, me quedaría por tipificar, a la mayoría de entre sus filas que, parecen refugiarse en una especie de argumento ad-exitum (algo así como: la eficiencia, elimina todo vacío explicativo del modelo), que elimina o desestima hasta las auto-contradicciones del modelo
§  Ahora, ¿“el como”, científicamente más significativo de todos, quedara sin siquiera intentar modelizarse? Y, para los que criticarían que: “ese como”, implica conocer “el que” (lo real), les propondría, tomar como “el que”, a nuestra más directa aproximación (los qualia – que como mucho, vendría siendo: la realidad –). Que sintetizando seria: ¿cómo, de las entidades y relaciones del modelo físico (o, más precisamente, alguna de sus interpretaciones) la física –, se da lo modeladolos qualia –?
§  También, me gustaría acotar que. El presumir que, todo es físico, implica lógicamente – es decir: inmersos en lógicas no-para-consistentes –, como lo he expresado anteriormente, que: indefectiblemente, se constituirá un vacío explicativo en el modelo – vacío explicativo intrínseco a toda auto-explicación –.
§ 

Cientificismo (1.1): Básicamente, la ciencia – conocimiento obtenido mediante el método científico – es el único conocimiento valido y significativo (proposición cientificista) – siendo, el resto de problemas: o irrelevantes, o pseudo-problemas o resueltos por la ciencia en el futuroEs decir: un tipo de fisicalismo ( pormenorización al respecto )Aunque, en general, al conocimiento científico, se lo termina por reducir al de la física –. Existe, al menos, otra acepción del cientifismo en la que, se lo pretende reducir a: sostiene que la ciencia, es el método más eficiente de obtener conocimiento valido y significativo – a mi entender, esta acepción, pondera erróneamente y ejemplifico en (3), lo que por conocimiento valido y significativo se ha de tener –.
Algunas críticas: (someramente fundamentadas)

1)   Resulta imposible probar la proposición cientificista empleando el método científico.

2)   Resulta imposible probar los postulados metafísicos de la ciencia – e incluso: de otros ámbitos del conocimiento –.

3)   Dados los (FLC ( pormenorización al respecto )factores limitantes del conocimiento), siempre existirán problemas – a mi entender válidos y significativos: dado que, en principio, problematizan todo conocimiento – irresolubles – obviamente: al menos, aunque no solo, en el ámbito de la lógica bivalente y sin apelar a replanteos improcedentes (es decir: del sustento de, al menos, las partes esenciales de la ciencia) –. Por ej.: Cosmos (Dimensionalidad) pormenorización al respecto ), Cosmos (Cosmogonía) pormenorización al respecto ), El problema de los Qualia (https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2012/09/insuficiencias-del-fisicalismo.html), Dilema de la confianza (https://repositoriodeconfusiones.blogspot.com/2012/09/el-dilema-de-la-confianza-impuesta.html), etc.

4)   

Conclusión. Si bien, como en todo o casi todo concepto, coexisten diferentes acepciones del mismo: la acepción, tomada como critica de una excesiva confianza y errónea divulgación del conocimiento científico, es a la que me refiero en el anterior análisis – ufanándose, en alguna fase de un intercambio, de poseer una capacidad analítica superior a la de los no-cientificistas (llegando incluso a tildarlos de: irracionales y/o vende humo {sin inmutarse siquiera en el proceso}) –.
Nota: ahora bien, el conocimiento científico es, para mí, el más eficiente del que disponemos en su ámbito/objetivo – es decir: en la predicción del comportamiento de lo observable (actualmente) y en menor grado, su descripción/explicación –.
[…]

[-----------------------------------------------------------------------------------------]

El Dualismo (1.1): (y, sus plausibles derivados Emergentismo/Epifenomenalismo)
Esencialmente, existen dos tipos de dualismos:

§  Dualismos de sustancias: sustancias físicas y no-físicas.

§  Dualismo de propiedades: teoría del aspecto dual (ni idénticas, ni irreductibles a propiedades físicas ordinarias), dualismo de las propiedades fundamentales (las propiedades conscientes, serian constituyentes básicos de la realidad, como lo es el electromagnetismo, con el cual, podrían interactuar. Y, ontológicamente hablando, su existencia, no sería ni dependiente ni derivativa de ninguna otra propiedad), panpsiquismo (todos los constituyentes de la realidad, poseen algunas propiedades psíquicas, o al menos proto-psíquicas, distintas de cualesquiera propiedades físicas que posean), panprotopsiquismo (las propiedades psíquicas o proto-psíquicas, son tanto o más fundamentales ontológicamente, que las propiedades físicas), etc. –.

Pudiendo ser considerados, tanto el emergentismo como el epifenomenalismo, variantes (es decir: derivados) del dualismo – aunque, no solo de éste –. Propongo usar las siguientes notaciones e incumbencias elementales para el posterior análisis en el ámbito del modelo neurocientífico de la mente/consciencia:

§  (S: Sustancia/s).

§  (P: Propiedad/es).

§  (AC: arbitrariamente convincente).

§  (IU: Interacción/es Univoca/s – básicamente: un oxímoron (lo incognoscible) –).

§  (IB: Interacción/es Biunívoca/s).

§  (SPI(Px): Surgimiento de Propiedades Irreducibles a (Px) – leyes heteropáticas (incumplen el principio de composición de causas) –).

§  (°DE(x): grado o nivel descriptivo/explicativo de (x) – insuficiencia descriptiva/explicativa ® (°DE(x)<AC) –).

§  (DE: variación energética).

§  (FC: Faltante de Contabilización de lo no-abstracto).

§  (FO: faltante observacional, derivado de la no percepción, en (P1P), de los qualia de otro – pudiendo incluso, ser los propios, con algún matiz – al observar directamente con nuestros órganos sensoriales sus/los correlatos neuronales de consciencia – básicamente: sin mediar, entre el observador y lo observado más transporte y transducción que el acontecido en los propios órganos sensoriales – y, en consecuencia, un (FC).

§  (DE(ØFO): variación energética erróneamente contabilizada debido al no reconocimiento del falsable y procedimentalmente innegable (FO)).

§  (DE(FO): variación energética correctamente contabilizada debido al falsable y procedimentalmente innegable (FO)).

§  Todo cambio en un sistema – físico y no-físico (aunque, no-abstracto) – aislado, implica una (DE) – por concepto de energía y la extrapolación de las leyes de la termodinámica –.

§  (DE(f).X): variación energética de lo físico, siendo (X=Sx/Px).

§  (DE(Øf).X): variación energética de lo no-físico (aunque no-abstracto) – implica, una necesaria violación del principio de clausura de lo físico (dado, el faltante observacional en (P3P) no-reconocido, al menos, por los Dennettianos/cientificistas/etc.) –, siendo (X=Sx/Px).

§  El Emergentismo, remite a: 1S+2P y al (SPI(P1)).

§  El Epifenomenalismo, remite a: (2S)/(1S+2P) y a (IU) entre sus constituyentes.

§  El Emergentismo (al menos, del tipo fuerte® no-reduccionismo.

§  

Nota: en contraposición, las leyes heteropáticas, cumplen el principio de composición de causas (es decir: el efecto conjunto de varias causas es igual a la suma de sus efectos por separado). 

¿Insufrible ceguera analítica del reduccionista?: (¿y van? nada, perdí la cuenta)

§  Dado el (FO).

§  Y siendo: DE(ØFO)=(DE(f).P1)+{(FC=(DE(f).P2)); aunque, considerado irrelevante respecto del fenómeno}).

§  Y siendo: DE(FO)=((DE(f).S1/P1)+(FC=(DE(Øf).S2/P2))); que, en principio y en la general de las veces, implica un (°DE(x)<AC) – dada, la insuficiencia descriptiva/explicativa de sus (IU/IB).

§  Entonces: aunque, continua siendo insuficientemente descriptivo/explicativo, se da que: (°DE(DE(FO))>°DE(DE(ØFO))) – obviedad ésta, al menos, no reconocida por Dennetianos/cientificistas/etc. –.

§  Corolario: ya no sé cómo expresar de forma diferente lo mismo – algunas insuficiencias del fisicalismo y sus afines – que he venido planteando hace décadas, pero bueno. Repite y repite que algo podría arraigar – pos, hasta ahora, de esta obviedad nada se arraiga –.

[]


Superveniencia (1,1): (fundamentalmente, en neurociencia)
En filosofía, específicamente en metafísica, la superveniencia es una relación mereológica de dependencia entre propiedades de “alto nivel” y de “bajo nivel”. Un grupo de propiedades (Y) superviene de un grupo de propiedades (X) cuando las propiedades del grupo (Y) están determinadas por las del grupo (X).
[]

Epifenomenalismo (1,1): (fundamentalmente, en neurociencia)
Fenómeno accesorio, que acompaña al principal y que no reviste una influencia significativa sobre él – y obviamente, tampoco la reviste en su descripción/explicación –.
En nuestro contexto. El epifenomenalismo, entiende la conexión entre mente y cerebro como una relación de un solo sentido – la materia (lo físico), actúa sobre la mente inmaterial (lo no-físico), pero no a la inversa. Sin embargo, el epifenomenalismo plantea problemas similares a los del dualismo interaccionista. A saber: ¿en qué lugar se produce el efecto sobre la mente?¿cómo se produce dicho efecto?, etc. 

Siendo: (somero análisis descriptivo/explicativo de sus incumbencias)

§  (Epi10®1S+2P+IB): epifenómeno de lo físico en lo físico – puesto que: existe un (FC=DE(f).P2) aunque, resulta irrelevante respecto del fenómeno –.

§  (Epi11®1S+2P+IU): epifenómeno de lo físico en lo no-físico (aunque no-abstracto) – puesto que: dado el (FO), existe un (FC=DE(Øf).P2) aunque, no reconocido, al menos, por Dennetianos/cientificistas/etc. –.

§  (Epi20®2S+IU): epifenómeno de lo físico en lo no-físico (aunque no-abstracto) – puesto que: dado el (FO), existe un (FC=DE(Øf).S2) aunque, no reconocido, al menos, por Dennetianos/cientificistas/etc. –.

§   

Ejemplos de los anteriores tipos de epifenómenos, serian:

§  (Epi10): el vapor expulsado – silbato de locomotora a vapor (de lo físico en lo físico) –, por un motor de combustión externa. Efecto secundario del vapor utilizado, que no reviste influencia significativa en su funcionamiento ni en su descripción/explicación (científica).

§  (Epi11/Epi20): el ruido – proceso sensorio/ECD-perceptivo (de lo físico en lo no-físico) –, percibido por un ser/sistema sensible a dicha transducción y rango, en principio, causado por una onda mecánica. Según eliminativistas y afines: efecto secundario, que no reviste influencia significativa en su funcionamiento ni en su descripción/explicación (científica).

Nota: obviamente, su ausencia – aunque, pudiendo (o incluso, siendo necesario en posturas eliminativistas) existir un análogo inconsciente capaz de alertarnos de la presencia de dicho rango de ondas mecánicas – sería un significativo factor de presión evolutiva {siendo esto último, irrelevante para mi análisis}.

§  (Epi11/Epi20): el dolor de (x) – proceso sensorio/ECD-perceptivo (de lo físico en lo no-físico) –, percibido por un ser/sistema sensible a dicha transducción y rango, en principio, causado por una herida. Según eliminativistas y afines: efecto secundario, que no reviste influencia significativa en su funcionamiento ni en su descripción/explicación (científica) –.

Nota: obviamente, su ausencia – aunque, pudiendo (o incluso, siendo necesario en posturas eliminativistas) existir un análogo inconsciente capaz de alertarnos de dicho proceso de ruptura dándose o recientemente dado – sería un significativo factor de presión evolutiva {siendo esto último, irrelevante para mi análisis}.

§  (Epi11/Epi20): el color negro – proceso sensorio/ECD-perceptivo (de lo físico en lo no-físico) –, percibido por un ser/sistema sensible a dicha transducción y rango, en principio, causado por estímulos lumínicos cuyas frecuencias se encuentren fuera de su rango de sensibilidad. Según eliminativistas y afines: efecto secundario, que no reviste influencia significativa en su funcionamiento ni en su descripción/explicación (científica).

Nota: obviamente, su ausencia – aunque, pudiendo (o incluso, siendo necesario en posturas eliminativistas) existir un análogo inconsciente capaz de alertarnos de la presencia de estímulos lumínicos fuera del rango de su sensibilidad – sería un significativo factor de presión evolutiva {siendo esto último, irrelevante para mi análisis}.

§  

Es decir. En el modelo neuro-científico de la menteepifenómenos tipo (Epi11/Epi20), remiten en última instancia, a interacciones físicas/no-físicas paradójicas – una especie de efecto final (es decir: un efecto, sin efectos/siempre efecto nunca causa). En otras palabras: a la violación del principio de cierre causal –.
En síntesis. La conciencia, en este modelo, es relegada al ámbito de lo epifenoménico, como algo que, no reviste eficacia causal alguna respecto del estudio del ser humano – una interacción unidireccional (en consecuencia: no debería existir retroalimentación entre mente y materia) –.
Siendo los qualia, un epifenómeno, no deben entenderse como un observador (acto de observar algo) – debería considerarse como: dado el epifenómeno (qualia) se da otro (sensación) de que lo anterior (es decir: la sensación de la presencia/existencia de un observador, misma que, provocaría una regresión infinita – es decir: constituiría un razonamiento del homúnculo –), se ha dado.
Observaciones (Epi):

§  ¿Si, resulta problemática cierta correlación entre lo físico y lo no-físico – dualismo de propiedades/substancias (Epi11/Epi20) –, no debería serlo, en igual grado, la presunta capacidad de lo físico de crear lo no-físico?

§  ¿Qué propiedades/sustancias (físicas/no-físicas), tendría la mente, entendida como un (Epi11/Epi20)?

§   


Principio de clausura de lo físico: (principio del cierre causal)
Tal principio afirma que todo efecto físico (es decir, todo evento físico causado) tiene una causa completa igualmente física. Es decir, en la producción de un efecto físico cualesquiera no tienen por qué intervenir entidades no físicas, ni siquiera como causas parciales.
Este principio del cierre causal provoca problemas de exclusión cuya única solución verosímil es la reducción. Cualquier evento, proceso u objeto que estimemos que produce efectos físicos ha de ser físico, pues, salvo en los intrincados casos de sobredeterminación causal, no puede haber dos causas completas para un mismo efecto. Este problema se aplica con la mayor intensidad a la relación cuerpo-mente: por una parte, afirmamos que nuestras creencias y deseos causan cambios en el mundo físico; por otra, el principio del cierre causal más las consideraciones anteriores acerca de la comparecencia de causas dicta que tales cambios no tienen más que causas físicas. Conclusión fiscisista: los eventos o procesos mentales son eventos o procesos físicos.
El fisicismo, no obstante, puede parecerle a muchos una postura extrema. De hecho, los intentos por evitar la conclusión reductivista han sido numerosos y variados. Ejemplos clásicos son el dualismo interaccionista o el emergentismo. Dejando de lado sus diferencias, ambas posturas coinciden en sostener que los eventos mentales, aun siendo esencialmente distintos de los eventos físicos, operan cambios en el mundo físico. Además, ambas afirman que el principio del cierre causal del mundo físico es falso. Otra postura antirreduccionista que merece interés es la de la sobredeterminación. Según ésta (véase Hugh Mellor 1995, Tim Crane 1995), los eventos mentales tienen eficacia causal e inciden sobre un mundo que está causalmente cerrado, por lo tanto, están sobredeterminando sus efectos. De este modo, los defensores de la sobredeterminación son respetuosos con la verdad del principio del cierre causal del mundo físico, pero con ciertas restricciones modales. Rige en este mundo, pero existen mundos en los que los efectos aquí sobredeterminados son causados únicamente por los eventos mentales.
Nota: una propuesta, para sostener físicamente éste principio es: tenemos entonces ya la fundamentación física del principio del cierre causal. Tal y como se ha presentado, su verdad depende de la verdad de la reducción de la causalidad a una relación de transferencia o intercambio de cantidades conservadas. Y esta, a su vez, depende de la existencia de leyes de conservación (teoría de las cantidades conservadas).

Sobredeterminación causal:
Quiere decir que existen dos causas (a) y (b) tal que: (1) si (a) no hubiera causado (e), lo habría hecho (b), y (2) si (b) no hubiera causado (e), lo habría hecho (a). Por lo tanto, (1') en todos los mundos cercanos en los que (a) no causa (e), (b) lo causa, y (2') en todos los mundos cercanos en el que (b) no causa (e), (a) lo hace. De este modo, tal como entiendo la tesis de sobredeterminación causal mente-cuerpo, decir que los eventos mentales y los eventos físicos sobredeterminan causalmente los movimientos corporales implica que existen mundos en los que los movimientos corporales no tienen una causa física, pero sí la tienen mental, i.e., el dualismo interaccionista y el emergentismo, aunque no son reales, son posibles.
§   CRITICA Revista Hispanoamericana de Filosofía. Vol. 33, No. 99 (diciembre 2001): 3­17

El problema de lo intrínseco: (no apto para Dennettianos)
Es difícil encontrar una caracterización cabal de lo que los filósofos de la mente quieren decir con «intrínseco» o «no relacional», porque de hecho es difícil (en verdad imposible) encontrar un fenómeno natural «intrínseco» o «no relacional», ya que se trata de nociones problemáticas desde el propio punto de vista conceptual: algo incapaz de intervenir en relaciones de cualquier tipo es algo que no nos concerniría en absoluto... y podría existir, sí, pero del mismo modo que podría existir en un extraño antiuniverso un antifilósofo de la mente ciudadano de los Antiestados Unidos de Norteamérica que se autocancelara al toparse con su contrapartida terrestre; es decir, podría existir como algo que de tener algún efecto desaparecería como tal, perdería la propiedad de la intrisecalidad y dejaría por tanto de existir como algo intrínseco. Algo absolutamente inerte e incapaz de tener efecto de algún tipo sería algo acerca de lo cual no podríamos tener ni sensación ni concepto acabado de clase alguna. Además, «no relacional» parece conducir subrepticiamente a márgenes que recuerdan sospechosamente a «epifenoménico», pues algo no relacional no puede sino ser algo inerte causalmente y aislado por tanto del orden causal natural. Pero, ¿en qué sentido cabe hablar de epifenómenos o hechos o propiedades absolutamente carentes de relaciones?...
Los experimentos mentales que Dennett propone en este artículo están destinados a mostrar la invalidez de alguna de las cuatro propiedades tradicionales. Así, por ejemplo, ataca la propiedad de la aprehensibilidad directa o inmediata mediante sus ajustes en los clásicos experimentos de espectro invertido y su bomba de intuición de los catadores de café: nada pueden hallar en su experiencia directa que les sirva para distinguir una inversión de espectro de una inversión mnemónica. En cualquier caso, los individuos no pueden decidir entre las hipótesis alternativas capaces de explicar qué ha pasado con sus qualia, pero, de hecho, los sujetos experimentan variaciones en su experiencia actual: hay para ellos algo desconcertante que tiene, en efecto, que ver con el modo en que las cosas les parecen actualmente, y este estado de desconcierto, efectivamente constatado por los sujetos, e independientemente de que no alcancen a acertar si se trata de una inversión actual o un fallo en la memoria, arraiga en el hecho de que pueden detectar cambios en su experiencia – critica: análisis de situación con el que coincido, aunque irrelevante, dado que: resulta ser indiferente, el que, podamos percatarnos o no de un cambio en nuestros qualia (cambiado nuestro sustrato neuronal), el punto, sigue siendo el mismo, el faltante observacional en (P3P) máxime, inmersos en un principio de clausura de lo físico, sumado a que, considero plausible, el cambiar lo suficiente nuestro sustrato neuronal como para impedir percatarnos del mismo –. Dennett trata de erosionar el supuesto del acceso directo a los qualia invitándonos a contemplar casos en los que el acceso directo a la experiencia actual se mezcla con un hipotético acceso confuso a la memoria de qualia relacionados con la experiencia actual. La objeción en este punto podría resumirse indicando que acceso directo y comparación en la memoria no son nociones intercambiables, y que su intrincada interrelación no dice nada acerca de la primera, pues la falibilidad de mi memoria puede efectivamente tener que ver con el hecho de que confunda sucesos actuales de una clase con sucesos pasados de otra, pero la falibilidad de mi acceso directo a las cosas tal y como ahora las experimento difícilmente puede hacerse depender de mi memoria: ella puede llevarme a decir cosas extrañas, como que el azul que experimento hoy es el mismo que el que experimenté ayer, y podría estar muy equivocado en esto, pero no cabe error acerca del modo en que las cosas me parecen, porque, independientemente de mi capacidad para poner tal modo en palabras, el significado de mis expresiones en relación con ese modo de parecer estará en buena medida constituido, precisamente, por el modo en que las cosas me parecen ­y, más allá de mi leguaje, puede afirmarse que «criterios para determinar si una experiencia es o no errónea» constituye poco más allá de un sinsentido, pues, ¿cómo determinar si un dolor es o no erróneo?; cosa diversa pero igual de oscura es la pregunta acerca de la corrección de una creencia acerca de un dolor: ¿puedo creer que no me duelen las muelas cuando en verdad me duelen las muelas?; ¿es el estado de creencia constitutivo del dolor?; precisamente la teoría de la conciencia de Dennett parece sugerir que debemos responder afirmativamente a esta pregunta, con lo cual resulta todavía más enrevesado y menos factible hacerse una idea clara del modo en que una experiencia podría ser errónea.
Ciertamente las relaciones entre estos extremos (juicio o creencia y experiencia o qualia) resultan de lo más peliagudas (a nuestro parecer por su estrecha vinculación con el tratamiento de delicados problemas relacionados con el papel que el lenguaje y el uso de conceptos juegan en la conciencia). Señalemos, no obstante, que Dennett (1991) trata de reducir experiencia a juicio (cosa que se ve particularmente bien en su método heterofenomenológico), pero, cabe aducir, una creencia sobre una experiencia no equivale a una experiencia consciente ni es idéntica e ella ­al menos no necesariamente; el matiz es importante, porque cabe defender que tanto las creencias como el resto de las actitudes proposicionales, que a menudo son tratadas como estados mentales portadores exclusivamente de contenido intencional y carentes por tanto de aspecto fenoménico, pueden ser experimentadas conscientemente de diferentes maneras. Los problemas que este tratamiento de experiencia en términos de creencia o juicio trae consigo tendrían que ver con la clásica remisión mutua entre actitudes proposicionales: tener una creencia implica conceptualmente otras muchas con diversos contenidos, es decir, tener una creencia determinada conlleva que el sujeto de la misma, en un nivel intencional inconsciente, se compromete(ría) (por el solo hecho de tenerla) con la validez de muchas otras creencias expresables proposicionalmente, pero no puede decirse que lo mismo suceda con las experiencias...
En muy resumidas cuentas, cuando Dennett intenta en Quining Qualia conducir nuestra intuición hacia el rechazo de la aprehensibilidad inmediata, lo que logra es ponernos al corriente de nuestra dudosa capacidad para comparar en la memoria experiencias actuales con experiencias pasadas. Dennett contempla la posibilidad de una objeción de este tipo, es decir, de una objeción según la cual aunque introspectivamente no pueda elegir entre las posibles hipótesis, esto nada diría contra el hecho de que el sujeto detecta cambios y tiene una peculiar experiencia a la cual sí puede acceder directamente ­independientemente de que pueda comparar las experiencias…
§   http://serbal.pntic.mec.es/AParteRei/arias73.pdf

Emergentismo (1.1): (fundamentalmente, en neurociencia)
La emergencia o el surgimiento, hace referencia a aquellas propiedades o procesos de un sistema no reducible a las propiedades de sus partes – diferentes niveles de organización que son ontológicamente de igual valor –.
El concepto de emergencia, se relaciona estrechamente con los conceptos de auto-organización y superveniencia y, se define, en oposición a los conceptos de reduccionismo y dualismo de sustancias.

Siendo: (somero análisis descriptivo/explicativo de sus incumbencias)

§  (Eme10®1S+2P+SPI(P1)): emergencia de lo físico en lo físico.

§  (Eme20®1S+2P+SPI(P1)): emergencia de lo físico en lo no-físico (aunque no-abstracto) – puesto que: dado el (FO), necesariamente existe un (FC=DE(Øf).P2) aunque, al menos, no reconocido por Dennetianos/cientificistas/etc. –.

§   

Ejemplos de los anteriores tipos de emergentismos, serian:

§  (Eme10): el. []

§  (Eme20): el. []

§  

Observaciones (Eme):

§  A mi entender actual. Un materialista, no debería ser emergentista, debido al indiscutible (FO) – por ej.: los qualia – y su necesaria presunción de modelo – es decir: el principio del cierre causal –. Pero bueno. Su nivel de absurdidad, quizás supere esos límites.

§  


Síntesis de Dualismo (Epifenomenalismos y Emergentismos):
Dados – entre otros factores significativos –, la Insufrible ceguera analítica del reduccionista ( pormenorización al respecto ), las Observaciones (Epi11/Epi20) ( pormenorización al respecto ), las Observaciones (Eme10/Eme20) ( pormenorización al respecto ) y el Principio del cierre causal ( pormenorización al respecto ), opino que: tanto los Epifenomenalismos como los Emergentismos, sin apelar a lógicas para-consistentes y/o a replanteos improcedentes, remiten ineludiblemente a un tipo/clase de dualismo que, de todas formas, termina por ser un modelo energéticamente insuficientemente contabilizado – debido al indiscutible (FO) – e insuficientemente descriptivo/explicativo respecto de los qualia.

[-----------------------------------------------------------------------------------------]

Funcionalismo (1.1):
El funcionalismo, consecuencia del problema esencial de la teoría de la identidad mente-cuerporealizaciones múltiples (Hilary Putnam) –, remite a en emergentismo (reduccionista) donde, los estados mentales, se identifican no con singulares estados cerebrales, sino con funcionales estados del organismo (donde, los estados cerebrales, serian solo parte de ellos) – subsumiendo, diferentes estados de un organismo (para un mismo estado mental), bajo un mismo estado funcional –. Donde, no pocos de sus proponentes, amplían el ámbito del termino orgánico, incluso a constituyentes inorgánicos. Siendo, una de sus más comunes consecuencias: el eliminativismo materialista.
Criticas:
§  Faltante observacional (FO).
§  Habitación China.
§  Una, de las analogías típicas del funcionalismo – ej.: mente»digestión (Bunge), que remite a la diferencia entre el aparato digestivo y la digestión –, resulta ser improcedente respecto de la mente. Dado que, al parecer, sus proponentes no se percatan de que: la digestión, es un proceso físico suficientemente bien descripto/explicado en dicho ámbito (es decir: reducible a lo físico), sin embargo, la mente no lo es – entre otras razones (por ej.: el razonamiento del homúnculo), por el faltante observacional –.
§ 

Teoría de la identidad mente-cerebro (1.1):
Teoría filosófica que, postula la identidad entre estados cerebrales y estados mentales – es decir: propone identidad y no correspondencia –. Existe una única sustancia, aquella descriptas/explicadas por la física (es decir: lo físico) –  actividad neurosináptica (o más precisamente: actividad cerebral) –. Siendo, una de sus más comunes consecuencias: el eliminativismo materialista.
Sintéticamente: no existen los qualia y, en consecuencia, los estados mentales, solo son paradójicos epifenómenos ( pormenorización al respecto ).
Criticas:
§  Faltante observacional (FO).
§  Si, diferentes cerebros (diferentes estados cerebrales), pueden tener un mismo estado mental entonces, esta teoría hace aguas.
§ 

Eliminativismo materialista (1.1):
Postura filosófica que, propone eliminar el aparato conceptuallenguaje de lo subjetivo»qualia –, con el que hemos descripto/explicado a la mente, y reemplazarlo por los conceptos de las neurociencias, de manera que, éste, posea mayor rigurosidad científica.
Sintéticamente: solo es un problema lingüístico.
Criticas:
§  Faltante observacional (FO).
§ 

Conductismo (1.1):
Corriente de la psicología, que postula centrarse en el estudio de las leyes que rigen el comportamiento animal – es decir: prioriza lo observable (la conducta) por sobre lo subjetivo (la mente) –.
Sintéticamente: la psicología, debería restringirse a estudiar los vínculos entre estímulo y respuesta.
Conceptos básicos del conductismo:
§  Estímulo: término referido a cualquier señal, información o evento que produce una respuesta de un organismo.
§  Respuesta: conducta de un organismo que surge como reacción a un estímulo.
§  Condicionamiento: tipo de aprendizaje, derivado de la asociación entre estímulos y respuestas.
§  Refuerzo: (opuesto al castigo), consecuencia de una conducta que aumenta la probabilidad de que ésta vuelva a darse.
§  Castigo: (opuesto al refuerzo), consecuencia de una conducta que disminuye la probabilidad de que vuelva a darse.
Criticas:
§